Imagen
© Desconocido
Algo así. Esta postal se repetirá todo el año que viene si es que el viento viene del temido oeste-noroeste.
Desde el equipo técnico que monitorea el cambio climático en Chubut advierten que el viento traerá el material desde la meseta. Y como habrá menos lluvias y humedad, será más molesto todavía. Durará todo el año que viene. Datos acerca de los cambios extremos en el clima provincial.

La ceniza seguirá molestando en Chubut al menos durante todo 2012 y si el viento no ayuda, en este verano los vecinos del Valle Inferior del Río Chubut sufrirán aún más sus efectos debido a la baja humedad ambiente característica de la época estival. El dato lo advirtió Rubén Reyes, que conduce la Unidad Técnica Provincial de Gestión para el Cambio Climático. Este equipo de investigadores depende del Ministerio de Ambiente y ya trabaja para determinar cómo impactará la erupción del volcán Puyehue en el río Chubut, en el mar y en los suelos valletanos.

Según Reyes, esta nube es "menos dañina" que la del volcán Chaitén, que impactó en Esquel, Corcovado, parte de meseta sur y llegó hasta Comodoro Rivadavia. Pero su permanencia en el ambiente será similar. "En la cordillera aún hoy vas al campo y si es un día seco se levanta ceniza del suelo. Y ya pasaron más de tres años, o sea que aquí seguirá ocurriendo". Aunque el impacto en la salud es leve ya que se limita a irritaciones en la vista o en las vías respiratorias, el funcionario provincial anticipó que los efectos económicos seguirán: "Periódicamente tendremos cerrado el aeropuerto porque tendremos cenizas en aire y suelo". La nube cubrirá la costa cada vez que haya viento del oeste-noroeste, del sur de Río Negro, Gan Gan y Gastre.

"Ya hubo reuniones técnica para analizar impacto en el ecosistema a mediano y largo plazo -explicó-. Por ejemplo, qué pasará en verano y en invierno o en cuánto tiempo la partícula de ceniza perderá su forma y se redondeará por el desgaste paulatino". Y es que aunque el volcán quede inactivo mañana y ya no escupa material al aire chubutense "hay ceniza en el suelo que por el viento continuará durante mucho tiempo".

Algo bueno tiene

Reyes - que es subsecretario de Regulación y Control del Ministerio- anticipó que es probable que la ceniza sirva de nutriente a los suelos productivos del VIRCh. "Desde lo productivo no afectará. Al contrario, mejorará suelos paulatinamente y se vio en la cordillera donde al año siguiente del Chaitén tuvimos mejores pasturas". Ambiente también recopila los datos históricos disponibles acerca del río Chubut y de sus cambios en el tiempo para contar lo que llaman una "línea de base" que permita comparar y saber qué cambios le produjo la ceniza: composición del agua, crecidas, vegetación, etcétera.

-¿En verano el viento traerá la ceniza de la meseta?

-Con seguridad, en esa zona hay mucha ceniza, como en el sur de Río Negro y en el centro norte de Chubut. El viento la moverá de un lado para el otro, levantará los componentes más finos para traerlos. Ya lo vamos a ver. Eso nos va a perjudicar los vuelos, el tránsito y la vida en general. Hace una semana me fui a la cordillera y luego de Paso de Indios vi de pronto el cielo azul y el sol. Ahí me di cuenta hace cuánto no los veía.

Nada pasajero

Reyes aclaró que el fenómeno no será "peor" sino "más molesto" ya que en invierno, la humedad hace que las partículas se adhieran al suelo. "Se cree que la lluvia resuelve el problema pero no: la ceniza se apelmaza como cemento, se endurece y cuando se seca se desarma y vuelve a volar. El agua es un paliativo momentáneo que en verano no tendremos". Si se combina el viento, "seguramente la situación será más molesta porque la presencia de la nube se notará más. No es pasajero: tendremos que aprender a convivir con la ceniza un par de años más por lo menos, debido a la cantidad de superficie afectada que hay".

"Nos acompañará en términos no de dos meses sino de años -graficó-. Si estuviéramos en la Pampa Húmeda o en la cordillera, donde la ceniza tiene más lugares donde entramparse y quedarse, como debajo de los pastos, cae y se incorpora oculta al suelo. Pero como la meseta es un peladero, si ya antes teníamos eventos con tierra, ahora no podremos distinguir la mezcla de polvo y ceniza. Las molestias que hoy tenemos continuarán porque tardará mucho tiempo en asimilarse con el suelo".