Katia Bissonnette fue informada del emparejamiento por su entrenador una hora antes del comienzo del combate.
Imagen de archivo de unos guantes de boxeo pendiendo de un ring. (Imagen de Kokeshi75/ Pixabay)
© Imagen de Kokeshi75/ PixabayImagen de archivo de unos guantes de boxeo pendiendo de un ring.
Una boxeadora de Quebec se retiró de una competencia al enterarse de que se enfrentaría a un oponente transgénero sin previo aviso, alegando preocupación por su salud y su seguridad física.

Katia Bissonnette decidió no competir contra Mya Walmsley, atleta australiana nacida varón, durante el Campeonato Provincial de Guantes de Oro celebrado del 27 al 29 de octubre en Victoriaville (Quebec).

Bissonnette fue informada del emparejamiento por su entrenador aproximadamente una hora antes de que comenzara el combate, según Le Journal de Montréal.
"Decidí retirarme del combate por una cuestión de salud y seguridad física. No creo que eso deba ocurrir", declaró a The Epoch Times en un comunicado enviado por correo electrónico el 20 de noviembre. "Las mujeres no tienen por qué soportar los riesgos físicos y la injusticia creada por el adversario trans que ha tomado una decisión en relación con su salud psicológica a nivel personal".
Bissonnette destacó que el puñetazo de un varón biológico es significativamente más potente que el de una mujer, citando un informe de Science Daily basado en un estudio de la Universidad de Utah. Los estudios descubrieron que, libra por libra, la fuerza de los puñetazos de un hombre es un 162 por ciento superior a la de una mujer.
"Basta un puñetazo para resultar gravemente herida", afirmó. "Las personas trans deben responsabilizarse de las decisiones que toman y simplemente no ir a pelearse con [mujeres biológicas]".
La competición de Guantes de Oro es la primera fase de clasificación para los Campeonatos de Canadá. The Epoch Times se puso en contacto con la Federación Quebequense de Boxeo Olímpico (FQBO), que es el organismo organizador de la competencia, pero no obtuvo respuesta al cierre de esta edición.

La presidenta de la FQBO, Ariane Fortin, declaró a Radio-Canada que el retraso en la notificación a Bissonnette se debía a una recomendación de Boxing Canada de no revelar la condición de transexual de Mya Walmsley. Entre las razones que motivaron esta sugerencia figura la preocupación de que pudiera contravenir la normativa de Deporte Seguro, constituir difamación y exponer a la persona transgénero.

Boxing Canada supervisa y regula el boxeo aficionado a nivel nacional, mientras que la FQBO es el organismo provincial del boxeo aficionado en Quebec, que opera bajo el paraguas de Boxing Canada.

The Epoch Times se puso en contacto con Boxing Canada para solicitar comentarios, pero no obtuvo respuesta inmediata.

Walmsley, que al parecer se trasladó a Canadá hace aproximadamente dos años, emitió un comunicado en el que acusaba a Bissonnette de dirigirse "directamente a los medios de comunicación" y "sacar a la luz" a Walmsley públicamente, sin comunicación previa con el atleta o la FQBO para obtener información.
"La mejor forma de garantizar una competición justa no es endurecer la normativa para exigir pruebas arbitrarias e invasivas, sino confiar en que entrenadores y atletas seleccionen la categoría de género más adecuada", escribió Walmsley en el comunicado.
Bissonnette rechazó la idea de confiar únicamente en los entrenadores, citando casos de trampas y engaños en la historia del deporte, como el uso ilícito de drogas en las competiciones, la manipulación de equipos y las estrategias deshonestas.

Además, rebatió las acusaciones sobre su compromiso con los medios de comunicación.

"En ningún caso me dirigí a los medios de comunicación", afirmó. "Fueron ellos los que acudieron a mí, y yo simplemente respondí porque no tengo nada que ocultar".