Imagen
© AP
Un documental de la cadena Al Jazeera reveló que la música de Plaza Sésamo fue utilizada como parte de los procesos de tortura que le realizaban a los prisioneros.
La información trascendió en un documental realizado por la cadena Al Jazeera. La noticia consternó al compositor ganador de un Oscar.


Fue hecha para musicalizar un inocente programa para niños; sin embargo, fue utilizada como macabro 'soundtrack' de inhumanas torturas contra presos en la cárcel de Guantánamo. Un documental difundido por la cadena Al Jazeera reveló que la música del emblemático "Plaza Sésamo" se ponía como fondo de las agresiones contra los reclusos de la criticada prisión.

Christopher Cerf, el compositor de "Plaza Sésamo", se mostró "impactado" tras conocer el fin al que le habían dado a su música. "Mi primera reacción fue que esto no podía ser cierto, de ninguna manera", explicó el artista.

"Por supuesto que no me gustó la idea de que yo estuviera ayudando a molestar prisioneros, pero mi sensación empeoró cuando supe que estaban usando la música para interrogatorios largos en Guantánamo, y para infligir dolor a los prisioneros, para que entregaran información", dijo también el ganador del Óscar.

Cabe señalar que esta no es la primera vez que se hace pública la utilización de música como mecanismo de tortura. Hace cuatro años se supo que sospechosos de terrorismo eran obligados a escuchar canciones de Metallica a alto volumen, con los ojos vendados y por largos períodos de tiempo.