Es la peor inundación desde 1986. El gobernador Domingo Peppo brindó detalles sobre la crítica situación que atraviesa la provincia.
Floods in Chaco Province, Argentina, April 2019.
© Government of Chaco
Inundaciones en la Provincia del Chaco, Argentina, abril de 2019.
El último temporal que afectó el norte de la argentina golpeó fuerte en la provincia del Chaco, donde ya hay más de un millón de hectáreas afectadas.
"El comienzo del año fue muy difícil desde lo climático. En enero tuvimos una gran inundación que se extendió por 20 días. En febrero recibimos precipitaciones de mucho volumen y este fin de semana largo de Semana Santa tuvimos lluvias que en algunos casos llegaron a los 400 mm en algunos parajes", reveló el gobernador Domingo Peppo.

Este fenómeno climático se suma a la saturación que sufren las napas. Todo esto complica el panorama en áreas urbanas y agropecuarias. "Hay 14 localidades que están seriamente comprometidas. El campo pierde su cosecha y también tenemos agua en los cascos urbanos", detalló el gobernador.

"Estamos realizando un operativo conjunto con Nación y los municipios para la asistencia de la gente. Hay campos aislados. Además, cuando baja el agua, se suma el problema de los vecinos que vuelven a sus casas y no encuentran nada", añadió Peppo en declaraciones a un canal de noticias de cable. .

Los distritos más comprometidos son Las Breñas, Pinedo, Charata, Hermoso Campo, y Gancedo, donde cayeron más de 400 milímetros. Entre las localidades de Pinedo y Gancedo, Vialidad Nacional dispuso el corte del puente Bailey, inaugurado hace poco más de una semana.


"La lluvia de este mes es verdaderamente una sorpresa. Hay rutas como la 88 que nos une con Santiago del Estero que nunca se habían cortado. El impenetrable está aislado", completó el gobernador.

La provincia había declarado la emergencia agropecuaria por seis meses luego de las inundaciones de enero, pero ahora se elevará el estatus a desastre, adelantó Peppo. "La lluvia está afectando la cosecha del algodón, de soja. Ya hay un millón de hectáreas afectadas", reveló.

Según datos oficiales, en los últimos seis meses llovieron más de 2 mil milímetros en toda la provincia. "Tenemos nuestro grado de responsabilidad pero es un trabajo que requiere de inversión pública", concluyó Peppo.