Traducido por el equipo de SOTT.net en español

En diciembre de 2017, el New York Times (NYT) publicó una historia sobre un programa secreto de ovnis que se escapó del Pentágono. El proyecto al que se refirió el NYT fue el Programa de Identificación Avanzada de Amenazas Aeroespaciales (AATIP). Sin embargo, desde que el NYT publicó su artículo, ha salido a la luz más información, y resulta que el programa tenía un nombre diferente en 2007 cuando comenzó.
Luis Elizondo

Luis Elizondo en la conferencia de la SCU AAPC el 15 de marzo de 2019.
Ha habido mucha confusión en torno a esta cuestión, incluido yo mismo. Otros investigadores habían encontrado que el primer nombre del proyecto era Advanced Aerospace Weapons System Application Program (AAWSAP). Entonces, ¿por qué el NYT se refirió a ello como AATIP?

Usando la información de mis entrevistas con Elizondo, ex jefe de la AATIP, y la información encontrada en otras entrevistas, reuní lo que pude sobre cómo la AAWSAP se convirtió en la AATIP. Luego entrevisté a Elizondo para llenar los vacíos y verificar lo que creía que sabía que era correcto y corregir lo que estaba equivocado. Entonces pude reunir la información en este post que Elizondo ha verificado como correcta.

Aunque otras personas involucradas en estos programas han comentado los nombres, Elizondo es el único que fue administrador, y es la máxima autoridad que he entrevistado sobre este tema.

AAWSAP comenzó en 2007 bajo la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), antes de que Elizondo estuviera involucrado. En ese momento, la AAWSAP tenía personal en DIA para establecer el programa, lo que incluía determinar el alcance del programa y crear una solicitud para que un contratista trabajara en el programa. En 2008, la AAWSAP envió su solicitud y Bigelow Aerospace Advanced Space Studies (BAASS) fue la única empresa que presentó una oferta. La búsqueda de un contratista fue realizada por la DIA utilizando sus procedimientos estándar de licitación de contratos. El patrocinador principal del proyecto, el senador Harry Reid, no estaba involucrado en esto. No había garantías de que Bigelow ganaría el contrato si hubiera otras ofertas.

El objetivo de la AAWSAP era investigar muchos aspectos de lo paranormal, incluyendo las ocurrencias en el llamado Rancho Skinwalker en Utah. Esto hizo que la gente dentro del gobierno se sintiera incómoda, especialmente los cristianos que sentían que algunas de estas ocurrencias potencialmente paranormales eran demoníacas.

Debido a que el alcance de la AAWSAP no era aceptable para muchos dentro de la DIA, crearon la AATIP como un subgrupo dentro de la AAWSAP que se enfocaba estrictamente en casos de ovnis militares.

Elizondo se unió a la AAWSAP en 2008 para trabajar en la AATIP. Para el 2009, debido al continuo escrutinio de la AAWSAP, la AATIP se volvió más enfocada y la AAWSAP fue minimizada. En junio de 2009, Reid escribió su carta para obtener el estatus de Programa de Acceso Especial (SAP) y se refirió al proyecto como AATIP. Debido a que Reid utilizó el nombre de AATIP, internamente, AATIP fue adoptado como el nombre del programa.

Fue entonces cuando la AAWSAP esencialmente terminó, y la AATIP fue el nuevo nombre y alcance del programa. La diferencia entre los dos era que AAWSAP era un proyecto de investigación paranormal, AATIP se centra en UAP.

En ese momento, el trabajo sobre los DIRD originalmente solicitadas en el marco de la AAWSAP estaba en curso y aún estaba bajo contrato con la AAWSAP. Los contratistas completaron los DIRD para AAWSAP en 2010.

También en 2010, Elizondo se hizo cargo de la AATIP y la trasladó de la DIA a la Oficina de la Secretaría de Defensa (OSD), donde trabajaba. Según el DIA, la AATIP finalizó en 2012, pero fue sólo la asignación de fondos original la que finalizó, el proyecto continuó.

AATIP continúa hasta el día de hoy, pero con un nombre diferente. Elizondo dice que no conoce el nuevo nombre. El nombre cambió por una razón similar, de AAWSAP a AATIP. Ahora que la AATIP es pública, el término AATIP está siendo escudriñado, por lo que tener un nuevo nombre permite cierta cobertura. Estos cambios de nombre son similares a la razón por la que se utiliza el término UAV o AAV en lugar de OVNI. El término ovni tiene demasiado equipaje y demasiadas connotaciones.

Lecturas recomendadas: (en inglés)