(España) - Cobran casi cinco mil euros al mes en catorce pagas y han aceptado el móvil, el ipad, el taxi y todos los derechos de los diputados.
Anticapitalistas del Sistema: La CUP solo irá al Congreso días contados pero no renuncia al sueldo
© ABC
Mireia Vehí, diputada de la CUP
La presencia del movimiento antisistema en el Congreso se ha visto reforzado desde la repetición electoral del 10 de noviembre cuando la CUP obtuvo dos escaños por Barcelona. Y fieles a su ideario, sus dos diputados, Mireia Vehí y Albert Bortran, no están dispuestos a cumplir con los deberes que marca el Reglamento de la Cámara. En concreto, el de la asistencia a las sesiones. Fuentes de este partido explican que Vehí y Bortran solo acudirán al hemiciclo cuando se celebren los debates de investidura, sobre el Estado de la Nación, los Presupuestos Generales del Estado o se aborden cuestiones sobre Cataluña.

Esto es, en «días contados», ya que lo normal es que solo se celebre una sesión de investidura por legislatura -o dos si la primera es fallida- y que una vez al año se debata tanto el Proyecto de Presupuestos como sobre el Estado de la Nación. Los debates sobre Cataluña tienen mayor frecuencia pero puede darse la circunstancia de que transcurran semanas en las que no tenga lugar ninguno.

El único resquicio que la CUP deja abierto es el de acudir a las sesiones de pleno o comisión en las que vayan a debatirse textos orientados a «resquebrajar el régimen», en cuyo caso asistirían para dar su apoyo a estos o en las que puedan aprobarse «iniciativas regresivas» para intentar bloquearlas.

Denuncia frontal

En su programa electoral, la CUP asegura que no participará de forma habitual en una actividad parlamentaria orientada a cooptar dentro del sistema todas las formaciones», avanza. Por ello, fuentes del partido admiten que no sopesan en este momento renunciar a los derechos inherentes a la condición de diputados. Desde las elecciones del 10 de noviembre cobran el sueldo base de 4.903 euros al mes con catorce pagas -la asignación constitucional asciende a 2.981,86 y la indemnización por ser elegidos en una circunscripción distinta a Madrid alcanza los 1.921,20 euros- y tampoco han renunciado al llamado «pack del diputado»: la tarjeta de 3.000 euros para gastar cada año en taxis madrileños, el móvil, el iPad, el pago de los viajes en medios públicos por territorio nacional, el aparcamiento en estaciones de tren o aeropuertos, peajes en autopistas o kilometraje de su vehículo en el ejercicio de sus funciones parlamentarias. También disfrutan de una póliza de seguro de accidente.