Imagen
© Desconocido
Vocero de la Cancillería china, Hong Lei, llama a EE.UU. no interferir en asuntos internos.
La diplomacia china exigió este miércoles a Estados Unidos no interferir en los asuntos internos de de la nación asiática, luego de que el Departamento de Estado estadounidense pidiera respeto a los derechos de los tibetanos después de que dos tibetanos trataran de inmolarse en apoyo al líder político, Dalai Lama, en el monasterio chino de Kirti.

"Nos oponemos a que cualquier país o persona utilice problemas relacionados con el Tíbet para interferir en los asuntos internos de China, y perjudique la estabilidad social y la unidad étnica" del mencionado país asiático, declaró a la prensa el vocero de la Cancillería china, Hong Lei.

El portavoz chino resaltó que Pekín "protege los derechos legales y los intereses de todas las minorías étnicas".

El rechazo chino surgió después de que Washington pidiera a Pekín la adopción de políticas para "proteger la identidad religiosa, cultural y lingüística de los tibetanos", en este sentido, pidió el acceso "a diplomáticos y periodistas" a las áreas tibetanas.

Hong, en este sentido, reiteró que "los diplomáticos y los periodistas deben cumplir las leyes y regulaciones locales para solicitar una visita a la región".

La polémica entre los tibetanos y las autoridades chinas se desencadenó el pasado lunes, después de que dos monjes budistas de 18 años de edad, del monasterio de Kirti, intentaran inmolarse en nombre de la libertad religiosa y en honor a Dalai Lama, exiliado en la India desde 1959.

El monasterio de Kirti es uno de los más emblemáticos del budismo tibetano, y está localizado en la prefectura de Aba, en la provincia suroccidental china de Sichuan, fronteriza con el Tíbet.

Los monjes Lobsang Kalsang y Lobsang Konchok, gritaron "larga vida al Dalai Lama" antes de prenderse fuego, según informaron medios locales.

Se trata del cuarto intento de inmolación, en la mencionada casa religiosa, en los últimos seis meses. La última que se conoció fue en marzo pasado cuando se suicidó el monje Phuntsog, de 21 años.

La situación desató nuevas tensiones étnicas que finalizaron con la represión policial del monasterio y el envío de cientos de monjes a campos de re-educación.

La agencia de noticias Xinhua informó que las fuerzas policiales rescataron a los suicidas de inmediato y que las autoridades les facilitaron tratamiento médico en la prefectura de Aba. Asimismo, indicó que se encuentran con "quemaduras leves".