sunlight
  • La síntesis de sulfatos en la piel capta la energía del sol. Una exposición adecuada a la luz solar, tanto en la piel como en los ojos, es vital para nuestra salud a largo plazo.
  • Entre otras funciones, el sulfato favorece la salud de los vasos sanguíneos, el suministro eléctrico del cuerpo y el sistema de suministro de moléculas importantes como el colesterol, la vitamina D, la dopamina y la melatonina.
  • Las pruebas indican que la luz solar protege contra el cáncer, las enfermedades cardíacas, la hipertensión y las fracturas óseas.
  • Los beneficios de la exposición a la luz solar van mucho más allá de la vitamina D.
  • Muchos estudios demuestran que los suplementos de vitamina D no pueden reproducir los beneficios de la luz solar para la salud. Además, la suplementación excesiva de vitamina D puede agravar la deficiencia sistémica de sulfato, que impulsará la acumulación de calcio en las arterias.
  • Tanto los protectores solares como el glifosato interfieren en la síntesis y producción de melanina, el mecanismo natural del organismo de protección solar. El aluminio de los protectores solares interrumpe la síntesis de sulfato. Estas alteraciones pueden explicar por qué ha aumentado la prevalencia del melanoma de forma constante junto con el incremento del uso de protectores solares con mayor factor de protección solar en las últimas dos décadas.
Nos han lavado el cerebro haciéndonos creer que el sol es tóxico, cuando en realidad es vivificante. Soy un gran partidario de la exposición a la luz solar, tanto para la piel como para los ojos. El sol ha sido un recurso para el planeta Tierra desde el principio de los tiempos, y los organismos biológicos evolucionaron con un suministro constante de energía con el que podían contar cada día con la salida del sol. Las plantas utilizan la energía de la luz solar para convertir el carbono inorgánico en materia orgánica, con la ayuda de la clorofila. ¿Por qué los animales iban a ignorar una fuente de energía tan evidente? Al igual que las plantas necesitan la luz del sol para crecer, la luz del sol desempeña un papel esencial para dar energía a los animales, incluidos los humanos.

Creo que el mecanismo con el que aprovechamos de forma segura la energía del sol es a través de la oxidación del azufre a sulfato, con la ayuda del colesterol. Esta reacción tiene lugar en la piel (catalizada por la luz solar) y es vital para nuestra salud a largo plazo.

LUZ SOLAR PROTECTORA

Las personas que viven en lugares con poco sol tienen un riesgo estadísticamente mayor de padecer muchas enfermedades crónicas, como la esclerosis múltiple, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el autismo, la enfermedad de Alzheimer y la degeneración macular asociada a la edad1. Por otra parte, numerosas pruebas epidemiológicas sugieren que la exposición a la luz solar protege de muchos tipos de cáncer. La radiación ultravioleta (UV) se recomienda en el tratamiento de diferentes afecciones de la piel, como la psoriasis, el eczema, la ictericia y el acné. La luz solar también puede ser beneficiosa para curar diversas enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la enfermedad inflamatoria intestinal y la tiroiditis.

Sin embargo, es probable que su dermatólogo le haya dicho "no se exponga al sol y tome un suplemento de vitamina D todos los días". A algunos les ha parecido un buen consejo porque nos han enseñado a creer que el sol provoca cáncer de piel y que la única razón para salir a la luz del sol es aumentar los niveles de vitamina D a través de su síntesis estimulada por los rayos UV en la piel. Impulsados por la creencia de que los beneficios de la exposición a la luz solar se deben principalmente a la síntesis de vitamina D, la conclusión natural es que los suplementos de vitamina D lograrían el mismo objetivo.

Sin embargo, la historia no es tan sencilla. Cuando se realizan estudios controlados con placebo sobre la administración de suplementos de vitamina D, suelen arrojar resultados decepcionantes. Creo que la razón es que la exposición a la luz solar es mucho más que la síntesis de vitamina D en la piel. En un artículo publicado en 2016, Richard Weller escribió: "Un importante conjunto de pruebas demuestra que la luz solar tiene beneficios para la salud y que estos son independientes de la vitamina D y, por lo tanto, no pueden ser reproducidos por la suplementación oral"2.

EL PAPEL DEL SULFATO

Aquellos que están familiarizados con mi investigación saben que creo que las células de los queratinocitos de la piel, las células endoteliales que recubren las paredes de las venas superficiales y los glóbulos rojos son capaces de aprovechar la energía de la luz solar oxidando el sulfuro de hidrógeno para producir sulfato3. En la piel, el sulfato se conjuga con la vitamina D y el colesterol, y esto hace que estas moléculas de sulfato, que de otro modo serían insolubles en agua, lo sean. Esto facilita en gran medida su transporte en la sangre, porque ya no tienen que estar encerradas dentro de partículas lipídicas como la lipoproteína de alta densidad (HDL) y la lipoproteína de baja densidad (LDL). Así pues, la exposición a la luz solar produce sulfato de colesterol y sulfato de vitamina D, y es el sulfato de colesterol el que ofrece muchos de los beneficios que se observan epidemiológicamente en los lugares soleados. De hecho, creo que la deficiencia sistémica de sulfato es un factor clave detrás de muchas enfermedades crónicas que están aumentando en las naciones industrializadas.

