Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Una bola de fuego tan brillante como la luna llena cruzó la provincia canadiense de Ontario en la madrugada del miércoles (24 de julio), posiblemente lanzando meteoritos a la Tierra en el camino.

The Western University All-Sky Camera Network in London, Canada, captured this image of a fireball over southern Ontario and Quebec on July 24, 2019, at 4:44 a.m. EDT (0844 GMT).
© Western University
La Western University All-Sky Camera Network en Londres, Canadá, capturó esta imagen de una bola de fuego sobre el sur de Ontario y Quebec el 24 de julio de 2019, a las 4:44 de la mañana, hora del Este (0844 GMT).
El flash de luz de una roca espacial del tamaño de un balón de playa fue grabado por 10 cámaras del cielo abierto desplegadas por la Universidad Occidental en Londres, Canadá, y montadas en el sur de Ontario y Quebec. Mientras que los meteoritos podrían haber caído en el área de Bancroft (cerca de 3.5 horas al noreste de Toronto), se capturaron imágenes tan lejos como en Montreal - cerca de 260 millas (420 kilómetros) al este de Bancroft.

La bola de fuego probablemente también era visible en los Estados Unidos, ya que hay varios informes pendientes en el sitio web de la Sociedad Meteorológica Americana de esa época, de observadores en el estado de Nueva York y Pensilvania.


"Sospechamos que los meteoritos llegaron al suelo porque la bola de fuego terminó muy baja en la atmósfera, justo al oeste de Bancroft, y se ralentizó significativamente", dijo Peter Brown, un profesor occidental especializado en meteoritos, en una declaración. "Este es un buen indicador de que el material sobrevivió."

A primera vista, parece que la bola de fuego apareció por primera vez a las 2:44 de la mañana EDT sobre el lago Ontario (cerca de Oshawa) a una altitud de unas 60 millas (93 kilómetros). Se movió hacia el noreste a la vista de los pueblos de Ontario de Clarington y Peterborough, destellando brillantes bengalas antes de desaparecer de la vista al oeste de Bancroft.

La roca espacial que golpeaba la atmósfera, también conocida como meteoroide, tenía unos 30 centímetros de diámetro, según la universidad. Ese tamaño sugiere que cualquier meteorito posible - fragmentos que golpean el suelo - sería de decenas a cientos de gramos en masa.

"Los meteoritos pueden ser reconocidos por su exterior oscuro, a menudo festoneado", agregó Western. "Normalmente serán más densos que una roca normal y a menudo se sentirán atraídos por un imán debido a su contenido de metal." Pero la universidad advirtió que quienes buscan encontrar un meteorito deben saber que los fragmentos pertenecen a la persona que posee la tierra donde se encuentran, y que se debe pedir permiso para buscar en tierras privadas.