Traducido por el equipo de sott.net

Se aplica por primera vez un nuevo método para determinar los datos climáticos del pasado en tierra / Los veranos de la Edad de Hielo en Europa Central fueron en ocasiones más cálidos de lo que se conocía hasta ahora

earthworm crystals
© CHARLOTTE PRUD’HOMME
Los gránulos de calcita de lombriz (ECGS) pueden encontrarse en secuencias de loess
Científicos de un proyecto de investigación internacional dirigido por la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (JGU) han aplicado un nuevo método para reconstruir el clima del pasado. Como informan en el número actual de Communications Earth & Environment, han determinado las temperaturas y las precipitaciones durante la última Edad de Hielo, que alcanzó su punto máximo hace unos 25.000 años, mediante el análisis de gránulos de lombriz. "El nuevo método se descubrió en la Universidad París 1 Panthéon-Sorbonne y se desarrolló en el Instituto Max Planck de Química", explica el Dr. Peter Fischer, del Instituto de Geografía de la JGU, que fue el investigador principal del proyecto TerraClime, financiado por la Fundación Alemana de Investigación (DFG), en el que se enmarca el estudio. "En colaboración con otros científicos, entre ellos investigadores de la Universidad de Lausana y del Römisch-Germanisches Zentralmuseum, utilizamos el método para reconstruir el clima en Schwalbenberg, cerca de Remagen, y en Nußloch, cerca de Heidelberg".

Los dos lugares forman depósitos de polvo de la última glaciación bien desarrollados. El llamado loess contiene secuencias que datan de entre 45.000 y 22.000 años antes del presente, en las que se pueden encontrar gránulos de lombriz de tierra de hasta sólo 2,5 milímetros de tamaño. Estos gránulos calcíticos, conocidos técnicamente como gránulos de calcita de lombriz (ECG), son segregados diariamente por las lombrices de tierra. Mediante el método del radiocarbono, que se basa en la desintegración del isótopo de carbono radiactivo natural (14C), los investigadores pueden determinar con precisión su edad. Además, analizando las proporciones de los isótopos estables del oxígeno y el carbono en las ECG, es posible reconstruir el grado de calor o humedad en el momento de su formación.


Las temperaturas del verano fueron más altas de lo que se pensaba y la humedad se redujo significativamente


"El análisis de los datos obtenidos a partir de los ECG muestra que entre 45.000 y 22.000 años antes del presente era mucho más seco en Europa Central que en la actualidad, con hasta un 70 por ciento menos de humedad", afirmó la doctora Charlotte Prud'homme, de la Universidad de Lausana, autora principal del estudio. "Esto nos permite por primera vez cuantificar los hallazgos anteriores sobre este periodo". La novedad de estas investigaciones sobre los ECG es que las temperaturas veraniegas de la época eran significativamente más altas de lo que se pensaba. "Aunque los veranos durante el máximo frío de la última glaciación eran entre cuatro y once grados centígrados más fríos que los actuales, sólo estaban entre uno y cuatro grados por debajo de los valores de las fases climáticas cortas más suaves que se produjeron durante la última glaciación", explicó Fischer. "Dadas estas temperaturas estivales, no podemos excluir que las poblaciones humanas de la Edad de Hielo pudieran hacer vida estacional en Europa Central durante el máximo frío, en una época en la que generalmente se supone que los humanos no podían sobrevivir aquí", añadió el Dr. Olaf Jöris, del Römisch-Germanisches-Zentralmuseum, que también participó en el estudio.

"Hasta ahora, las reconstrucciones del clima de la Edad de Hielo se han basado principalmente en los análisis de los microorganismos de los depósitos de aguas profundas", declaró Fischer. En el caso de los continentes, hasta ahora se carecía de los correspondientes datos exhaustivos, lo que puede cambiar con el nuevo método: "Dado que los ECGs se encuentran en muchas secuencias de loess, ahora se pueden determinar las temperaturas y las precipitaciones del pasado en la tierra en una amplia zona. Uno de los principales objetivos es construir una base de datos que pueda utilizarse para cuantificar con precisión los cambios climáticos del pasado en la tierra e identificar los mecanismos de retroalimentación de fuerzas. La incorporación de datos climáticos terrestres aumentará la base de datos y contribuirá a mejorar la modelización climática existente y, por lo tanto, proporcionará valiosos conocimientos para el cambio climático futuro."
La Fundación Alemana de Investigación financió el proyecto TerraClime, incluida la datación del ECG, con unos 400.000 euros.

Enlaces relacionados:
https://gepris.dfg.de/gepris/projekt/337232800?language=en - DFG project "TerraClime" ;
https://gepris.dfg.de/gepris/projekt/439443769?language=en - DFG project for the dating of the ECGs

DOI

10.1038/s43247-022-00595-3

TÍTULO DEL ARTÍCULO

Millennial-scale quantitative estimates of climate dynamics in central Europe from earthworm calcite granules in loess deposits

Peer-Reviewed Publication

JOHANNES GUTENBERG UNIVERSITAET MAINZ