Imagen
© Chip Clark, Smithsonian Inst.
Fragmento de hueso largo de Old Vero Site (Florida, EEUU) con el grabado de un mamuth.
James Kennedy, aficionado a la arqueología, se llevó una gran sorpresa mientras limpiaba unos fósiles que había encontrado en Vero Beach (Florida). Un trozo de caña de hueso de mastodonte o perezoso gigante contenía un grabado de casi 8 cm de largo y 2,5 de alto, que representaba de manera perfecta a un mamuth lanudo. Los análisis han demostrado que tiene al menos 13.000 años, lo que lo convierte en la representación artística más antigua de Norteamérica.

El sitio de Old Vero Site había sido excavado entre 1913 y 1916 y se habían recuperado instrumentos, huesos de animales e incluso restos humanos. Mucha gente dudaba en el siglo XX que el lugar fuera tan antiguo como su excavador, Elias Howard, propugnaba. El yacimiento, apenas protegido, seguía proporcionando en sus márgenes algunos huesos e instrumentos que se iban deteriorando y perdiendo. Los curiosos solían visitarlo y recuperaban fragmentos a lo largo de los últimos años.

Kennedy puso en manos de la Smithsonian Institution de Washington y la Universidad de Florida el fósil y se aplicaron las más modernas técnicas de microscopía óptica y electrónica para descartar una posible falsificación, como las que acontecen en numerosas ocasiones. Todos los análisis de arqueólogos, paleontólogos y antropólogos forenses demostraron la antigüedad del grabado, hecho con sílex o con un diente de tiburón, y los resultados se publican este mes en la revista Journal of Archaeological Science.

El hueso con incisiones formando una figura reconocible representa a un animal extinguido hace 13.000 años en América, por lo que lo normal es considerar que tiene al menos esa edad, de lo contrario habría que imaginar que el artista conservaba en su memoria un animal desaparecido. La precisión de los rasgos, con los colmillos, la joroba y la desproporción de las patas parece indicar que se trata de una imagen común para el grabador y que lo realizó en la época en la que los grandes mastodontes ocupaban buena parte de Norteamérica.

Aunque las representaciones de mamuts son abundantes en Europa (por ejemplo en El Pindal, Asturias) nunca se habían encontrado en América, y menos aún de tal antigüedad, en pleno Paleolítico superior, cuando los cazadores habían llegado a América procedentes de Siberia. Esta similitud entre el arte europeo y americano permite confirmar que gentes contemporáneas del Solutrense o del Magdaleniense europeos son los primarios colonizadores del Nuevo Continente.

En Sudamérica hay algunas obras artísticas más antiguas que el fragmento encontrado en Florida. Varios yacimientos argentinos, como la famosa Cueva de las Manos en Río Negro (Patagonia Sur) pueden alcanzar los 18.000 años de edad.