Los astrónomos han encontrado evidencias que suponen la presencia de oxígeno molecular (O2) en una galaxia ubicada a 561 millones de años luz de la Tierra.
Markarian 231

Imagen captada por el telescopio espacial Hubble de la NASA de la galaxia Markarian 231.
Un grupo de investigadores de la Academia China de las Ciencias ha descrito a la galaxia llamada Markarian 231 como un núcleo galáctico impulsado por un cuásar extremadamente luminoso, considerado el más cercano a nuestro planeta conocido hasta ahora, según un estudio publicado recientemente en la revista The Atrophysical Journal.

Valiéndose de los radiotelescopios IRAM 30M y NOEMA, los astrónomos realizaron profundas observaciones de la galaxia en varias longitudes de onda, lo que les permitió detectar por primera vez una emisión de oxígeno molecular al exterior de la Vía Láctea.

Las emisiones de O2 fueron detectadas en regiones a unos 32,6 años luz de distancia del centro de la galaxia. De acuerdo a la hipótesis vigente, estas se originan debido a que la intensa radiación presente en las estrellas recién formadas sublima las partículas de hielo, liberando así el oxígeno.

Este fenómeno no es nuevo para los astrónomos, puesto que se había observado con anterioridad en la nebulosa de Orión. Sin embargo, las mediciones revelaron que la abundancia de oxígeno presente en Markarian 231 es 100 veces mayor.

No obstante, los investigadores reconocen la necesidad de llevar a cabo más observaciones para corroborar la interpretación de sus resultados. De confirmarse, este fenómeno ayudaría a los científicos a entender de mejor manera el comportamiento del oxígeno molecular en las galaxias, así como el flujo de salida molecular de un núcleo galáctico activo.