El sulfato que se produce en respuesta a la luz solar también suministra sulfato al glucocáliz, la malla de glicoproteínas de la matriz extracelular que recubre las paredes de todos los vasos sanguíneos. Los glóbulos rojos entregan el sulfato de colesterol a las células endoteliales cuando atraviesan los capilares, y tanto el colesterol como el sulfato son de vital importancia para la salud de las células endoteliales. Las células endoteliales también pueden incorporar el sulfato que ellas mismas sintetizan directamente en el glucocáliz.

El sulfato en el glucocáliz ayuda a mantener el agua estructurada en la zona de exclusión, una capa de agua gelificada que recubre la superficie de todos los vasos sanguíneos. El gel no sólo protege la pared del vaso sanguíneo del daño oxidativo y de la glicación, sino que también proporciona una superficie resbaladiza para que los glóbulos rojos atraviesen el capilar sin fricción. Y lo que quizás es más importante, lleva una carga negativa, creando una batería que es probablemente la principal fuente de electricidad del cuerpo. La luz, y especialmente la luz infrarroja, hace que la capa de agua de la zona de exclusión se expanda drásticamente, hasta un cuádruple4. La electricidad contenida en la batería crece en correspondencia directa. El profesor Gerald Pollack, de la Universidad de Washington en Seattle, ha popularizado gran parte de esta historia en su libro Cells, Gels and the Engines of Life (Células, geles y motores de la vida)5.

EL USO DE PROTECTORES SOLARES Y EL MELANOMA: AMBOS AUMENTAN

La mayoría de los estadounidenses confían mucho en la protección solar si están al aire libre durante un periodo prolongado. Las madres, bien entrenadas por los mensajes convencionales, untan a sus hijos con protector solar cada pocas horas durante un día de playa creyendo que así los mantendrán a salvo del cáncer de piel, sin ningún inconveniente. Los estadounidenses creen firmemente que con esta práctica se protegen del cáncer de piel, pero, en realidad, pueden estar aumentando su riesgo de padecerlo. Los protectores solares interfieren con los mecanismos naturales de protección solar del cuerpo, que se han perfeccionado a lo largo de cientos de millones de años de evolución de la vida en la Tierra.

Dada la cantidad de publicidad que nos insta a utilizar protectores solares, la gente probablemente asume que hay muchas pruebas de que los protectores solares protegen del cáncer de piel. Si esto es cierto, resulta difícil explicar por qué la prevalencia del melanoma ha aumentado de forma constante junto con el incremento del uso de protectores solares con un factor de protección solar (FPS) cada vez más alto en las últimas dos décadas. Un estudio publicado en 2009, en el que se analizaron casi trescientos millones de personas-años de datos durante más de diez años, concluyó que la tasa de melanoma cutáneo aumentó un 3,1 por ciento al año entre 1992 y 2004 en Estados Unidos6. Un estudio de base poblacional publicado en 2019 (que incluía doce mil cuatrocientos sesenta y dos casos de melanoma de cabeza y cuello en Estados Unidos y Canadá entre 1995 y 2014) descubrió que este tipo de cáncer había aumentado un 51 por ciento a lo largo de las dos décadas, siendo los varones de entre quince y treinta y nueve años el grupo de población más afectado7. Mientras tanto, el valor de mercado de los productos de protección solar aumentó de 940 millones de dólares en 2006 a 1.600 millones en 2016.

Ya en 1996, los investigadores publicaron un artículo en el que se investigaba si la protección solar protege del cáncer de piel. Los autores escribieron: "Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que los protectores solares no protegen contra el melanoma, probablemente debido a su capacidad para retrasar o evitar los episodios de quemaduras solares, lo que puede permitir una exposición prolongada a la radiación ultravioleta no filtrada"8. En otras palabras, el protector solar te da la ilusión de que estás a salvo porque no sientes el dolor ni experimentas el enrojecimiento de la piel que ocurre naturalmente cuando tu cuerpo te está haciendo saber que es hora de apartarte del sol. Tu piel se está dañando por el exceso de radiación UV, pero falta la señal que detendría la exposición.

MÁS PROBLEMAS CON EL PROTECTOR SOLAR

Peor que esto, en mi opinión, es que el protector solar interrumpe el mecanismo natural de protección solar del cuerpo: la síntesis de melanina. La melanina se produce en respuesta a la exposición a la luz solar. La protección solar sólo dura mientras el protector solar está presente de forma tópica; la melanina, en cambio, se acumula con el tiempo y acaba produciendo un bronceado saludable con protección que puede durar semanas o incluso meses. La forma más inteligente de protegerse de los daños potenciales de los rayos UV es desarrollar un bronceado lentamente durante la primavera, mientras el sol no es tan intenso, lo que te proporciona una defensa contra el intenso sol del verano que, de otro modo, sería peligroso. Como los potentes efectos antioxidantes de la melanina te protegen de los rayos UV, puedes seguir disfrutando de los numerosos beneficios para la salud de la luz visible y la luz infrarroja, mucho más de lo que obtendrías con un suplemento de vitamina D.

Los protectores solares contienen ingredientes tóxicos que dañan la piel de forma que podrían provocar una interrupción sostenida de la síntesis de sulfatos9. Especialmente inquietante es el aluminio que se añade para emulsionar los aditivos de óxido de zinc y dióxido de titanio (los ingredientes activos). Se sabe que el aluminio suprime las enzimas del citocromo P450 (enzimas CYP). La enzima que propongo como crucial para la síntesis del sulfato, la óxido nítrico sintasa endotelial (eNOS), es una enzima CYP huérfana.

