Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El 1 de abril de 1964, Henk Franken y su equipo de la Universidad de Leiden tropezaron con dos tablillas de arcilla. Dos días más tarde se encontró una tercera tablilla. Estas tablillas siguen siendo un enigma arqueológico hasta el día de hoy.
Deir 'Alla
© Gerrit van der Kooij
Un fragmento de la tablilla 3524 encontrado in situ junto a una jarra de la Edad de Bronce Tardía en el suelo de una gran sala.
En algunas excavaciones las tablillas son un hallazgo rutinario, pero Franken y sus equipos estaban excavando en Deir 'Alla, un tell de tamaño considerable en el centro del valle del Jordán, justo encima de la confluencia del río Zerqa, el bíblico Jabbok, con el río Jordán.

Tell Deir ‘Alla
© APAAME_19990503_KDP-0195. Photograph by Konstantinos D. Politis, courtesy of APAAME
El emplazamiento de Tell Deir 'Alla en el valle del Jordán y las colinas que rodean a Salt en el fondo, visto desde el noroeste.
Deir ‘Alla
© Deir 'Alla excavation archive
Henk Franken examinando cuidadosamente la tablilla 1440, que fue una de las primeras tablillas encontradas en una sala auxiliar del complejo del templo.
Deir 'Alla alberga estratos habitacionales que se remontan a la Edad del Bronce Medio, pero es más famosa por el texto de la Edad del Hierro relativo al adivino bíblico Balaam, hallado en una bella escritura aramea en una pared enlucida de uno de los edificios de la Edad del Hierro. En temporadas anteriores, el equipo también exploró un templo con edificios auxiliares de la última fase de la Edad de Bronce Tardía (aprox. 1185-1140 a.C.) con abundante evidencia de quema y destrucción. Destrucciones similares se atestiguaron posteriormente en otras partes del asentamiento durante las siguientes temporadas de excavaciones. En estas capas fuertemente quemadas se encontraron las enigmáticas tablillas de arcilla con una escritura hasta ahora desconocida.


Deir ‘Alla

Tablilla 3291 encontrada in situ en 1994 en la zona sur del asentamiento.
Deir ‘Alla
© Gerrit van der Kooij and taken by Youssef Zooubi
Un fragmento de la tablilla 3524 encontrado en una gran sala.
Entre los numerosos hallazgos relacionados con el templo de la Edad del Bronce Tardío se encontraban cerámicas, como copas y recipientes ceremoniales, importaciones micénicas, armaduras de escamas y escarabajos, y vasijas de loza, entre las que se encontraba un regalo de la reina egipcia Twosret, que proporcionó una datación aproximada de la destrucción no mucho después del año 1180 a.C. Pero lo más llamativo quizá fueron unas tablillas de arcilla con una escritura que aún no tiene paralelos exactos.
Deir ‘Alla
© Gerrit van der Kooij
Tablilla 1440 encontrada en 1964, que sigue siendo bastante difícil de leer debido a algunos signos únicos, pero que posiblemente se refiera a sacrificios e investigaciones proféticas.
Deir ‘Alla
© Gerrit van der Kooij
La tablilla 3524 recompuesta, mostrando uno de los cinco lados inscritos. El texto es relativamente largo y posiblemente exige olvidar una ciudad desaparecida y habla de ofrendas alimentarias.
Estas tablillas rectangulares se inscribían con un estilete y presentaban signos lineales con puntos que marcaban los finales. Franken y su equipo encontraron un total de nueve tablillas o fragmentos, algunos de los cuales sólo llevan puntos incisos (en grupos de 7 u 8). A lo largo de los años aparecieron más tablillas en las excavaciones de una expedición conjunta de la Universidad de Leiden y la de Yarmouk, también fuera del recinto del templo. El número total de tablillas encontradas hasta la fecha es de 15, la última de las cuales consiste en dos fragmentos separados que encajan milagrosamente aunque se hayan encontrado en lugares distintos.
Deir ‘Alla

Lista de signos de las tablillas de Deir 'Alla en comparación con la escritura alfabética proto-sinaítica y ugarítica.
Poco después de que Franken publicara el primer descubrimiento, se dio una amplia gama de interpretaciones para las tablillas y su escritura. Las interpretaciones iban desde los pueblos del mar que vagaban por la costa del Levante mediterráneo a finales de la Edad de Bronce Tardía y a los que se consideraba responsables de la agitación en la zona, hasta los vínculos con la escritura del sur de Arabia, conocida en Yemen, con la que la escritura tiene un parecido muy general. Otros estudiosos se aferraron a lenguas más locales, como el cananeo. Pero nunca se logró una lectura satisfactoria de las tablillas y la lengua en la que estaban escritas ha seguido siendo un misterio. Desde entonces, y a pesar de que se han encontrado nuevas tablillas en los últimos años, las tablillas han pasado a un segundo plano en la atención académica, en gran medida porque no se ha logrado una interpretación satisfactoria de la escritura y el lenguaje.
Deir ‘Alla
© Gerrit van der Kooij
Tablilla 3291. Se puede ver claramente la repetición de los tres signos (medio círculo y punto, punto simple y línea vertical) en tres palabras separadas que apuntan a una característica gramatical consistente. El primero de estos signos denota el ʿayin (símbolo del ojo). El punto representa la vocal "i" y la línea vertical la "u" (dando el sufijo ʿayu). Si la lectura es correcta, la tablilla podría referirse a la actividad de construir y alabar dando alabanzas.

