Traducido por el equipo de Sott.net

El Banco de Inglaterra lanzó una intervención histórica para estabilizar la economía británica, anunciando un programa de compra de bonos a largo plazo de dos semanas y retrasando sus ventas previstas de gilts hasta finales de octubre.
Bank of England
© Bloomberg | Getty Images
El Banco de Inglaterra lanzó el miércoles una intervención histórica en el mercado de bonos del Reino Unido con el fin de apuntalar la estabilidad financiera, en un momento en el que los mercados están agitados tras los anuncios de política fiscal del nuevo gobierno.
La medida se produjo tras una venta masiva de bonos del Estado del Reino Unido — conocidos como "gilts" — después de los anuncios de política fiscal del nuevo gobierno el viernes.


Comentario: Para que no olvidemos que a las economías occidentales les están pasando muchas más cosas que este anuncio, incluyendo, pero sin limitarse, a la guerra por delegación contra Rusia, dos años de cierres patronales, crisis energética, así como más de una década de empeoramiento de la corrupción y la codicia desde el último desplome.


Las políticas incluían una gran cantidad de recortes fiscales no financiados que han suscitado críticas a nivel mundial, y también han hecho que la libra esterlina caiga a un mínimo histórico frente al dólar el lunes.


Comentario: La mayoría de las divisas ha caído frente al dólar; aunque es cierto que la libra se ha desplomado a mínimos históricos:



La decisión fue tomada por el Comité de Política Financiera del banco, principal responsable de garantizar la estabilidad financiera, y no por su Comité de Política Monetaria.

Para evitar un "endurecimiento injustificado de las condiciones de financiación y una reducción del flujo de crédito a la economía real", el Comité de Política Financiera dijo que compraría gilts a "cualquier escala que sea necesaria" durante un tiempo limitado.


Comentario: Suena bastante desesperado...


El anuncio extraordinario del banco se debió al pánico entre los fondos de pensiones, ya que algunos de los bonos que contienen perdieron alrededor de la mitad de su valor en cuestión de días.

En algunos casos, la caída fue tan brusca que los fondos de pensiones empezaron a recibir peticiones de margen, es decir, la exigencia de los corredores de aumentar el capital de una cuenta cuando su valor cae por debajo de la cantidad exigida por el corredor.

Los bonos a largo plazo representan alrededor de dos tercios de los aproximadamente 1,5 billones de libras esterlinas (1,6 billones de dólares) de GB en los denominados fondos de inversión basados en pasivos (LDI), que están en gran medida apalancados y a menudo utilizan gilts como garantía para obtener efectivo.

Estos LDI son propiedad de planes de pensiones de salario final, que corren el riesgo de caer en la insolvencia cuando los LDI se ven obligados a vender más gilts, lo que a su vez hace bajar los precios y hace que el valor de sus activos sea inferior al de sus pasivos. Los planes de pensiones de salario final, o de prestación definida, son pensiones en el lugar de trabajo, muy populares en el Reino Unido, que proporcionan una renta anual garantizada de por vida al jubilarse, basada en el salario final o medio del trabajador.

Con su compra de emergencia de gilts a largo plazo, el Banco de Inglaterra pretende apoyar los precios de los gilts y permitir a los LDI gestionar la venta de estos activos y la revalorización de los gilts de forma más ordenada, para evitar una capitulación del mercado.

El banco dijo que comenzaría a comprar hasta 5.000 millones de libras esterlinas de gilts de larga duración (los que tienen un vencimiento de más de 20 años) en el mercado secundario desde el miércoles hasta el 14 de octubre.

Las pérdidas esperadas, que podrían devolver los precios de los gilts a donde estaban antes de la intervención, pero de forma menos caótica, serán "totalmente indemnizadas" por el Tesoro británico.


Comentario: El contribuyente. De forma similar a cuando este cubrió las deudas del sector financiero en el crac de 2008, y lo que siguió fue más de una década de medidas de austeridad sin precedentes.


El banco mantuvo su objetivo de vender 80.000 millones de libras esterlinas al año, y retrasó el inicio del lunes de la venta de gilts — o ajuste cuantitativo — hasta finales de octubre. Sin embargo, algunos economistas creen que esto es poco probable.

"Está claro que la decisión del Banco de Inglaterra tiene un aspecto de estabilidad financiera, pero también de financiación. Es probable que el Banco de Inglaterra no lo diga explícitamente, pero el minipresupuesto ha añadido 62.000 millones de libras de emisión de gilts este año fiscal, y aumentando su existencias de gilts contribuye en gran medida a aliviar la angustia de financiación de los mercados de gilts", explicaron los economistas de ING Antoine Bouvet, James Smith y Chris Turner en una nota el miércoles.

"Una vez que se reinicie el ajuste cuantitativo, estos temores resurgirán. Podría decirse que sería mucho mejor si el Banco de Inglaterra se comprometiera a comprar bonos durante un período más largo que las dos semanas anunciadas, y a suspender el ajuste cuantitativo durante más tiempo".

Una narrativa central que emerge de la precaria posición económica del Reino Unido es la aparente tensión entre un gobierno que afloja la política fiscal mientras el banco central la endurece para tratar de contener la altísima inflación.