Creo que el glifosato, el ingrediente activo del omnipresente herbicida Roundup, también altera la eNOS. Se sabe que suprime las enzimas CYP en el hígado en estudios con ratas. Y lo que es peor, el glifosato interfiere en la vía del siquimato en los microbios intestinales, que es esencial para producir aminoácidos aromáticos10. Uno de ellos, la tirosina, es un precursor de la melanina. Por lo tanto, es probable que el glifosato induzca una deficiencia de melanina, lo que impide desarrollar un bronceado saludable y, por lo tanto, interfiere con los mecanismos naturales de protección contra el daño causado por los rayos UV.

MELANOMA, EXPOSICIÓN SOLAR Y VITAMINA D

Instintivamente, la mayoría de las personas a las que se les diagnostica un melanoma cutáneo hacen un esfuerzo especial para evitar el sol tras el diagnóstico, lo que probablemente sea una muy mala idea. Sorprendentemente, el aumento de la exposición al sol, las quemaduras solares más frecuentes y la elastosis solar (evidencia de fotoenvejecimiento en la piel) se asociaron con mejores estadísticas de supervivencia en un estudio de quinientos veintiocho pacientes diagnosticados de melanoma cutáneo11.

A muchos les ha parecido lógico que el beneficio de una mayor exposición al sol debe deberse al aumento de los niveles de vitamina D inducido por la exposición al sol. De hecho, la deficiencia de vitamina D en el momento del diagnóstico se asocia con un peor pronóstico en el melanoma12. Los pacientes con melanoma en estadio IV tenían un pronóstico dos veces peor si sufrían deficiencia de vitamina D en el momento del diagnóstico. Además, aquellos que empezaron con deficiencia de vitamina D y cuyos niveles de vitamina D descendieron o aumentaron en no más de veinte ng/mL tenían un cociente de riesgo de 4,68 (lo que significa un mayor riesgo) en comparación con los pacientes que no tenían deficiencia inicialmente y cuya vitamina D aumentó en más de veinte ng/mL con el tiempo.

Sin embargo, un amplio estudio controlado con placebo en el que participaron más de treinta y seis mil mujeres posmenopáusicas comparó a las mujeres que recibieron suplementos de cuatrocientas UI de vitamina D3 y mil mg de calcio elemental (todos los días durante siete años) con los controles a los que se les administró un placebo13. Las tasas de melanoma cutáneo y de cáncer de piel sin melanoma se controlaron durante el periodo de siete años. No hubo diferencias en las tasas de cánceres benignos o malignos entre los dos grupos. Esto sugiere firmemente que la vitamina D no es la razón de la mejora de la supervivencia del melanoma con la exposición al sol.

MELANINA, LUZ INFRARROJA Y CÁNCER DE PIEL

La melanina es capaz de transformar el 99,9 por ciento de la luz solar absorbida en calor, y esto reduce en gran medida el riesgo de cáncer de piel. También aumenta la cantidad de infrarrojos que puedes recibir del sol.

Un fascinante estudio de 2017 experimentó con una idea novedosa para proteger a los ratones del cáncer de piel14. Se trataba de una nueva técnica para tratar el cáncer de piel de melanoma mediante un parche cutáneo transdérmico, luz infrarroja y melanina. Las células tumorales del melanoma producen grandes cantidades de melanina. Los investigadores crearon un parche cutáneo con células de melanoma rotas, que aplicaron a la piel de los ratones (como fuente de melanina). Compararon tres grupos de ratones: los del grupo de control, los ratones sólo con el parche y los ratones con el parche más la exposición a la luz infrarroja. Cuando los investigadores inyectaron posteriormente células de melanoma viables en los tres grupos para inducir el cáncer de piel, el 100% del grupo de control sucumbió al cáncer de melanoma en un periodo de dos meses. Entre los ratones con el parche cutáneo, sólo el 13% sobrevivió. Sorprendentemente, los ratones que recibieron tanto la luz infrarroja como el parche seguían vivos después de dos meses, y el 87% no tenía tumores. Uno se pregunta qué habría pasado con sólo infrarrojos y sin parche.

LUZ SOLAR, SUPLEMENTOS DE VITAMINA D Y CÁNCER

En las siguientes secciones, abordaré las pruebas de que la luz solar protege contra cuatro enfermedades y afecciones distintas: cáncer, enfermedades cardíacas, hipertensión y fracturas óseas. En cada caso, los estudios han demostrado que los suplementos de vitamina D no pueden sustituir estos beneficios de la luz solar.

Ya en 1980, los estudios epidemiológicos mostraron una relación geográfica inversa entre la cantidad de radiación solar y las tasas de mortalidad por cáncer de colon15. En los cuarenta años transcurridos desde entonces, numerosos estudios han demostrado que un nivel sérico elevado de vitamina D se asocia con un menor riesgo de cáncer para diversos tipos de cáncer. Un documento de revisión publicado en 2018 con ciento cuarenta referencias reveló que las personas con un nivel sérico más alto de vitamina D tienen una mejor proporción de probabilidades de protección contra el desarrollo de cánceres de cerebro, cuello uterino, endometrio, esófago, ovario, tiroides y cabeza y cuello, así como adenocarcinoma gástrico, carcinoma hepatocelular y linfoma16. Además, para muchos tipos de cáncer, las personas con un nivel sérico más alto de vitamina D en el momento del diagnóstico de cáncer tienen mejores tiempos de supervivencia estadísticamente.

