Decenas de activistas se manifestaron esta tarde frente al lujoso apartamento de Jeff Bezos, CEO de Amazon, en la Quinta Avenida de Nueva York para protestar contra las prácticas monopolistas y laborales de la multinacional, que, en su opinión, han aumentado la fortuna del magnate, mientras los pequeños negocios se han visto obligados a cerrar por la pandemia.
Personas manifestándose en Nueva York, enfrente de la casa del CEO de Amazon
© JUSTIN LANE / EFE / EPA
Personas manifestándose en Nueva York, enfrente de la casa del CEO de Amazon, Jeff Bezos, para protestar contra las condiciones laborales de la empresa.
La protesta, organizada por organizaciones ALIGN-NY, Make the Road y New York Communities for Change, pidió que los legisladores aprueben una legislación que divida Amazon, al considerar la empresa demasiado grande y con una posición dominante en el comercio electrónico y por sus "prácticas anticompetitivas".

Los asistentes denunciaron que "mientras los pequeños negocios desaparecen por la pandemia, personas como Bezos ganan miles de millones de dólares".

Asimismo, demandaron que el estado de Nueva York apruebe una ley que obligaría a Amazon a aumentar las protecciones contra la covid-19 de sus trabajadores. Más de 65 organizaciones comunitarias y sindicatos han firmado esta semana una carga dirigida a los legisladores del estado para que se impongan estas nuevas medidas, después de varias denuncias al respecto contra la multinacional del comercio digital.

Amazon ha visto un aumento de la demanda de sus servicios en todo el mundo y ha sido una de las multinacionales más exitosas durante la pandemia. En solo 10 meses ha contratado a 427.300 empleados en todo el mundo. También aumentó temporalmente el salario a sus trabajadores de almacenes, los más expuestos a la pandemia, pero no hizo esas subidas permanentes.

Jeff Bezos ha aumentado su patrimonio en unos 90.000 millones de dólares (casi 74.400 millones de euros al cambio actual) durante la pandemia, casi duplicando una fortuna que le convierten en el hombre más rico del planeta. La protesta tuvo lugar frente al edificio de la Quinta Avenida de Nueva York donde Bezos tiene un apartamento de lujo que adquirió el año pasado por unos 80 millones de dólares (algo más de 66 millones de euros).

Trabajadores de todo al mundo han pedido a la compañía que aumente las protecciones laborales contra la covid-19. Sin embargo, la empresa ha optado continuamente por relajar las medidas de seguridad. Sindicatos y organizaciones de derechos humanos denuncian el uso de estas prácticas por parte de la multinacional. Asimismo, hay que sumar las dificultades que tienen los empleados para sindicarse por las supuestas actividades que la compañía realiza para monitorizar la actividad sindical y laboral. Esto dificulta a los trabajadores su capacidad de asociación para reclamar mejoras en las condiciones de trabajo. Recientemente, sindicatos de toda Europa emitieron una carta a la Comisión Europea solicitando una investigación al gigante tecnológico por estos supuestos casos de vigilancia.