Traducido por el equipo de Sott.net en español

Delicadamente elaborado con plata dorada, muestra a un caballero orante saliendo de un caracol a lomos de una cabra y puede ser un ejemplo de la sátira de Yorkshire del siglo XIII. Es posible que nunca se sepa con exactitud cuál era la broma.
snail man
© Yorkshire Archaeology Advisory Service/PA
El hombre caracol ha sido descrito como una especie de "meme medieval".
"Es muy inusual", dijo Beverley Nenk, la conservadora de las colecciones medievales posteriores del British Museum, que anunció su descubrimiento el lunes. "Es una cosita tan curiosa... No he visto nada parecido".

El objeto "hombre caracol", de poco más de 2 cm de longitud, fue descubierto por un detector de metales en un campo cerca de Pontefract, West Yorkshire, en septiembre del año pasado.

Lo más probable es que su propietario la encargara y la llevara como insignia, o la sujetara a un cinturón o correa de cuero.

Según Nenk, los caracoles se representaban a menudo en los márgenes de los manuscritos iluminados medievales, y se pensaba que simbolizaban la cobardía. Eso podría significar que es "una referencia satírica al comportamiento cobarde o no caballeresco de los adversarios en la batalla, o como parodia de las clases altas o caballerescas".

Nenk dijo que la sátira se encontraba a menudo en la cultura material medieval, siendo uno de los gags visuales más populares el de un mono en lugar de un médico, examinando un frasco de orina para comprobar su claridad y color, el método más utilizado para diagnosticar dolencias medievales.

Eso, al menos, es comprensible para el público moderno. Menos aún lo son las complejidades cómicas de un caballero que lleva un casco de estilo normando, aparentemente rezando, con una pierna lanzada hacia delante mientras pisa un caracol sobre una cabra. El museo lo calificó como una forma de "meme medieval".

"Lo que significaba para el propietario, o lo que pasó por la mente del fabricante... No lo sé", dijo Nenk. Ella dijo que estaba abierta a sugerencias.

El British Museum reveló algunos de los hallazgos más inusuales de 2020, en su mayoría realizados por aficionados con detectores de metales, al publicar el último informe anual del tesoro que cubre los objetos encontrados en 2018.

Otros hallazgos inusuales de 2020 son varios objetos de la Edad de Hierro, fechados entre el 80 a.C. y el 100 d.C., encontrados cerca de Kensworth (Bedfordshire). Entre ellos se encuentran un espejo con una decoración poco común y unas pinzas que ponen de manifiesto el cuidado y la atención que la gente prestaba a su apariencia personal en la Gran Bretaña de finales de la Edad de Hierro.

Otra es una matriz de sello medieval de oro, que data de 1250-1350, encontrada en la parroquia de East Walton, Norfolk. Se habría utilizado para sellar cartas o documentos y es inusual porque representa a un elefante que lleva un castillo -o howdah- sobre su espalda.

Según Nenk, pocas personas en la Inglaterra medieval habrían visto un elefante vivo. Sin embargo, había uno en la colección real de Henry III en la Torre de Londres entre 1255-57, un regalo de Luis IX de Francia. O la imagen puede haberse basado en informes de viajeros sobre estas criaturas exóticas de viajeros o peregrinos que regresan de Oriente, o de las Cruzadas.

El informe recién publicado revela que en 2018 se denunciaron 1.094 casos de tesoros, consistentes en más de 20.906 artefactos individuales. De ellos, 347 fueron adquiridos por 108 museos diferentes. Las cifras preliminares de tesoros para años más recientes son 1.311 para 2019 y 1.077 para 2020.

Hartwig Fischer, director del British Museum, dijo: "Todos los años me complace que se sigan descubriendo objetos arqueológicos que desvelan trozos de nuestra historia y que contribuyen a nuestra comprensión del pasado.

"Es satisfactorio ver que, una vez más, un número significativo de hallazgos de tesoros van a ser adquiridos por museos cercanos al lugar del hallazgo, conservando el contexto local que suele ser tan importante para estos objetos".