"Volver a comprar bonos en nombre del funcionamiento del mercado está potencialmente justificado; pero esta acción política también plantea el espectro de la financiación monetaria, que puede aumentar la sensibilidad del mercado y forzar un cambio de enfoque", dijo Robert Gilhooly, economista principal de Abrdn.

"El Banco de Inglaterra sigue estando en una situación muy difícil. La motivación para "torcer" la curva de rendimiento puede tener cierto mérito, pero esto refuerza la importancia de un endurecimiento a corto plazo para protegerse de las acusaciones de dominio fiscal".

La financiación monetaria se refiere a un banco central que financia directamente el gasto público, mientras que el dominio fiscal se produce cuando un banco central utiliza sus poderes de política monetaria para apoyar los activos del gobierno, manteniendo los tipos de interés bajos con el fin de reducir el coste del servicio de la deuda soberana.

¿Más intervenciones?

El Tesoro declaró el miércoles que apoya plenamente la actuación del Banco de Inglaterra, y reafirmó el compromiso del ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, con la independencia del banco central.

Los analistas esperan que una nueva intervención de Westminster o de la City de Londres ayude a disipar las preocupaciones del mercado, pero hasta entonces se espera que sigan las aguas agitadas.

Dean Turner, economista jefe para la eurozona y el Reino Unido de UBS Global Wealth Management, dijo que los inversores deberían vigilar la postura del Banco de Inglaterra sobre los tipos de interés en los próximos días.

Hasta ahora, el Comité de Política Monetaria no ha considerado oportuno intervenir en los tipos de interés antes de su próxima reunión programada para el 3 de noviembre, pero el economista jefe del Banco de Inglaterra, Huw Pill, ha sugerido que un acontecimiento fiscal y un desplome de la libra esterlina de esta magnitud harán necesario un movimiento "significativo" de los tipos de interés.

UBS no espera que el banco ceda en este sentido, pero ahora prevé una subida de los tipos de interés de 75 puntos básicos en la reunión de noviembre, aunque Turner dijo que los riesgos se inclinan ahora más hacia los 100 puntos básicos. El mercado valora ahora una subida mayor, de entre 125 y 150 puntos básicos.

"El segundo aspecto que tener en cuenta será el cambio de posición del Gobierno. No deberíamos tener ninguna duda de que los movimientos actuales del mercado son el resultado de un acontecimiento fiscal, no monetario. La política monetaria está tratando de limpiar después de que se haya derramado la leche", dijo Turner.

El Tesoro ha prometido una nueva actualización del plan de crecimiento del Gobierno, incluido el cálculo de los costes, el 23 de noviembre, pero Turner dijo que ahora hay "todas las posibilidades" de que esto se adelante o, al menos, que se prevean nuevos anuncios.

"Si el canciller puede convencer a los inversores, especialmente a los extranjeros, de que sus planes son creíbles, la volatilidad actual debería remitir. Si no es así, es probable que haya más turbulencias en el mercado de bonos y en la libra en las próximas semanas", añadió.

¿Y ahora qué pasa con la libra y los gilts?

Tras la intervención del banco en el mercado de bonos, los economistas de ING esperan un poco más de estabilidad para la libra esterlina, pero señalan que las condiciones del mercado siguen siendo "febriles".

"Tanto la fortaleza del dólar como las dudas sobre la sostenibilidad de la deuda británica harán que libra y dólar tengan dificultades para mantener subidas hasta la zona de 1,08 y 1,09", señalaban en la nota del miércoles.

Así se demostró el jueves por la mañana, cuando la libra cayó un 1% frente al billete verde para cotizar en torno a 1,078 dólares.

Bethany Payne, gestora de la cartera de bonos globales de Janus Henderson, dijo que la intervención era "sólo un parche para un problema mucho más amplio". Sugirió que el mercado se habría beneficiado de que el gobierno "parpadeara primero" ante la reacción del mercado a su agenda política, en lugar del banco central.

El estratega dice que es cuestionable que las acciones del Reino Unido ofrezcan rendimientos comparados con los de EEUU.

"Con el Banco de Inglaterra comprando bonos a largo plazo, y por lo tanto mostrando la voluntad de reiniciar la flexibilización cuantitativa cuando los mercados se ponen nerviosos, esto debería proporcionar cierta comodidad a los inversores de que hay un respaldo del rendimiento del gilt", dijo Payne.


Comentario: La flexibilización cuantitativa saltó por primera vez a los titulares durante la crisis de 2007/8, y el gobierno ha inyectado cientos de miles de millones en la economía fraudulenta del Reino Unido desde entonces, y sigue haciéndolo. Claramente no está resolviendo el problema, simplemente posponiendo lo inevitable.


Junto con una sindicación de gilts a 30 años "relativamente exitosa" el miércoles por la mañana, en la que el interés total fue de 30.000 millones de libras frente a los 4.500 millones emitidos, Payne sugirió que había "algo de consuelo".

"Sin embargo, elevar [el] tipo de interés bancario al mismo tiempo que se lleva a cabo una flexibilización cuantitativa a corto plazo es un extraordinario atolladero político por el que hay que navegar, y potencialmente habla de una continuación de la debilidad de la moneda y de una continua volatilidad".