Pese a la "coordinación sin precedentes" entre Washington y Bruselas, Europa adolece de la crisis energética y competencia por parte de las empresas estadounidenses.
Charles Michel
© Valeria Mongelli / AFP
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en el Parlamento Europeo, el 9 de noviembre de 2022
La Unión Europea sufre el conflicto en Ucrania mucho más que EE.UU., señaló este sábado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una entrevista al Corriere della Sera.

Michel dijo que la operación militar de Rusia en Ucrania "ayudó a fortalecer los vínculos entre la UE y Estados Unidos" y causó una "coordinación sin precedentes". Sin embargo, constató que "el impacto del conflicto en EE.UU. no es similar al de la UE", en particular, en el ámbito energético. Washington es exportador de energía, mientras que la UE, siendo dependiente de las importaciones, está en riesgo de caer en recesión.
"Las industrias europeas pagan más por la energía y enfrentan la competencia de las norteamericanas. Países como EE.UU. y Noruega sacan provecho de los altos precios energéticos", explicó Michel.
Además, fue preguntado si se siente "traicionado" por la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés) adoptada por Washington, que implica unos 370.000 millones de dólares en subsidios para productos de energías renovables, pero solo fabricados en EE.UU. "No usaría este término, pero preferiría otro comportamiento", respondió Michel. "Estados Unidos, aún bajo esta administración, percibe sus intereses económicos como la prioridad", agregó.

Michel también subrayó la importancia de la reciprocidad en la cooperación en una época de globalización, expresando la esperanza de que "sea posible interactuar con EE.UU. para coordinar y cooperar".


Además, destacó que la UE no debe convertirse en una "víctima colateral" de la confrontación entre Pekín y Washington. Subrayando que la UE y EE.UU. tienen "puntos de convergencia" respecto a la política hacia China, añadió que en las relaciones con el país asiático "la UE tiene intereses por afirmar".