Teniendo en cuenta todas estas pruebas de una asociación entre los niveles de vitamina D en suero y la protección contra el cáncer, parece obvio que la administración de suplementos de vitamina D debería proteger contra el cáncer. Sin embargo, un gran estudio controlado con placebo publicado en 2019 por más de quince autores obtuvo resultados decepcionantes17. El estudio monitoreó a más de veinticinco mil participantes durante un periodo de cinco años, restringiendo la población del estudio a hombres mayores de cincuenta años y mujeres mayores de cincuenta y cinco años, pero incluyendo participantes de varios lugares de Estados Unidos. En el grupo que recibió vitamina D (dos mil UI al día), la suplementación no redujo la incidencia de cáncer invasivo ni de eventos cardiovasculares, en comparación con el grupo de placebo.


Comentario: Sin embargo, no hay que despreciar la vitamina D todavía. Parece que funciona de forma sinérgica con las vitaminas A y K2 para ayudar a reducir las enfermedades cardíacas y derivar adecuadamente el calcio hacia donde debe ir sin causar calcificación en las arterias.


LUZ SOLAR Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Los investigadores saben desde hace tiempo que existe una relación directa, desde el punto de vista epidemiológico, entre las enfermedades cardiovasculares y la latitud. Las personas que viven en latitudes altas tienen tasas de enfermedades cardíacas significativamente más altas que las que están más cerca del ecuador18. Además, hay más personas que sufren ataques cardíacos en invierno que en verano, tanto en las latitudes del norte como del sur19.

Ya hemos visto que un gran estudio controlado con placebo no encontró ningún beneficio en la administración de suplementos de vitamina D para el riesgo de enfermedades cardíacas. Un estudio realizado en la India es uno de los pocos estudios controlados en los que los investigadores compararon los suplementos de vitamina D con la exposición a la luz solar. En el estudio participaron cien hombres a los que se les había diagnosticado una deficiencia grave de vitamina D20. A la mitad de ellos se les recetó un suplemento de vitamina D (mil UI/día) y a la otra mitad se les aconsejó que pasaran al menos veinte minutos al sol todos los días al mediodía. Ambos grupos experimentaron un aumento de sus niveles séricos de vitamina D, pero, sorprendentemente, los dos enfoques tuvieron efectos opuestos en el colesterol sérico. Los que se expusieron a la luz solar experimentaron un descenso estadísticamente significativo de su colesterol total, y los que tomaron el suplemento experimentaron un aumento estadísticamente significativo.

Esto tiene sentido porque los suplementos de vitamina D son liposolubles, lo que significa que requieren que el hígado sintetice colesterol y libere partículas de LDL para transportar la vitamina D. La exposición a la luz solar estimula la síntesis de sulfato de colesterol en la piel, y la fracción de sulfato hace que la molécula sea hidrosoluble3. Esto significa que puede ser transportada en la sangre sin ser empaquetada dentro de una partícula de LDL. Al ser hidrosoluble y liposoluble, el sulfato de colesterol puede atravesar fácilmente los medios acuosos para ser transferido de la membrana de una célula de la piel a la membrana de una partícula de HDL o de un glóbulo rojo, y también puede ser transferido fácilmente a una célula tisular que necesite colesterol adicional. Por lo tanto, la sulfatación inducida por la luz solar promueve la entrega eficiente de colesterol a los tejidos sin la necesidad de partículas portadoras de LDL. Estas ideas se esquematizan en la Figura 1.

El calcitriol es la [vitamina] 1,25(OH)-D3 que suele ser producida por las enzimas CYP en el riñón, y es la "forma activa" de la vitamina D. La insuficiencia renal puede desbaratar este proceso, por lo que los pacientes con insuficiencia renal suelen recibir calcitriol como suplemento. Sin embargo, un estudio publicado en 2006 descubrió que es contraproducente administrar suplementos de calcitriol a los adultos jóvenes con enfermedad renal terminal de inicio en la infancia, porque el calcitriol es captado por las células de la pared arterial y provoca un aumento de la calcificación de las arterias21.

Básicamente, la vitamina D moviliza el calcio pero no controla a dónde va este. Creo que la deficiencia de sulfato en el sistema vascular impulsa una conversión de las células del músculo liso en células similares a las del hueso, y esto hace que tomen activamente el calcio y el fosfato. Los suplementos de vitamina D les animarán a hacerlo más rápidamente. La calcificación de las arterias es uno de los factores de riesgo más importantes de las enfermedades cardiovasculares.

PRESIÓN ARTERIAL ALTA

Un artículo de 2016, titulado acertadamente La luz del sol tiene beneficios cardiovasculares independientemente de la vitamina D, argumentaba que la luz del sol es una opción terapéutica para la hipertensión arterial, un importante factor de riesgo de enfermedad cardiovascular2. En el artículo, un gráfico de distribución que mostraba la presión arterial media de la población masculina frente a la latitud central para un gran número de países (reproducido aquí como Figura 2) demostraba una clara relación lineal. El autor argumentó que la reducción de la presión arterial se debe a que la luz solar estimula la liberación de óxido nítrico de la piel.

