Traducido por el equipo de Sott.net

El 13 de agosto de 2021, dos días antes de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, convocara elecciones federales, su gobierno hizo un importante anuncio de que "ya a finales de septiembre" los empleados del gobierno federal estarían sujetos a un mandato de vacunación. Además: "a más tardar a finales de octubre" se aplicaría también un mandato de vacunación para los viajeros.
Trudeau
© TELEMMGLPICTO
Canadian PM Justin Trudeau // Primer ministro de Canadá, Justin Trudeau
La dura posición del primer ministro en otoño de 2021 dista mucho de lo que dijo en marzo de 2021, cuando Trudeau afirmó que todos los canadienses que quisieran vacunarse tendrían una dosis disponible en otoño, dando a entender que sería voluntaria, en un momento en el que Canadá estaba luchando por conseguir suficientes dosis de vacunas y estaba muy por detrás de GB, EEUU y otros grandes países occidentales en su campaña de vacunación.

La propuesta del mandato de vacunación se convertiría en la piedra angular de la candidatura a la reelección de Trudeau. En un discurso pronunciado en un suburbio de Toronto, donde se encuentra el mayor aeropuerto de Canadá y uno de los más transitados del mundo, el primer ministro reiteró la intención de su gobierno, presumiblemente si era reelegido, de imponer el mandato de vacunación en todos los sectores bajo control del gobierno federal, lo que se reduce a los empleados federales y los viajes.

Trudeau siempre ha mantenido que las políticas covid de su gobierno se basaban en la ciencia y en las últimas pruebas. Sin embargo, su retórica cambiante, antes y después de su convocatoria electoral, cuenta una historia diferente. Gracias a una demanda civil contra el mandato para viajar por dos inmigrantes británicos, ahora hemos visto las entrañas de parte de la maquinaria covid de Trudeau, y ha quedado muy claro que tiene poco o nada que ver con la ciencia y todo que ver con la política.

Los documentos judiciales revelados recientemente, que publiqué en un artículo para el Common Sense de Bari Weiss, nos muestran a altos burócratas del gobierno luchando por encontrar una justificación científica para el mandato de viaje pocos días antes de que entrara en vigor. Hemos tenido la oportunidad de ver el funcionamiento interno de la maquinaria vacunal de Trudeau gracias a dos inmigrantes británicos, Shaun Rickard y Karl Harrison, que presentaron una demanda civil contra su gobierno en el Tribunal Federal. Gracias a sus esfuerzos, y a los de su abogado, Sam Presvelos, las declaraciones juradas, los testimonios y los interrogatorios de los principales testigos del gobierno son ahora de dominio público.

Estos documentos nos muestran claramente que la burócrata encargada de llevar la pluma, bajo repetidas repreguntas, se negó a entrar en detalles sobre quién ordenó el mandato, citando "la confidencialidad del Gabinete". La razón exacta por la que la justificación de un mandato de salud pública debe ser tan confidencial plantea la inquietante posibilidad de que realmente no haya habido ninguna justificación. Es evidente que Trudeau y su gabinete tomaron la decisión política de seguir adelante con los mandatos, y a los desventurados burócratas se les encargó que presentaran alguna justificación, cualquier justificación creíble, después del hecho.

Resulta que la burócrata encargada de elaborar uno de los "mandatos de vacunación más fuertes del mundo", según la propia burócrata y Trudeau, tiene una licenciatura en literatura inglesa y, evidentemente, no tenía los conocimientos científicos necesarios para tomar una decisión. Tampoco había médicos, epidemiólogos y científicos en su equipo, un panel secreto cuyos miembros no se publican en ninguna parte, y que sólo se menciona de pasada en el sitio web del gobierno.

Los mandatos de vacunación del gobierno federal no fueron más que la guinda del pastel sumada a los mandatos provinciales de vacunación, a los requisitos de enmascaramiento y distanciamiento, y a algunos de los confinamientos más duros del mundo occidental. Según el sistema federal de Canadá, estos son competencia de las provincias, aunque ciertamente contaron con el apoyo moral del gobierno federal de Trudeau. Los canadienses, especialmente los no vacunados, fueron prácticamente prisioneros en sus propios hogares y en su propio país. Excepto, por supuesto, los ucranianos no vacunados, a los que se les permitió entrar en Canadá una vez iniciada la guerra, incluso cuando a los canadienses no vacunados se les prohibió viajar. Tal vez, si se esforzaran lo suficiente, alguien podría encontrar una justificación "científica" para esto también. Además, tendrían que trabajar un poco para encontrar una base científica de por qué, si el mandato de vacunación era necesario, no se impuso antes de las elecciones, sino después.

Los aproximadamente cinco millones de canadienses no vacunados fueron, en última instancia, peones en una partida de ajedrez política. Trudeau se aferró hábilmente a la vacunación, y a los mandatos del gobierno que se derivan de ella, como un potente tema de presión en el período previo a las elecciones anticipadas de otoño de 2021 que convocó. Esperaba que su gobierno liberal obtuviera una mayoría, que languidecía en una posición minoritaria en la Cámara de los Comunes, tras haber dilapidado una mayoría anterior gracias al disgusto de la población por la corrupción y los chanchullos de amiguismo en su gobierno.

La táctica de Trudeau no dio resultado, y sus liberales volvieron, de nuevo en minoría, aunque, dadas las peculiaridades del sistema canadiense de Westminster, los conservadores, dos elecciones seguidas, ganaron el voto popular, pero perdieron las elecciones. Trudeau se aferra ahora al poder en una alianza con el Nuevo Partido Democrático Socialista y posiblemente no volverá a enfrentarse a los votantes hasta 2025.

La historia de los mandatos de vacunas de Trudeau tiene ramificaciones mucho más allá de Canadá. En todo el mundo, los gobiernos han invocado poderes draconianos, hasta ahora sólo utilizados en tiempos de guerra, para controlar y regular a su población y frenar libertades individuales fundamentales, como el derecho de reunión o el derecho a la movilidad. En todas partes, los gobiernos dicen a la gente, como Trudeau dijo a los canadienses, que lo sentimos mucho, que odiamos restringir sus libertades, pero que sólo estamos siguiendo la ciencia y la evidencia. Sabemos, en el caso del mandato de viaje de Canadá, que esto es simplemente falso. En el caso canadiense, los ministros de Trudeau han dejado claro que los mandatos suspendidos podrían volver, al igual que las restricciones basadas en la covid en todo el mundo.

Gracias a dos inmigrantes británicos, ahora sabemos cómo se hace el caldo de la política