Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La base de la Infantería de Marina de Cape Lejeune, en la costa de Carolina del Norte, ha emitido una alerta de seguridad después de que varias personas denunciaran haber sido atacadas en la instalación militar por coyotes.
Coyote
© Getty Images
Coyote
Al menos cuatro ataques han ocurrido recientemente en el lado este de la base, cerca de la zona de Wallace Creek, dijeron los funcionarios en un post de Facebook.

Los investigadores no dieron detalles de las heridas, pero señalaron que todas las víctimas "estaban corriendo en la oscuridad en las cercanías".

El último ataque ocurrió a las 4 de la mañana del 23 de septiembre. Todas las víctimas informaron estar cerca de las oficinas del Comando del Grupo de Información de la II Fuerza Expedicionaria de la Marina cuando fueron atacadas, dijeron los oficiales.

"Hasta nuevo aviso, por favor no corran en esta área después de que oscurezca hasta que el animal pueda ser removido", dijo la base, añadiendo que la gente en la base debe "reportar cualquier encuentro humano con coyotes".

El post de Facebook provocó cientos de respuestas en minutos, incluyendo algunas personas que reportaron haber sido seguidas por grandes coyotes en la base de 156.000 acres. La instalación incluye bosques de pinos, humedales y costa, según Military.com.

Los coyotes son una especie invasora en Carolina del Norte y se ha estimado que el estado tiene más de 50.000 en los 100 condados.

Se les conoce por cazar gatos y perros pequeños, y ven a los perros más grandes como una amenaza a ser atacados, dicen los expertos en vida silvestre del estado. Los ataques a las personas, incluyendo a los niños, son "extremadamente raros, según los informes de la comisión de recursos de vida silvestre del estado".

Sin embargo, se han reportado múltiples ataques a adultos y niños en Carolina del Norte en los últimos dos años, incluyendo dos casos en 2018 en los que los coyotes atacaron a padres con un niño.

También se ha sospechado la presencia de coyotes en la muerte en 2019 de la maestra Brenda Hamilton, de 77 años, que fue atacada en la pequeña ciudad de Pantego, en el condado de Beaufort. Las autoridades aún no han determinado qué tipo de animal la mató, pero han dicho que el ADN era canino.

"El comportamiento normal de un coyote es ser curioso, pero cauteloso, cuando está cerca de los humanos", informa la Comisión de Recursos de Vida Silvestre de Carolina del Norte. "Como otros animales salvajes, se volverán atrevidos y habituados si la gente los alimenta, ya sea a propósito o inadvertidamente, como con basura o comida para mascotas al aire libre".