Traducido por el equipo de Sott.net

En un seminario celebrado el miércoles, los ponentes expresaron su preocupación por los incidentes de crueldad animal y la ausencia de iniciativas estatales para el bienestar de los animales en décadas, y afirmaron que los animales sufrieron mucho más que los humanos en las devastadoras inundaciones de este año y que gran parte de su calvario sigue sin documentarse.
mmmmm
El acto -Inundaciones de 2022 y bienestar animal en Pakistán- fue organizado conjuntamente por el departamento provincial de ganadería y pesca y Brooke Pakistán, una organización internacional sin ánimo de lucro que trabaja desde 1991 por el bienestar de los animales equinos de los pobres.

Citando datos oficiales e internacionales, los ponentes declararon que sólo la pérdida de ganado se había estimado en más de 1,1 millones en las devastadoras inundaciones, que tuvieron su mayor impacto en Baluchistán, Khyber Pakhtunkhwa y Sindh.

"Las inundaciones afectaron a 14 distritos en los que trabaja nuestra organización, afectando a 657 comunidades propietarias y usuarias de animales equinos", dijo a la audiencia el Dr. Javed Iqbal Gondal, representante de Brooke Pakistán, mientras hacía una presentación de la operación de socorro de la ONG.

Sobre los retos afrontados durante las labores de socorro, dijo que la accesibilidad a las comunidades vulnerables, según él, no fue fácil.

"Había malestar social, las redes de carreteras estaban dañadas y había personas sin hogar sentadas en los arcenes, lo que provocaba largas colas de tráfico. El agua contaminada y los enjambres de moscas y mosquitos suponían un riesgo tanto para las personas como para los animales, que también sufrían una grave escasez de alimentos."

Compartiendo sus observaciones, el Dr. Sher Nawaz dijo que los sufrimientos de los animales eran tan graves que ni siquiera podían compararse con los que tenían que soportar los humanos.

"Vimos animales delgados y frágiles infligidos por todo tipo de enfermedades debidas al hambre, la sed y la desnutrición, ya que sus cuerpos permanecían expuestos al agua durante mucho tiempo".

Según él, un gran número de animales perdieron la vida sólo porque no pudieron ser evacuados en el momento oportuno.

"Nuestros barcos sólo pueden rescatar a humanos. Ya es hora de que incluyamos el tema del bienestar animal en nuestros planes de estudio, planificación y desarrollo, así como en nuestras estrategias ante catástrofes."

Durante la operación de socorro, la organización prestó primeros auxilios y tratamiento de emergencia a 30.000 animales y entregó 10.000 bolsas de forraje verde y seco para equinos y ganado y 6.000 bolsas de ración seca para humanos a miembros de comunidades propietarias de animales.

El Director General de Ganadería, Dr. Nazir Kalhoro, habló de las medidas adoptadas por el gobierno durante las inundaciones que, según dijo, causaron la muerte de unos 436.435 animales en Sindh.

"El gobierno revisará pronto la ley sobre crueldad animal. Además, estamos en conversaciones con el Banco Mundial para establecer instalaciones para animales donde puedan ser admitidos y tratados", dijo.

El secretario de Ganadería, Tamizzudin Khero, lamentó la apatía oficial hacia el bienestar animal y afirmó que la sociedad había sido "brutalizada" durante décadas.

"Las élites que dejaron los británicos nos gobiernan. ¿Por qué iban a promulgar leyes respetuosas con los ciudadanos y los animales y a gastar en el ciudadano de a pie si eso pone en juego el futuro de sus familias?", observó, y añadió que había pocas esperanzas, ya que los partidos políticos daban entradas a personas influyentes.

Durante las mesas redondas, los ponentes abogaron por la colaboración entre el sector público y el privado, especialmente en situaciones de catástrofe, la revisión de las leyes sobre crueldad animal y su aplicación efectiva.

El programa concluyó con la distribución de escudos a los oradores.