Nuevos datos sobre las tablillas de Deir 'Alla


En 2014, el arqueólogo Gerrit van der Kooij publicó un resumen de las tablillas con escritura y estableció que la dirección de la escritura era de izquierda a derecha. Utilizando estas observaciones paleográficas, pero modificando la lista de signos, se han podido obtener nuevos datos de las tablillas. Ahora se puede establecer que la escritura se escribía predominantemente de izquierda a derecha y que contenía un número de signos lo suficientemente pequeño (unos 29) como para justificar que se le llame alfabeto.

Sobre la base de estas conclusiones, parece que las tablillas de Deir 'Alla presentan una forma única de alfabeto que comparte similitudes con sus aparentes ancestros (la escritura proto-sinaítica) y con los alfabetos hermanos proto-cananeos atestiguados en otros yacimientos de la Edad de Bronce Tardía y encontrados predominantemente en la zona del Shephelah. Estos alfabetos contemporáneos permitieron identificar con seguridad algunas consonantes paralelas en la escritura de Deir 'Alla. La escritura de Deir 'Alla también muestra algunas combinaciones de signos únicas, en particular dos signos que coinciden con un signo que se asemeja a un ojo. Este signo puede identificarse como un ʿayin -heredado de la época pictográfica de los alfabetos y que denota la palabra "ojo" (ʿayin)-, de ahí la letra ʿakin.
Deir ‘Alla
© Gerrit van der Kooij
Introduciendo agujas en los agujeros dejados por el estilete, Gerrit van der Kooij analizó cuidadosamente el ángulo de la herramienta utilizada y la dirección de la escritura de las tablillas.
Los otros dos signos, un solo punto y una corta barra vertical, aparecen en combinaciones que sugieren que podrían funcionar como los llamados matreslectionis; signos para las vocales "i" y "u" que son comunes en las lenguas semíticas. Estos signos se utilizaban escasamente en la escritura y encuentran interesantes paralelos en el alfabeto ugarítico, en boga exactamente en la misma época que las tablillas de Deir 'Alla, pero escrito en escritura cuneiforme.

Utilizando algunas identificaciones de signos basadas en paralelos y patrones dentro de las propias tablillas de Deir 'Alla, se puede ofrecer una identificación preliminar de la mayoría de los signos. Esto permite identificar la lengua de las tablillas como semítica del noroeste, que podemos denominar cananea por sus habitantes del Levante mediterráneo del Bronce Tardío. No obstante, la lectura de las tablillas sigue siendo problemática y dista mucho de ser ideal. Lo que sí parece claro es que, leyendo los signos con referencia a la gramática hebrea posterior, que conserva las formas cananeas anteriores, los textos parecen contener breves enunciados rituales y proverbios poéticos escritos en un entorno cultual, relacionado con las actividades del templo. Una lectura muy preliminar de la tablilla 3524 es la siguiente:

a.1 olvida| [la] ciudad que se vuelve en contra/conspira | torcida/corrupta?... a.2 los alabados... [roto] | y se llenaron . . . ?
b.1: el (los) monte(s) al (los) que iría(n) | y en el (que) arde(n)
b.2: sacaron | y se volvieron vanos? | como el jefe /ganado /mil?

c.1: y a la oveja alimento y del cordero que ha comido | ellos dan
d.1: la opresión | desprecian | y luchan con
e.1: el corazón/ león/ ella afeitará

Se necesita mucha más investigación para entender completamente estos textos.

La importancia de este alfabeto cananeo único en Deir 'Alla es múltiple. Por un lado, es el único alfabeto de la Edad de Bronce Tardía que tenemos de Jordania. En general, la naturaleza esporádica de la escritura alfabética durante la Edad del Bronce Tardío se ha explicado en gran medida como una función de las inscripciones que se han escrito en medios perecederos como el papiro y los pergaminos. El hecho de que los escribas de Deir 'Alla utilizaran tablillas de arcilla para sus escrituras, y el "plus" adicional de la fuerte combustión que mejoró su supervivencia, son por tanto una oportunidad excepcional para explorar la escritura en este periodo crucial de la historia levantina.

Las tablillas nos ayudan a comprender mejor la lengua cananea que se hablaba en esta región. Pero su asociación con las prácticas rituales también apunta a otra conclusión importante. Por lo que sabemos, la alfabetización no estuvo muy extendida hasta la última Edad de Hierro. Durante la Edad del Bronce la escritura sólo se daba en algunos focos y estaba directamente relacionada con las prácticas de escritura de vecinos poderosos como el estado egipcio, y con las prácticas de escritura dominadas por los mesopotámicos al norte (Hazor y Ugarit). Aunque es muy probable que el alfabeto se inventara en la Edad del Bronce Medio, su presencia es efímera hasta la Edad del Hierro. Esto podría deberse a la escasa conservación, salvo en casos como el de Ugarit, donde los textos se escribían en tablillas de arcilla y dentro de una sociedad altamente alfabetizada, pero también podría apuntar a algo más.

La escritura alfabética podría haber sido utilizada localmente por pequeños grupos de escribas, tal vez parcialmente concentrados en los templos. Las tablillas de Deir 'Alla podrían ser el último vestigio de una práctica de escritura comisariada por las instituciones de los templos en el Levante meridional, antes de que este mundo de la Edad del Bronce sucumbiera a un colapso a gran escala en toda la región. Tanto el alfabeto ugarítico como el de Deir 'Alla desaparecieron en la misma época. Al igual que la escritura alfabética cuneiforme de Ugarit, las tablillas de Deir 'Alla atestiguan, por tanto, la existencia de especies alfabéticas extintas que, tras su desaparición, dieron paso a un alfabeto dominante en el Levante de la Primera Edad del Hierro, que acabó por convertirse en las letras que conocemos.

Michel de Vreeze es investigador honorario de la Universidad de Durham.