El óxido nítrico (NO) es un conocido "gasotransmisor", una molécula de señalización gaseosa que tiene una notable capacidad para inducir una relajación de la pared arterial y el consiguiente descenso de la presión arterial. La disfunción endotelial vinculada a las enfermedades cardiovasculares se asocia a una producción deficiente de NO a partir de la arginina por parte de la eNOS, y es la causa de la hipertensión arterial22. Los investigadores se han dado cuenta recientemente de que la piel es capaz de liberar óxido nítrico de alguna manera en respuesta a la exposición a la luz solar. El origen exacto del NO es un tanto misterioso, ya que ha quedado claro que no es el resultado de la síntesis directa por parte de la eNOS23.

Una pista proviene del hecho de que el glutatión reacciona con el óxido nítrico para producir S-nitrosoglutatión (GSNO), que creo que sirve como forma de almacenamiento temporal del NO. Casi milagrosamente, la luz visible (verde, azul y púrpura) puede catalizar la liberación de NO del glutatión24. Esto no sólo provoca una relajación de los vasos sanguíneos, sino que también libera al glutatión para que reaccione con el gas sulfuro de hidrógeno y produzca sulfato.

spring

FIGURA 1. Esquema de las diferencias entre la exposición a la luz solar y los suplementos de vitamina D. El sulfato de colesterol y el sulfato de vitamina D, sintetizados en la piel tras la exposición a la luz solar, pueden ser transportados libremente en la sangre, en lugar de necesitar partículas lipídicas portadoras como las LDL.
Como se ilustra en la figura 3, el glutatión reacciona con el azufre reducido para formar persulfuro de glutatión (GSSH), y este puede catalizar la oxidación del átomo de azufre extra a dióxido de azufre en presencia de superóxido. La eNOS se une a las flavinas que responden a la luz visible liberando electrones que convierten el oxígeno en superóxido. El dióxido de azufre producido por la eNOS es entonces oxidado a sulfato por la sulfito oxidasa. Lo que esto significa es que la luz visible de la luz solar es crucial tanto para la liberación de NO de la piel como para la síntesis de sulfato en la piel, y ambos resultados son aspectos cruciales de los efectos beneficiosos de la exposición a la luz solar.

Hay que tener en cuenta que la eNOS es una enzima "pluriempleada". Como se describe ampliamente en un artículo que publiqué con mis colegas en 201525, la eNOS es capaz de cambiar entre dos productos sintetizados: óxido nítrico y dióxido de azufre, dependiendo de la señalización electromagnética que recibe de los glóbulos rojos circulantes.

Estos resultados podrían llevar a los profesionales de la medicina a aconsejar a las personas que viven en latitudes más altas que tomen un suplemento de vitamina D. Sin embargo, como ya podemos adivinar, un amplio estudio sobre los suplementos de vitamina D y las fracturas de cadera arrojó resultados decepcionantes26. En el estudio participaron mujeres mayores de setenta años que presentaban al menos un factor de riesgo autodeclarado de fractura de cadera (bajo peso corporal, fractura anterior, antecedentes maternos de fractura de cadera, fumadora o mala salud en general)27. La intervención consistió en la administración diaria de suplementos orales con mil mg de calcio y ochocientas UI de vitamina D3. Sin embargo, para reducir el riesgo de vitaminosis D, el estudio excluyó a las mujeres que tomaban suplementos de calcio, así como a las que tenían antecedentes de cálculos vesicales o renales, insuficiencia renal o hipercalcemia. A pesar de la configuración experimental casi ideal, tras un periodo de seguimiento medio de veinticinco meses, no hubo diferencias significativas entre las fracturas del grupo de tratamiento en comparación con el grupo de control.

Otro estudio de tres años de duración comparó tres dosis diferentes de vitamina D (cuatrocientas UI/día, cuatro mil UI/día y diez mil UI/día), analizando específicamente la densidad ósea. Sorprendentemente, los que tomaron la dosis más alta tuvieron un resultado estadísticamente significativo peor en términos de densidad mineral ósea28. Yo diría que la deficiencia de sulfato sistémico lleva el calcio a las arterias, lixiviándolo de los huesos, y el exceso de vitamina D aumenta la velocidad a la que esto sucede.

LA LUZ SOLAR Y LOS OJOS

Los anuncios de gafas de sol nos han enseñado a llevarlas siempre que salimos al exterior, aparentemente para proteger nuestros ojos de los dañinos rayos UV. Sin embargo, la melanina (que da a los ojos su color azul, miel, verde o marrón) ya los protege de los rayos UV. De hecho, el ojo humano ha evolucionado para hacer frente de forma natural a la exposición al sol mediante la protección antioxidante de la melanina, así como otros sistemas de defensa antioxidante basados en el glutatión y la enzima superóxido dismutasa (SOD). Creo que es crucial que los ojos reciban una exposición adecuada a la luz solar, no sólo por el bien de la salud ocular, sino también porque los núcleos críticos del tronco cerebral aprovechan la luz que entra por los ojos.

sunshine

FIGURA 2. La presión arterial (PA) de la población se correlaciona con la latitud. Cada punto representa un país. La PA sistólica masculina de la población se representa en función de la latitud del punto medio geográfico de cada país. Los valores de la PA provienen de los datos del MRC-HPA de 1980. Véase Weller, 2016 para más detalles.
LA GLÁNDULA PINEAL Y LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO

La glándula pineal se encuentra detrás de los ojos y puede recibir fácilmente la luz que entra por ellos. Desempeña un papel importante en los ritmos circadianos y promueve el sueño reparador sintetizando grandes cantidades de melatonina cuando la luz se desvanece por la noche. La melatonina se conjuga con el sulfato y se envía al líquido cefalorraquídeo por la noche. En un artículo publicado junto con Wendy Morley, he argumentado que la melatonina suministra sulfato a las neuronas del cerebro por la noche y que esto apoya las actividades durante el sueño para descomponer y reciclar los desechos celulares29.

