Traducido por el equipo de sott.net

Un trabajador comunitario con 20 años de experiencia dijo que la gente se está viendo obligada a comer alimentos para mascotas, mientras que otros están calentando su comida en radiadores debido a la actual crisis del coste de vida.
dog food

La inflación sube del 10,1% en septiembre - y es peor que la previsión del 10,7% - convirtiéndose en una pesadilla para millones de personas
Mark Seed, que dirige un proyecto alimentario comunitario en Trowbridge (Cardiff), insta a que las personas que viven en hogares con dificultades reciban el apoyo adecuado, aunque no aparezcan en zonas asociadas a la pobreza.

Sugiere que, como consecuencia del aumento de la inflación, las políticas deben centrarse en las personas, no en los lugares.

El Sr. Seed habló de cómo la gente siente constantemente el peso del aumento del coste de vida.


Hablando de las experiencias de las que ha sido testigo, dijo a la BBC Wales: "Todavía me sorprende el hecho de que haya gente que esté comiendo comida para mascotas", dijo.

"Hay gente que intenta calentar su comida con un radiador o una vela".

"Son historias impactantes que son realmente la verdad".

Habló de cómo la gente no recibe un salario suficiente para cubrir las necesidades básicas y los elementos esenciales a los que todos deberían tener acceso.

La despensa, en la que trabaja el Sr. Seed, es una instalación financiada por el Community Trust cuyo objetivo es reducir la pobreza alimentaria en Cardiff y proporcionar alimentos asequibles y artículos de primera necesidad a más de 160 vecinos.

Una de las visitantes de The Pantry es Elizabeth Williams, de 54 años, quien dijo que el proyecto "marca la diferencia" y une a las comunidades en tiempos difíciles.

"Suelo privarme para tratar de mejorar las cosas en mi casa", dijo.

A medida que avanza el coste de vida, las últimas cifras muestran que la inflación ha alcanzado un nuevo máximo de 41 años, el 11,1%, y los expertos advierten de que se avecina algo peor.
Inflation uk

La inflación sube del 10,1% en septiembre - y es peor que la previsión del 10,7% - convirtiéndose en una pesadilla para millones de personas
La ONS propuso que, sin que el Gobierno subvencionara las facturas energéticas durante los meses más fríos, el CPI podría haber alcanzado el 13,8%, y los expertos advirtieron que el Reino Unido se enfrenta a una "combinación letal" de recesión y subida de precios.

El aumento de los costes de los alimentos y la energía ha sido calificado como la principal causa del último aumento, ya que la Oficina de Estadísticas Nacionales estima que el hogar medio del Reino Unido paga ahora un 88,9% más por la calefacción y la iluminación que el año pasado.

Las nuevas cifras de inflación muestran que el precio de los productos básicos para el hogar, como la leche, la mantequilla, el queso, la carne y el pan, aumentó hasta un 42% el mes pasado, las tasas más altas desde 1980.

Los ciudadanos pueden esperar pagar 20 peniques más por dos pintas de leche, 30 peniques más por un paquete de pasta y 30 peniques más por seis huevos de corral que hace 12 meses, ya que ningún tipo de alimento ha subido de precio.
inflation uk
Los expertos creen que a finales de año, la familia media habrá gastado 4.960 libras en el supermercado en 2022, 380 libras más que en 2021. Una encuesta publicada esta mañana revela que el 85% de las personas están "preocupadas" por el aumento del coste de la vida, frente al 69% de enero.

Además, con la carga combinada del aumento del coste de la vida y la escasez de pavos y aves este invierno, los británicos de todo el país están preocupados por los costes de la Navidad de este año.

La idea de la cena de Navidad se ha convertido en una carga preocupante para muchas familias británicas, ya que los nuevos datos de la aplicación de finanzas domésticas Nous.co revelan que una quinta parte de las familias en el Reino Unido dicen que van a pedir a sus invitados que paguen por su cena de Navidad.

Además de recortar los gastos en alimentación, los ciudadanos planean gastar más de un tercio (36,3%) menos en regalos este año y uno de cada tres (33%) también dijo que no podía permitirse derrochar como antes.