Imagen
© Desconocido
El Sistema Estatal de Protección Civil extremó el monitoreo al Coloso ante la posibilidad de que lluvias, ciclones o huracanes generen escurrimientos de lodo volcánico.
Debido a que desde hace varios años se ha registrado la acumulación de miles de toneladas de ceniza, roca y polvo en las laderas del Volcán de Colima, el Sistema Estatal de Protección Civil del Estado ha extremado el monitoreo y vigilancia del "Coloso", pues con la temporada de lluvias y huracanes en el Pacífico Mexicano "no se descarta que pudieran registrarse en dicha zona avalanchas de lodo, mejor conocidas como lahares".

El director operativo del Sistema Estatal de Protección Civil, Melchor Ursúa Quiroz, mencionó que paralelamente al monitoreo y vigilancia del Volcán de Colima, dicho organismo se ha dado a la tarea de revisar los caminos y conexiones directas de las poblaciones cercanas al Volcán, "sobre todo de los lugares que puede afectar, principalmente de las comunidades de La Hierbabuena, La Becerrera y El Jabalí, del municipio de Comala, Colima. Esas serían las comunidades que pudieran ser las más afectados por lahares".

Ursúa Quiroz dijo que "con todas esas partes tenemos contacto directo; el equipo de monitoreo del Volcán de Fuego, nos avisa desde que inicia el lahar con la finalidad de poder estar a tiempo de evacuar a la población que se pudiera ver afectada.



Recordó que en años anteriores "ha habido lahares muy importantes, hubo uno grande que perjudicó bastante a El Jabalí y también esa vez perjudicó esa parte de La Becerrera, sepultó unas casas, unos carros, afortunadamente no hubo desgracias personales; ese es el que yo recuerdo como el más grande que se ha registrado desde que empezó Protección Civil, para acá, no con anterioridad".

Señaló que tiene información de que anteriormente un lahar tapó la Hierbabuena, ahí tienen nueve metros de material, pero desde que existe Protección Civil, ese es el más grande que se ha registrado.

Reconoció que por los constantes lahares que se resienten cada año y la salida de material del "volcán de fuego", se han rellenado las barrancas, "entonces entre más material haya, mayor es el riesgo (para la población), y ahorita que las aguas están muy puntuales, digamos, se juntan en un lugar y ahí sueltan toda el agua, en esos lugares es mucho más riesgoso", concluyó.