Traducción al español por el equipo de Sott.net en español

Así que la guerra contra el populismo finalmente ha terminado. Adivina quién ganó.

Te daré una pista. No fueron los rusos, o los supremacistas blancos, o los gilets jaunes (chalecos amarillos), o el culto nazi de la muerte de Jeremy Corbyn, o el misógino Bernie Bros, o los terroristas con sombrero MAGA, o cualquiera de las otras fuerzas "populistas" reales o ficticias con las que el capitalismo global ha estado en guerra durante los últimos cuatro años.
goddbye jews
¿Qué? ¿No sabías que el capitalismo global estaba librando una guerra contra el populismo? Está bien, la mayoría de la gente no lo sabía. No fue anunciado oficialmente ni nada. Fue lanzada en el verano de 2016, justo cuando la Guerra contra el Terrorismo estaba terminando, y como una secuela de la Guerra contra el Terrorismo, o una variación de la Guerra contra el Terror, o la continuación de la Guerra contra el Terror, o... lo que sea, ya no importa, porque ahora estamos luchando la Guerra contra la Muerte, o la Guerra contra los Síntomas Menores del Resfriado, dependiendo de tu edad y estado general de salud.

Así es amigos, una vez más, el capitalismo global (a/k/a "el mundo") está siendo atacado por un enemigo malvado. GloboCap (capitalismo global) no puede tener un descanso. Desde el momento en que derrotó al comunismo y se convirtió en una hegemonía ideológica global, ha tenido un enemigo malvado tras otro.

Tan pronto como celebró la victoria en la Guerra Fría y comenzó a reestructurar y privatizar todo sin piedad, fue atacado salvajemente por "terroristas islámicos", por lo que se vio obligado a invadir Irak y Afganistán, a matar y torturar a mucha gente, a desestabilizar todo el Oriente Medio, y a vigilar ilegalmente a todo el mundo, y... bueno, recuerden la Guerra contra el Terrorismo.

Entonces, justo cuando la Guerra contra el Terrorismo parecía estar terminando finalmente, y los únicos terroristas que quedaban eran los terroristas "auto-radicalizados" (muchos de los cuales ni siquiera eran terroristas de verdad), y parecía que GloboCap iba a ser finalmente capaz de terminar de privatizar y esclavizar todo y a todos en paz... ¿no lo sabías?, fuimos atacados de nuevo, esta vez por la conspiración global de los "populistas" neofascistas apoyados por Rusia que causaron el Brexit y eligieron a Trump, e intentaron elegir a Corbyn y Bernie Sanders, y soltaron los chalecos amarillos en Francia, y que han estado amenazando el "tejido de la democracia occidental" con la siembra de disensión con memes de Facebook.

Desafortunadamente, a diferencia de la Guerra contra el Terrorismo, la Guerra contra el Populismo no fue tan bien. Después de cuatro años de lucha, GloboCap (a/k/a la Resistencia neoliberal) ha... OK, habían acabado con Corbyn y Sanders, pero habían explotado por completo la psicología del Russiagate, y por lo tanto tenían frente a sus ojos cuatro años más de Trump, y Dios sabe cuántos de Johnson en el Reino Unido (que en realidad había dejado la Unión Europea), y los "gilets jaunes" no se iban, y, básicamente, el "populismo" seguía en aumento (si no en la realidad, en los corazones y las mentes de la gente).

Y así, al igual que la Guerra contra el Populismo había reemplazado (o redefinido) la Guerra contra el Terror, la Guerra contra la Muerte ha sido oficialmente lanzada para reemplazar (o redefinir) la Guerra contra el Populismo... lo que significa (lo adivinaste), una vez más, que es hora de desplegar otro "Nuevo Mundo Feliz".

El carácter de este nueva y valiente normalidad es, en este punto, inequívocamente claro - tan claro que la mayoría de la gente no puede verlo, porque sus mentes no están preparadas para aceptarlo, por lo que no lo reconocen, aunque lo están mirando directamente. Como Dolores en la serie de Westworld, "no se parece a nada" para ellos. Para el resto de nosotros, parece más bien totalitario.

En el lapso de aproximadamente 100 días, todo el imperio capitalista mundial se ha transformado en un estado policial de facto. Los derechos constitucionales han sido suspendidos. La mayoría de nosotros estamos bajo arresto domiciliario. La policía está acorralando a cualquiera que no coopere con las nuevas medidas de emergencia. Están sacando a los pasajeros del transporte público, arrestando a la gente cuyos papeles no están en orden, acosando, golpeando, intimidando, y deteniendo arbitrariamente a cualquiera que decidan que es "un peligro para la salud pública".

Las autoridades amenazan abiertamente con sacar a la fuerza a las personas de sus casas y ponerlas en cuarentena. Los policías están persiguiendo a abuelas fugitivas. Están asaltando servicios en iglesias y sinagogas. Los ciudadanos están siendo forzados a usar monitores de tobillo. Las familias que salen a pasear son amenazadas por robots y zánganos orwellianos.

