Los antiguos mayas de la otrora bulliciosa ciudad de Tikal construyeron sofisticados filtros de agua utilizando materiales naturales que importaban desde kilómetros de distancia, según la Universidad de Cincinnati.
Maya tikal

Tikal
Los investigadores de la UC descubrieron pruebas de la existencia de un sistema de filtros en el reservorio de Corriental, una importante fuente de agua potable para los antiguos mayas en lo que hoy es el norte de Guatemala.

Un equipo multidisciplinario de antropólogos, geógrafos y biólogos de la UC identificó cuarzo cristalino y zeolita importados desde kilómetros de la ciudad. El cuarzo encontrado en la arena gruesa junto con la zeolita, un compuesto cristalino compuesto de silicio y aluminio, crean un tamiz molecular natural. Ambos minerales se utilizan en la filtración moderna de agua.

Los filtros habrían eliminado del agua microbios dañinos, compuestos ricos en nitrógeno, metales pesados como el mercurio y otras toxinas, dijo Kenneth Barnett Tankersley, profesor asociado de antropología y autor principal del estudio.
"Lo que es interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy en día y los Mayas lo descubrieron hace más de 2.000 años", dijo Tankersley. El descubrimiento de la UC fue publicado en la revista Scientific Reports.
Los mayas crearon este sistema de filtración de agua casi 2.000 años antes de que se utilizaran sistemas similares en Europa, convirtiéndolo en uno de los sistemas de tratamiento de agua más antiguos de su tipo en el mundo, dijo Tankersley.

Los investigadores de la Facultad de Artes y Ciencias de la UC rastrearon la zeolita y el cuarzo hasta las escarpadas crestas que rodean el Bajo de Azúcar, a unos 30 km al noreste de Tikal. Utilizaron análisis de difracción de rayos X para identificar la zeolita y el cuarzo cristalino en los sedimentos del yacimiento. En Tikal, la zeolita se encontró exclusivamente en el reservorio de Corriental.

Para los antiguos mayas, encontrar formas de recolectar y almacenar agua limpia era de importancia crítica. Tikal y otras ciudades mayas se construyeron sobre una piedra caliza porosa que hacía difícil el acceso al agua potable durante gran parte del año en las sequías estacionales.

El profesor de geografía de la Universidad de California y coautor Nicholas Dunning, que ha estudiado las civilizaciones antiguas durante la mayor parte de su carrera, encontró una probable fuente de cuarzo y zeolita hace unos 10 años mientras realizaba trabajo de campo en Guatemala.
"Era una toba volcánica expuesta y erosionada de granos de cuarzo y zeolita. Era agua que salía a buen ritmo", dijo. "Los trabajadores rellenaban sus botellas de agua con ella. Era famosa localmente por lo limpia y dulce que era el agua".
Dunning tomó muestras del material. Los investigadores de la UC determinaron más tarde que el cuarzo y la zeolita coincidían estrechamente con los minerales encontrados en Tikal.

El profesor asistente de investigación de la UC, Christopher Carr, experto en cartografía de sistemas de información geográfica, también ha trabajado en los proyectos de la UC en Bajo de Azúcar y Corriental. "Fue probablemente a través de una observación empírica muy inteligente que los antiguos mayas vieron que este material en particular estaba asociado con el agua limpia e hicieron algún esfuerzo para llevarlo de vuelta", dijo Dunning.

El profesor emérito de antropología de la Universidad de California, Vernon Scarborough, otro coautor, dijo que la mayoría de las investigaciones sobre la gestión del agua en la antigüedad han tratado de explicar cómo las civilizaciones conservaban, recogían o desviaban el agua.
"La calidad del agua destinada a usos potables ha seguido siendo difícil de abordar", dijo Scarborough. "Este estudio de nuestro equipo de la UC ha abierto la agenda de investigación mediante la identificación de la calidad de una fuente de agua y cómo podría haber sido establecida y mantenida".
Por supuesto, reconstruir las vidas, hábitos y motivaciones de una civilización de hace 1.000 años es difícil. "No tenemos pruebas absolutas, pero tenemos fuertes pruebas circunstanciales", dijo Dunning. "Nuestra explicación tiene sentido lógico".
"Esto es lo que tienes que hacer como arqueólogo", dijo el biólogo de la UC y co-autor David Lentz. "Tienes que armar un rompecabezas al que le faltan algunas piezas".
Lentz dijo que el sistema de filtración habría protegido a los antiguos mayas de las cianobacterias dañinas y otras toxinas que de otra manera podrían haber enfermado a la gente que bebía del reservorio. "Los antiguos mayas descubrieron que este material producía charcos de agua clara", dijo.

Se han observado complejos sistemas de filtración de agua en otras civilizaciones antiguas, desde Grecia hasta Egipto y el sur de Asia, pero esta es la primera vez que se observa en el antiguo Nuevo Mundo, dijo Tankersley.

"Los antiguos mayas vivían en un ambiente tropical y tenían que ser innovadores. Esta es una innovación notable", dijo Tankersley. "Mucha gente considera que los nativos americanos del hemisferio occidental no tenían el mismo músculo de ingeniería o tecnología de lugares como Grecia, Roma, India o China. Pero cuando se trata de la gestión del agua, los Mayas estaban milenios por delante".

Fuente: NCYT Amazings