Durante el día, una enzima sulfotransferasa está fuertemente regulada en la glándula pineal, y aumenta la cantidad de sulfato en los glicosaminoglicanos (GAG) en los espacios intercelulares de la glándula pineal30. De esto, podemos inferir que la luz solar cataliza la síntesis de sulfato en la glándula pineal, y, de hecho, las células allí envían eNOS. El sulfato acumulado durante el día puede extraerse de la matriz y conjugarse con la melatonina por la noche para mantener el suministro del cerebro de este nutriente crítico.

LA SUSTANCIA NEGRA Y LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

La enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurológica progresiva relativamente común que se manifiesta como un trastorno del movimiento, asociado a temblores, rigidez y lentitud en los movimientos. Está causada por una pérdida de neuronas en la sustancia negra, una estructura oscura en el cerebro medio donde se sintetiza la dopamina. El color oscuro se debe a una importante producción de neuromelanina, un pariente cercano del agente bronceador de la piel, la melanina. La despigmentación de la sustancia negra debido a la pérdida de neuromelanina es una característica distintiva de la EP31.

Los estudios que han medido los niveles de vitamina D en suero han encontrado diferencias significativas en los pacientes con EP frente a los pacientes de control. Un estudio que comparó a ciento ochenta y seis pacientes con EP con pacientes de control sin EP reveló que los pacientes con EP tenían una densidad ósea significativamente más baja, así como niveles de vitamina D en suero significativamente más bajos en comparación con los de control32. Otro estudio, con sede en China, comparó a doscientos un pacientes con EP recién diagnosticada con ciento noventa y nueve pacientes de control y, del mismo modo, descubrió que un nivel bajo de vitamina D en suero estaba relacionado con el Parkinson33. El estudio chino también utilizó un cuestionario para determinar si los participantes del estudio tomaban suplementos de vitamina D y cuánta exposición al sol obtenían. La frecuencia de la enfermedad de Parkinson en el grupo del cuartil más alto de exposición al sol era sólo la mitad de la tasa de los del cuartil más bajo. Curiosamente, los niveles de vitamina D en suero estaban altamente correlacionados con el grado de exposición al sol, pero no con los suplementos de vitamina D.

Una forma en la que la exposición al sol puede ser beneficiosa en el Parkinson es a través de la exposición de los ojos. Se ha demostrado que la terapia de luz brillante beneficia a los pacientes con EP, mejorando el sueño, el estado de ánimo y también la función motora34. Un estudio notable realizado en ratas pudo medir la cantidad de luz que llegaba al mesencéfalo (el cerebro medio, que alberga la sustancia negra) cuando la luz se proyectaba sobre los ojos35. Observaron un pico agudo en torno a los setecientos diez nanómetros, que está en el rango de la luz infrarroja. Es probable que la luz solar estimule la síntesis de neuromelanina, al igual que estimula la síntesis de melanina en la piel. La neuromelanina probablemente protege a las neuronas dopaminérgicas del daño oxidativo al absorber los radicales libres.

sunlight

FIGURA 3. Vías catalizadas por la luz visible que conducen a la síntesis de sulfato y a la liberación de óxido nítrico de la piel, reduciendo la presión arterial.
Las investigaciones de Gerald Pollack sobre el agua estructurada de la "zona de exclusión" han demostrado que la luz infrarroja es muy eficaz para aumentar el tamaño de la zona de exclusión hasta el cuádruple. Esto aumentará la movilización de electrones (electricidad) necesaria para oxidar el oxígeno y, en última instancia, formar sulfato, ayudado por la eNOS y la sulfito oxidasa. El sulfato es de beneficio directo para formar sulfato de dopamina, la forma soluble en agua de la dopamina que es fácilmente transportada y entregada a los receptores de dopamina. Esta historia es paralela a la del sulfato de colesterol en la piel.

RESUMEN

La luz del sol ha sido una importante fuente de energía para el planeta Tierra desde su creación. Las plantas han aprendido a utilizar la energía de la luz solar para crear materia orgánica, y creo que los animales han explotado la luz solar como fuente de energía para el movimiento y para la cognición.

La síntesis de sulfato en la piel es una poderosa forma de captar la energía del sol (véase la figura 4). Las diversas funciones del sulfato en el cuerpo son esenciales para la buena salud y, en particular, para mantener un sistema vascular saludable, un suministro eléctrico al cuerpo y un sistema de entrega eficiente para las moléculas biológicamente activas conjugadas con el sulfato, como el colesterol, la vitamina D, la dopamina y la melatonina. La luz solar también ofrece una protección natural contra el duro sol del verano mediante la producción de melanina en la piel. Los suplementos de vitamina D, en cambio, envían a los tejidos una falsa señal de que el sulfato de colesterol es abundante. La exposición al sol es importante no sólo para la piel, sino también para los ojos y, quizá de forma más crucial, para las estructuras del tronco cerebral situadas detrás de los ojos que controlan los ritmos circadianos (glándula pineal) y el movimiento (sustancia negra).