Las tropas antiterroristas han sido desplegadas para lidiar con los que "rompen las reglas", los que no cumplen con las normas. Cualquiera que las autoridades de EE.UU. consideren que ha "propagado intencionalmente el coronavirus" puede ser arrestado y acusado como un terrorista. Las empresas de inteligencia artificial están trabajando con los gobiernos para implementar sistemas para registrar y rastrear nuestros contactos y movimientos. Como dice un reciente artículo de Foreign Policy:
La analogía de la lucha contra el terrorismo es útil porque muestra la dirección de la política de la pandemia. Imagina que se detecta un nuevo paciente con coronavirus. Una vez que dé positivo, el gobierno podría utilizar los datos de los teléfonos móviles para rastrear a todas las personas con las que ha estado en contacto, quizás centrándose en aquellas personas que estuvieron en contacto durante más de unos minutos. La señal de su teléfono podría entonces ser usada para hacer cumplir las decisiones de cuarentena. Deje su apartamento y las autoridades lo sabrán. Deje su teléfono y le llamarán. Si se agota la batería, un coche de policía estará en tu puerta en unos minutos...
Podría seguir, pero creo que ya lo has entendido. Bueno, o lo haces o no lo haces.
airplane disinfectant covid-19

"Bienvenido a bordo. Por favor, siéntese para que podamos purificarle."
Y esa es la parte realmente aterradora de la Guerra contra la Muerte y nuestro "nuevo mundo feliz"... no tanto el totalitarismo. (Cualquiera que haya prestado atención no está terriblemente sorprendido por la decisión de GloboCap de implementar un estado policial global. La simulación de la democracia está muy bien, hasta que las masas empiecen a ponerse rebeldes, y requieran un recordatorio de quién está a cargo, que es lo que se nos está enseñando actualmente).

No, la parte aterradora es cómo millones de personas apagaron inmediatamente sus facultades críticas, se pusieron en fila, comenzaron a dar pasos de ganso, a repetir como loros la histérica propaganda, y a denunciar a sus vecinos a la policía por salir a caminar o a correr (y luego sádicamente les gritan como a la niña judía que gritaba "adiós judíos" y aventaba piedras en La Lista de Schindler, mientras eran arrastrados al suelo y arrestados).

Están ahí fuera, ahora mismo, en Internet, millones de estos bienintencionados fascistas, patrullando en busca de signos de la más mínima desviación de la narrativa oficial sobre el coronavirus, bombardeando a todo el mundo con gráficos sin sentido, estadísticas de muertes descontextualizadas, rayos X de pulmones fibróticos, fotos de camiones de morgue refrigerados, fosas comunes y otros horrores sensacionalistas destinados a provocar un cortocircuito en el pensamiento crítico y a acabar con cualquier forma de disidencia.

Aunque innegablemente cobarde y enfermizo, este tipo de comportamiento tampoco es sorprendente. Tristemente, cuando aterrorizas a la gente lo suficiente, la mayoría regresa a sus instintos animales. No es una cuestión de ética o política. Es puramente una cuestión de autopreservación. Cuando cancelas la estructura normal de la sociedad y pones a todos en "estado de emergencia"... bueno, es como lo que sucede en una tropa de chimpancés cuando el chimpancé alfa muere o es asesinado por un retador. Los otros chimpancés corren por ahí gritando y haciendo muecas hasta que está claro quién es el nuevo primate dominante, entonces se agachan para demostrar su sumisión.

Los totalitarios entienden esto. Los sádicos y los líderes de culto lo entienden. Cuando la gente que estas dominando se vuelve rebelde, y comienza a cuestionar tu derecho a dominarlos, necesitas fabricar un "estado de emergencia" y hacer que todos se sientan muy asustados, para que se vuelvan a ti para protegerse de cualquier enemigo malvado que esté ahí fuera, amenazando al culto, o a la Patria o a lo que sea. Luego, una vez que han regresado al redil, y dejado de cuestionar tu derecho a dominarlos, puedes introducir un nuevo conjunto de reglas que todo el mundo debe seguir para evitar que este tipo de cosas vuelvan a suceder.

Esto es obviamente lo que está sucediendo en este momento. Pero lo que probablemente quieras saber es... ¿por qué está sucediendo? ¿Y por qué está sucediendo en este preciso momento?

Por suerte para ti, tengo una teoría.

No, no involucra a Bill Gates, Jared Kushner, la OMS, y una conspiración global de judíos chinos profanando nuestros preciosos fluidos corporales con su tecnología satánica alienígena 5G. Es un poco menos excitante y más abstracto que eso (aunque algunos de esos personajes probablemente sean parte de ello... de acuerdo, probablemente no los judíos chinos, o los Illuminati satánicos-alienígenas).

Verás, trato de centrarme más en los sistemas (como el capitalismo global) que en los individuos. Y en los modelos de poder más que en las personas específicas en el poder en un momento dado. Viendo las cosas de esa manera, este bloqueo global y nuestra nueva normalidad feliz tiene perfecto sentido. Quédese conmigo ahora; esto se pone un poco vertiginoso.

