Traducido por el equipo de sott.net

El jefe del bloque militar liderado por EE.UU. aún no puede ofrecer un plazo para que Kiev logre la adhesión
NATO Secretary General Jens Stoltenberg
© AP / Vadim Ghirda
El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, gesticula durante una rueda de prensa en Bucarest, Rumanía, el 29 de noviembre de 2022.
La OTAN ha reiterado su promesa de 2008 de admitir a Ucrania y Georgia, ambas vecinas de Rusia, insistiendo en que la organización seguirá ampliando su presencia en la antigua Unión Soviética.

Moscú ha advertido en repetidas ocasiones que considera la invasión del bloque militar hacia sus fronteras como una importante amenaza para su seguridad.

Tras las reuniones celebradas el martes en la capital rumana, Bucarest, los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN emitieron una declaración en la que reafirmaban el intento, que ya lleva 14 años, de conceder algún día la adhesión a Kiev y Tiflis

Acompañados por sus homólogos de ambos Estados, así como de Bosnia y Herzegovina y Moldavia, los ministros de Asuntos Exteriores afirmaron que "respaldan firmemente nuestro compromiso con la Política de Puertas Abiertas de la Alianza" y "reafirman las decisiones que adoptamos en la Cumbre de Bucarest de 2008 y todas las decisiones posteriores con respecto a Georgia y Ucrania".

Los funcionarios continuaron condenando la acción militar de Rusia en Ucrania como "la amenaza más grave para la seguridad euroatlántica en décadas" y prometieron seguir ayudando a Kiev "durante el tiempo que sea necesario".

La declaración también anunció que la OTAN creará una "nueva línea de base para nuestra postura de disuasión y defensa, reforzándola significativamente y desarrollando aún más toda la gama de fuerzas y capacidades robustas y listas para el combate" en Europa.

En su intervención en la apertura de la cumbre del martes, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, esbozó la forma en que la alianza reforzará su presencia militar, diciendo que había "duplicado el número de grupos de combate de la OTAN de cuatro a ocho" y que ahora está trabajando en la forma de ampliar rápidamente esas unidades y desplegar "equipos preposicionados".

Aunque Stoltenberg subrayó que la OTAN "no es una parte del conflicto en Ucrania", dijo que el bloque está proporcionando "un apoyo sin precedentes" a Kiev para asegurar que "prevalece como un estado soberano independiente." Señaló que la asistencia occidental es muy anterior al inicio de la ofensiva rusa en febrero, señalando que las fuerzas de la OTAN han entrenado a "decenas de miles de tropas" desde 2014, ayudando a que el ejército de Ucrania sea "mucho más grande, mucho mejor equipado y mucho mejor dirigido."

El jefe de la OTAN también declaró que la "puerta está abierta" de la alianza a nuevos miembros, citando las últimas admisiones de Montenegro y Macedonia del Norte, así como las recientes solicitudes de Finlandia y Suecia. Sin embargo, al ser preguntado sobre cuándo se podría conceder finalmente la adhesión a Ucrania, Stoltenberg sugirió que la cuestión no se resolverá hasta dentro de un tiempo.

"El principal objetivo ahora es apoyar a Ucrania, asegurando que [el presidente ruso Vladimir Putin] no gane, sino que Ucrania prevalezca", dijo, sin dar detalles sobre el progreso de la solicitud formal de adhesión de Kiev presentada en septiembre.

A pesar de la "Política de Puertas Abiertas" que profesa la OTAN, la alianza exige que los aspirantes a miembros cumplan ciertos criterios antes de ingresar, como mantener un sistema político democrático y una economía de mercado, un trato justo a los grupos minoritarios, el control civil del ejército y cierto nivel de compatibilidad con las fuerzas existentes de la OTAN, entre otras cosas. No está claro si Ucrania ha cumplido esos requisitos, ya que los funcionarios occidentales se han mostrado reacios a hablar de un plazo exacto para que la OTAN cumpla su promesa de 2008.