Comentario: ¡Estamos a través del espejo aquí, gente!


Traducido por el equipo de Sott.net

Las poderosas ondas que resuenan en la atmósfera tras la erupción del Hunga Tonga-Hunga Haʻapai no se parecen a nada que se haya visto antes.
Hunga Tonga–Hunga Haʻapai
© NOAA
El satélite GOES-West de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos captó la erupción explosiva de Hunga Tonga-Hunga Haʻapai.
Los científicos se apresuran a entender una desconcertante serie de ondas masivas en la atmósfera de la Tierra provocadas por la erupción del volcán de Tonga el fin de semana. Los datos de los satélites muestran que el suceso -que algunos temen que haya devastado la nación insular del Pacífico- provocó un patrón inusual de ondas gravitacionales atmosféricas. Las anteriores erupciones volcánicas no han producido una señal semejante, lo que ha dejado perplejos a los expertos.

"Es realmente único. Nunca habíamos visto nada parecido en los datos", afirma Lars Hoffmann, científico atmosférico del Centro de Supercomputación de Jülich (Alemania).

El descubrimiento se hizo en imágenes recogidas por el Sonda Infrarroja Atmosférica (AIRS), montado en el satélite Aqua de la Nasa, en las horas posteriores a la erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Haʻapai el 14 de enero.

Muestran docenas de círculos concéntricos, cada uno de los cuales representa una onda de movimiento rápido en los gases de la atmósfera, que se extiende por más de 16.000 kilómetros. Las ondas llegaron desde la superficie del océano hasta la ionosfera, y los investigadores creen que probablemente dieron varias vueltas al globo.

"Bonitos patrones de ondas concéntricas"

"Este instrumento lleva funcionando unos 20 años y nunca habíamos visto patrones de ondas concéntricas tan bonitos", añade Hoffmann.

Las ondas gravitacionales atmosféricas se producen cuando las moléculas de aire de la atmósfera son perturbadas verticalmente, en lugar de horizontalmente, en la columna de aire. Esto puede ocurrir cuando el viento adquiere velocidad al elevarse sobre la cima de una montaña, o como resultado de la convección en los sistemas meteorológicos locales.

Las ondas ascendentes y descendentes transfieren energía e impulso a través de la atmósfera, y a menudo muestran sus efectos en la forma en que provocan la formación de nubes altas en una serie de ondulaciones.
atmospheric waves
© Lars Hoffmann, Jülich Supercomputing Centre. AIRS Level-1 data by NASA DES DISC
Las imágenes de la Sonda Infrarroja Atmosférica del satélite Aqua de la NASA muestran docenas de círculos concéntricos, que son ondas atmosféricas de rápido movimiento.
En teoría, la rápida corriente ascendente de aire caliente y ceniza de un volcán en erupción hacia la atmósfera superior podría desencadenar ondas gravitacionales a una escala mucho mayor. Pero no se ha observado nada parecido en las anteriores erupciones analizadas desde la puesta en marcha del instrumento AIRS en mayo de 2002.

"Eso es lo que realmente nos desconcierta", afirma Corwin Wright, físico atmosférico de la Universidad de Bath (Reino Unido). "Debe tener algo que ver con la física de lo que ocurre, pero aún no sabemos qué".

Él y sus colaboradores sospechan que un "gran y desordenado montón de gases calientes" en la parte superior de la atmósfera podría ser lo que desencadena las ondas. El gas caliente "sube a la estratosfera y golpea el aire", dice.


Comentario: O bien, la composición de la atmósfera se ha alterado fundamentalmente -electroquímicamente- en las últimas décadas, produciendo "efectos novedosos". Véanse las "estelas químicas" (chemtrails), por ejemplo, que son en su mayoría estelas de condensación (contrails) que permanecen más tiempo en la atmósfera que antes.


Erupción escuchada en todo el planeta

La erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Haʻapai se escuchó en todo el Pacífico Sur, e incluso en partes de Estados Unidos. La ceniza ha cubierto muchas regiones de Tonga, pero la pérdida de energía eléctrica, de líneas telefónicas y de conexión a Internet ha dificultado a las agencias de ayuda la evaluación del alcance de los heridos, las víctimas mortales y los daños.

Wright, que fue el primero en detectar los patrones de las olas en los datos suministrados por Hoffmann, dice que las imágenes muestran lo que parece una mezcla de tamaños y tipos de olas.

La convección en la atmósfera parece ser "muy complicada y agitada, y está generando toda una familia de cosas al mismo tiempo", dice. "Eso es lo que actualmente creemos que está ocurriendo, pero sólo hemos estado observando durante unas horas".

El descubrimiento fue provocado por un tuit enviado a Wright el 15 de enero por Scott Osprey, un científico del clima de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que preguntó: "¡Vaya, me pregunto cómo de grandes serán las ondas gravitatorias atmosféricas de esta erupción!".

Velocidad explosiva

Osprey dice que la erupción podría haber sido única en causar estas ondas porque ocurrió muy rápidamente en relación con otras erupciones. "Este evento parece haber terminado en minutos, pero fue explosivo y es ese impulso el que probablemente desencadene algunas fuertes ondas gravitacionales", dice.

La erupción pudo durar unos instantes, pero los impactos podrían ser duraderos. Las ondas gravitacionales pueden interferir con la inversión cíclica de la dirección del viento en los trópicos, dice Osprey, y esto podría afectar a los patrones meteorológicos en lugares tan lejanos como Europa. "Observaremos con mucha atención cómo evoluciona esto", dice.

Las imágenes y los datos recogidos de la erupción han sido "espectaculares" y han brindado a los científicos una oportunidad apasionante, dice Vicki Ferrini, geofísica marina de la Universidad de Columbia en Nueva York. Pero añade que tanto ella como otros siguen profundamente preocupados por la población de Tonga, sobre todo por la ausencia hasta ahora de información detallada sobre la magnitud del desastre.

Los investigadores de Nueva Zelanda afirman que están vigilando de cerca el volcán por si se producen nuevas erupciones. "Estamos atentos", dice Shane Cronin, vulcanólogo de la Universidad de Auckland. El volcán podría reabastecerse de grandes cantidades de magma desde las profundidades del subsuelo y producir más erupciones explosivas, dice. Pero si ha agotado su suministro principal, podría producir sólo erupciones más pequeñas, en gran parte ocultas bajo la superficie del océano.