Lo que estamos experimentando es una evolución del modelo post-ideológico de poder que surgió cuando el capitalismo global se convirtió en un sistema global-hegemónico después del colapso de la Unión Soviética. En tal sistema global-hegemónico, la ideología se vuelve obsoleta. El sistema no tiene enemigos externos y, por lo tanto, no tiene adversarios ideológicos. Los enemigos de un sistema hegemónico global por definición sólo pueden ser internos. Cada guerra se convierte en una insurgencia, una rebelión que estalla dentro del sistema, ya que ya no hay ningún enemigo exterior.

Como ya no hay nada desde el exterior (y por lo tanto ningún adversario ideológico externo), el sistema global-hegemónico prescinde por completo de la ideología. Su ideología se convierte en "normalidad". Cualquier desafío a la "normalidad" se considera en adelante como una "anormalidad", una "desviación de la norma", y se deslegitima automáticamente. El sistema no necesita discutir con desviaciones y anormalidades (como se vio obligado en el pasado a discutir con ideologías opuestas para legitimarse). Simplemente necesita eliminarlas. Las ideologías opuestas se convierten en patologías, amenazas existenciales para la salud del sistema.

En otras palabras, el sistema hegemónico global (es decir, el capitalismo global) se convierte en un cuerpo, el único cuerpo, sin oposición desde el exterior, pero atacado desde el interior por una variedad de oponentes: terroristas, extremistas, populistas, quien sea. Estos oponentes internos atacan el cuerpo hegemónico global de manera muy similar a una enfermedad, como un cáncer, una infección o un virus. Y el cuerpo hegemónico global reacciona como lo haría cualquier otro cuerpo.

¿Este modelo empieza a sonar familiar?

Espero que sí, porque eso es lo que está pasando ahora mismo. El sistema (es decir, el capitalismo global, no un montón de tipos en una habitación tramando un plan para vender vacunas) está reaccionando a los últimos cuatro años de revuelta populista de manera predecible. GloboCap está atacando el virus que ha estado atacando su cuerpo hegemónico. No, no el coronavirus. Un virus mucho más destructivo y multiplicador: la resistencia a la hegemonía del capitalismo global y su ideología post-ideológica.

Si todavía no está claro para ustedes que este coronavirus no justifica de ninguna manera las medidas de emergencia totalitarias que se han impuesto a la mayoría de la humanidad, se hará evidente en los próximos meses. A pesar de los mejores esfuerzos de las "autoridades sanitarias" para contar prácticamente cualquier cosa como "una muerte por Covid-19", los números van a contar la historia. Los "expertos" ya están guardando en la memoria, recalibrando, o contextualizando, sus proyecciones apocalípticas iniciales. Los medios de comunicación están atenuando la histeria. El espectáculo aún no ha terminado totalmente, pero se puede sentir que poco a poco está llegando a su fin.

En cualquier caso, cuando ocurra, dentro de unos días, semanas o meses, GloboCap reducirá el totalitarismo y nos dejará salir para que podamos volver a trabajar en lo que quede de la economía global, ¡y estaremos todos muy agradecidos! Habrá celebraciones masivas en las calles, tenores italianos cantando en los balcones, coros de enfermeras bailarinas! ¡Los Gilets Jaunes se retirarán, los Nazis-Putin detendrán los memes, y los estadounidenses elegirán a Joe Biden como presidente!

De acuerdo, tal vez no esa última parte. Pero el punto es que será un nuevo mundo feliz. La gente olvidará todas esas tonterías del populismo, y estará agradecida por cualquier trabajo en MacDonalds que puedan conseguir para poder pagar los intereses de sus deudas porque, hey, ¡el capitalismo global no es tan malo comparado con vivir bajo arresto domiciliario!

Y, si no, no hay problema para GloboCap. Tendrán que volver a encerrarnos, y seguir haciéndolo, una y otra vez, indefinidamente, hasta que entendamos. Quiero decir, no es que vayamos a hacer nada al respecto, ¿verdad? ¿No acabamos de demostrarlo? Claro, nos quejaremos y gemiremos otra vez, pero entonces sacarán esas fotos de fosas comunes, camiones de la muerte, los gráficos, todas esas proyecciones aterradoras, y las líneas calientes de Blockwart-empezarán a sonar de nuevo, y...
Sobre el autor: C. J. Hopkins es un galardonado dramaturgo, novelista y satírico político estadounidense que reside en Berlín. Sus obras se publican en Bloomsbury Publishing y Broadway Play Publishing, Inc. Su novela distópica, Zone 23, está publicada por Snoggsworthy, Swaine & Cormorant. El volumen I de sus Ensayos de la Fábrica de Consentimiento se publica en Consent Factory Publishing, una subsidiaria de Amalgamated Content, Inc. Se puede contactar con él en cjhopkins.com o consentfactory.org.