La Cancillería iraní condena las presiones políticas, campañas mediáticas e intromisiones del Gobierno francés en los asuntos internos del país persa.
El portavoz de la Cancillería iraní, Seyed Abás Musavi, en una rueda de prensa en Teherán, capital del país.

El portavoz de la Cancillería iraní, Seyed Abás Musavi, en una rueda de prensa en Teherán, capital del país.
"Como hemos declarado en varias ocasiones, el caso de la ciudadana iraní, la señora Adeljah, es parte de un proceso independiente y justo en el Poder Judicial iraní", ha indicado este viernes el portavoz de la Cancillería iraní, Seyed Abás Musavi.

En esta misma línea, Musavi ha subrayado que Fariba Adeljah ha recibido una sentencia adecuada al crimen que ha cometido y actualmente está cumpliendo su condena en prisión.

"Las presiones políticas y el lanzamiento de campañas mediáticas no podrán incidir en la ejecución de su sentencia. Esperamos que las autoridades francesas entiendan esto y pongan fin a sus injerencias en los asuntos de nuestro país", ha aseverado el diplomático persa.

El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores reaccionaba así a las declaraciones realizadas por el canciller francés, Jean-Yves Le Drian, que ha vuelto a pedir la puesta en libertad de Adeljah, que ha sido condenada a cinco años de prisión por espionaje y medidas que atentan contra la seguridad de Irán.

Adeljah, ciudadana iraní-francesa, fue detenida en junio de 2019 en Teherán (capital iraní). En virtud de la ley iraní, el país no reconoce la doble nacionalidad, por ello, la detenida es considerada ciudadana persa y goza de todos los derechos que ello le infiere.

La Inteligencia iraní ha detectado y arrestado a varios individuos por espionaje a favor de otros países, incluidos el Reino Unido y EE.UU. Las autoridades iraníes anunciaron en julio de 2019 haber desarticulado una gran red de espionaje de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. en el país.