Cuando le digo a la gente que adoro el sol, a menudo responden algo así como: "Sí, soy consciente de todos los innumerables beneficios de la vitamina D para la salud". Entonces tengo que explicar que no, no se trata de la vitamina D. Se trata de algo mucho más importante. Los investigadores se sienten frustrados porque ven que un nivel elevado de vitamina D en suero se asocia a muchos beneficios para la salud, pero cuando realizan estudios controlados con placebo sobre los suplementos de vitamina D, obtienen sistemáticamente resultados desalentadores. Y cuando los diagnosticados de cáncer de piel se empeñan en evitar el sol, empeoran su pronóstico.
sunlight
Además de la exposición a la luz solar, algunos alimentos aportan naturalmente vitamina D y sulfato de colesterol, y estos pueden ser muy importantes para las personas que viven en latitudes septentrionales. Sospecho que comer mucha grasa de foca (una excelente fuente tanto de vitamina D como de sulfato de colesterol) ayudó a los esquimales a salir adelante. Otras fuentes son la leche cruda y la mantequilla de vacas alimentadas con pasto, la manteca de cerdo orgánica, el pescado graso capturado en la naturaleza, como el salmón, y el aceite de hígado de bacalao. Sin embargo, los alimentos suplementados artificialmente con vitamina D no servirán porque normalmente no contienen sulfato de colesterol. También es importante comer sólo alimentos orgánicos certificados para minimizar la exposición al glifosato y a los productos químicos tóxicos que alteran la capacidad del cuerpo para utilizar la luz solar de forma adecuada.

Hay otras medidas sencillas que puedes tomar. Una de las que recomiendo es simplemente tomar un baño con media taza de sales de Epsom y la temperatura del agua tan alta como la puedas soportar cómodamente. El sulfato de las sales de Epsom penetrará en tu piel, y el calor trabajará de forma sinérgica para aumentar el agua de la zona de exclusión. Una sauna de infrarrojos es otra posibilidad, aunque puede haber algunos problemas con la exposición a los campos electromagnéticos (CEM).

Una de las mejores cosas que puedes hacer para mantener una buena salud es caminar descalzo en el agua a lo largo de la orilla del océano en una playa de arena en un día soleado. La arena y el agua aseguran una buena conexión a tierra, proporcionando la carga negativa que es tan importante para movilizar electrones para alimentar el agua estructurada en la zona de exclusión que recubre todos los vasos sanguíneos. Además, el aire del océano está enriquecido con gas de sulfuro de hidrógeno que puede penetrar fácilmente en la piel.

Si no vives cerca del mar, caminar descalzo por la hierba también es beneficioso. Incluso en invierno, cuando los rayos del sol no son tan intensos, la luz infrarroja sigue siendo casi tan fuerte como en verano. E incluso cuando hace frío, la luz solar invernal que incide sobre la cara y las manos es beneficiosa para la salud. La luz solar energiza los electrones en la zona de exclusión para inducir la síntesis del sulfato a partir del sulfuro, que a su vez, mantiene la zona de exclusión en un bucle de retroalimentación natural. Este es el suministro eléctrico del cuerpo, y la luz solar es su principal fuente.

