El asteroide 4660 Nereus, un asteroide gigante más visible que la Torre Eiffel, entrará en la órbita de la Tierra en poco más de una semana.
asteroid
© Youtube/captura de pantalla New York Post
NASA: Un asteroide "preocupante" entrará en la órbita de la Tierra. 2 de diciembre de 2021.
El 11 de diciembre, la NASA espera que esté en su punto más cercano a la Tierra en más de 20 años. El asteroide fue descubierto en 1982 por la astrónoma Eleanor Helin.

El 4660 Nereus mide 1,5 metros por 1,8 metros y se acercará a 4,6 millones de kilómetros de la Tierra. Esto lo sitúa en la categoría de "potencialmente peligroso".

Sin embargo, no hay razón para preocuparse porque no se prevé que el asteroide Nereus colisione con la Tierra, informó el NY Post.

Si todo va según lo previsto, debería pasar por nuestro planeta a 24 mil kilómetros por hora.

Según la NASA, se espera que la roca espacial se mantenga a 3,9 millones de kilómetros de nosotros, unas diez veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Las organizaciones espaciales consideran que cualquier objeto de movimiento rápido que se acerque a 7,5 millones de kilómetros es posiblemente dañino. Un pequeño cambio en sus trayectorias podría suponer un desastre para la Tierra.

La NASA clasifica cualquier objeto que se acerque a menos de 193 millones de kilómetros de la Tierra como un objeto cercano a la Tierra (NEO). En consecuencia, los expertos están siguiendo miles de objetos cercanos a la Tierra para ver si están en curso de colisión con nuestro mundo, informó The Hill.

Según Forbes, Nereus ha sido recomendado como destino para una misión espacial en varias ocasiones; por su forma de huevo, su tamaño y su ruta orbital alrededor del sol, es un asteroide perfecto para visitar. Además, los investigadores consideraron a Nereus como "un fuerte candidato para una misión de encuentro" en 2009.

Según Asterank, una base de datos que rastrea más de 600.000 asteroides, Nereus está valorado en 4.710 millones de dólares, lo que lo convierte en uno de los asteroides más rentables para explotar sus recursos minerales. Se prevé que el asteroide sea rico en níquel, hierro y cobalto, con un valor de miles de millones de dólares.