REFERENCIAS
  1. Hoel DG, de Gruijl FR. Directivas de salud pública sobre la exposición al sol. Int J Environ Res Public Health 2018;15(12):2794.
  2. Weller RB. La luz solar tiene beneficios cardiovasculares independientemente de la vitamina D. Blood Purif 2016;41(1- 3):130-4.
  3. Seneff S, Lauritzen A, Davidson R, Lentz-Marino L. ¿Es la óxido nítrico sintasa endotelial una proteína pluriempleada cuyo trabajo diurno es la síntesis de sulfato de colesterol? Implicaciones para el transporte de colesterol, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Entropy 2012;14:2492-530.
  4. Chai B, Yoo H, Pollack GH. Efecto de la energía radiante en el agua cercana a la superficie. J Phys Chem B 2009;113(42):13953-8.
  5. Pollack GH. Células, geles y el motor de la vida (a New, Unifying Approach to Cell Function). Seattle: Ebner and Sons Publishers; 2001.
  6. Eleni Linos, Swetter SM, Cockburn MG, Colditz GA, Clarke CA. Aumento de la carga de melanoma en los Estados Unidos. J Invest Dermatol 2009;129(7):1666-74.
  7. Bray HN, Simpson MC, Zahirsha ZS, et al. Tendencias de la incidencia del melanoma de cabeza y cuello en la población pediátrica, adolescente y adulta joven de Estados Unidos y Canadá, 1995-2014. JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2019; 145(11):1064-72.
  8. Autier P, Doré JF, Schifflers E, et al. Melanoma y uso de protectores solares: un estudio de casos y controles de la EORTC en Alemania, Bélgica y Francia. El Grupo Cooperativo de Melanoma de la EORTC. Int J Cancer 1995;61(6):749-55.
  9. Plourde E. Protectores solares: el lado oscuro de evitar el sol. Wise Traditions 2018;19(4):26-37.
  10. Samsel A, Seneff S. La supresión por parte del glifosato de las enzimas del citocromo P450 y la biosíntesis de aminoácidos por parte del microbioma intestinal: vías para las enfermedades modernas. Entropy 2013;15:1416-63.
  11. Berwick M, Armstrong BK, Ben-Porat L, et al. Exposición al sol y mortalidad por melanoma. J Natl Cancer Inst 2005;97(3):195-9.
  12. Timerman D, McEnery-Stonelake M, Joyce CJ, et al. La deficiencia de vitamina D se asocia con un peor pronóstico en el melanoma metastásico. Oncotarget 2017;8(4):6873-82.
  13. Tang JY, Fu T, Leblanc E, et al. La suplementación de calcio más vitamina D y el riesgo de cáncer de piel con melanoma y sin melanoma: análisis post hoc del ensayo controlado aleatorio de la Iniciativa de Salud de la Mujer. J Clin Oncol 2011;29(22):3078-84.
  14. Ye Y, Wang C, Zhang X, et al. Un parche de inmunoterapia contra el cáncer mediado por melanina. Sci Immunol 2017;2(17):eaan5692.
  15. Garland CF, Garland FC. ¿La luz solar y la vitamina D reducen la probabilidad de cáncer de colon? Int J Epidemiol 1980;9(3):227-31.
  16. Grant WB. Una revisión de las pruebas que apoyan la hipótesis de la prevención del cáncer con vitamina D en 2017. Anticancer Res 2018;38(2):1121-36.
  17. Manson JE, Cook NR, Lee IM, et al. Suplementos de vitamina D y prevención del cáncer y las enfermedades cardiovasculares. N Engl J Med 2019;380(1):33-44.
  18. Feelisch M, Kolb-Bachofen V, Liu D, et al. ¿Es la luz solar buena para nuestro corazón? Eur Heart J 2010;31(9):1041-5.
  19. Pell JP, Cobbe SM. Variaciones estacionales en la enfermedad coronaria. QJM 1999;92(12):689-96.
  20. Patwardhan VG, Mughal ZM, Padidela R, et al. Ensayo de control aleatorio que evalúa el impacto de una mayor exposición a la luz solar frente a la administración de suplementos de vitamina D sobre el perfil lipídico en hombres indios con deficiencia de vitamina D. Indian J Endocrinol Metab 2017;21(3):393-8.
  21. Briese S, Wiesner S, Will JC, et al. Enfermedad arterial y cardíaca en adultos jóvenes con enfermedad renal terminal de inicio en la infancia: impacto del tratamiento con calcio y vitamina D. Nephrol Dial Transplant 2006;21(7):1906-14.
  22. Puddu P, Puddu GM, Zaca F, Muscari A. Disfunción endotelial en la hipertensión. Acta Cardiol 2000;55(4):221-32.
  23. Liu D, Fernández BO, Hamilton A, et al. La irradiación UVA de la piel humana vasodilata el sistema vascular arterial y reduce la presión arterial independientemente de la óxido nítrico sintasa. J Invest Dermatol 2014;134(7):1839-46.
  24. Sexton DJ, Muruganandam A, McKenney DJ, Mutus B. Liberación fotoquímica con luz visible de óxido nítrico a partir de S-nitrosoglutatión: posibles aplicaciones fotoquímicas. Photochem Photobiol 1994;59(4):463-7.
  25. Seneff S, Davidson RM, Lauritzen A, Samsel A, Wainwright G. Una nueva hipótesis sobre la aterosclerosis como síndrome de deficiencia de sulfato de colesterol. Theor Biol Med Model 2015;12:9.
  26. Johnell O, Borgstrom F, Jonsson B, Kanis J. Latitud, prosperidad socioeconómica, teléfonos móviles y riesgo de fractura de cadera. Osteoporos Int 2007;18(3):333-7.
  27. Ramason R, Selvaganapathi N, Ismail NH, et al. Prevalencia de la deficiencia de vitamina D en pacientes con fractura de cadera atendidos en un servicio de ortogeriatría en el soleado Singapur. Geriatr Orthop Surg Rehabil 2014;5(2):82-6.
  28. Burt LA, Billington EO, Rose MS, et al. Efecto de la suplementación con dosis altas de vitamina D en la densidad ósea volumétrica y la fuerza ósea: un ensayo clínico aleatorizado. JAMA 2019;322(8):736-45.
  29. Morley WA, Seneff S. Síndrome de resiliencia cerebral disminuida: una patología neurológica moderna de mayor susceptibilidad al trauma cerebral leve, la conmoción cerebral y la neurodegeneración descendente. Surg Neurol Int 2014;5:97.
  30. Kuberan B, Lech M, Borjigin J, Rosenberg RD. La expresión de la 3-O-sulfotransferasa inducida por la luz altera la estructura fina del heparán sulfato pineal. A surprising link to circadian rhythm. J Biol Chem 2004;279(7):5053-4.
  31. Haining RL, Achat-Mendes C. La neuromelanina, una de las moléculas más olvidadas de la medicina moderna, no es una espectadora. Neural Regen Res 2017;12(3):372-5.
  32. van den Bos F, Speelman AD, van Nimwegan M, et al. Densidad mineral ósea y estado de la vitamina D en pacientes con enfermedad de Parkinson. J Neurol 2013;260(3):754-60.
  33. Wang J, Yang D, Yu Y, Shao G, Wang Q. Vitamina D y exposición a la luz solar en la enfermedad de Parkinson recién diagnosticada. Nutrients 2016;8(3):142.
  34. Rutten S, Vriend C, van den Heuvel OA, et al. Terapia de luz brillante en la enfermedad de Parkinson: una visión general de los antecedentes y la evidencia. Parkinsons Dis 2012;2012:767105.
  35. Romeo S, Di Camillo D, Spendiani A, et al. Los ojos como puertas de entrada de la luz ambiental a la sustancia negra: relevancia en la enfermedad de Parkinson. ScientificWorldJournal 2014;2014:317879