Comentario: Hoy 30 de noviembre recordamos el aniversario de fallecimiento del Andrew Lobaczewski. ¿Quién fue este hombre y por qué es importante recordarlo? Andrew Lobaczewski fue un psicólogo polaco que vivió su juventud bajo la ocupación comunista de su país. Fue la observación directa de este fenómeno lo que centró su atención en cuestiones de psicopatología y, en particular, en el papel de los psicópatas en un sistema gubernamental de este tipo.

Su legado es este maravilloso libro: La Ponerología Política. La información que contiene esta obra es de vital importancia para todo individuo que pretenda entender el confuso mundo en el que vive, los "porqués" del dolor y la miseria que nos ahoga el alma a diario, de la muerte y el exterminio que inundan nuestra historia de sangre, de este inconcebible sendero de autodestrucción que la humanidad parece elegir una y otra vez...

La Ponerología Política no es un libro cualquiera. Es un tesoro de valor incalculable; tan es así que fue destruido dos veces antes de que una tercera y última versión pudiera ser publicada. En palabras de Lobaczewski: "Arrojé el primer manuscrito en un horno de calefacción central, habiendo sido advertido justo a tiempo acerca de un registro oficial que tuvo lugar minutos más tarde. Envié el segundo manuscrito a un dignatario de la Iglesia en el Vaticano por intermedio de un turista estadounidense y me fue absolutamente imposible conocer el destino del paquete una vez que lo dejé en sus manos...".

La tercera y presente versión fue reconstruida por el mismo Lobaczewski en base a sus memorias. Información importante quedó en el camino, pero aún así la obra resultante contiene información tan vital y relevante para la subsistencia del género humano, que nunca nos cansaremos de alentar a nuestros lectores a que se adentren en su lectura.


Ponerología política
© Pilule Rouge

Traducción al español para Sott.net por el Averiguador.


Después de leer el increíble libro Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos de Andrew Lobaczewski, tuve un trascendental momento de realización (una especie de momento "¡Eureka!"). Debo concluir que ponerología y psicopatía son dos conceptos importantes que explican de la mejor manera el deplorable estado de los asuntos humanos en este mundo y que continúa impactando negativamente en nuestra sociedad, nuestras vidas y nuestro futuro. No, no creo que tenga nada que ver con la "codicia" o incluso con la "debilidad moral" (como tú la definas). Tiene que ver con la psicopatología y su influencia sobre la naturaleza del mal en la sociedad.

Personas en posiciones de poder que sistemáticamente perpetúan el mal se comportan como si fueran una raza humana diferente; un 'para-Homo sapiens', por así decirlo. Sin importar cuanta buena voluntad haya en el mundo, sigue habiendo guerra, sufrimiento e injusticia. Parece no importar qué planes, ideologías, religiones o filosofías surjan de las grandes mentes, nada parece mejorar nuestro estado. Y ha sido de esa manera durante miles de años, repitiéndose una y otra vez. Racionalizamos la existencia del mal como parte de la "naturaleza humana", una parte necesaria de la complejidad del mundo, debido a una permanente codicia o falta de iluminación, disparada por intereses competitivos mutuos y exclusivos, etc.; sin embargo, aquellos que se suscriben a estos principios y actitudes podrían haber efectuado un juicio prematuro y han cerrado el libro sobre el mal sin examinar toda la evidencia proveniente de diferentes, y previamente inexplorados, puntos de vista.

La ponerología y la "exitosa" psicopatología (es decir, no el tipo de "violento asesino serial", sino del tipo Stalin, Pol Pot, Cheney, Rockefeller, Kissinger, Bill Clinton, o Donald Rumsfeld) explican clínicamente de qué manera las "patocracias" (el sistema de gobierno creado por una pequeña minoría patológica que se hace con el control de una sociedad de no-psicópatas) son creadas y dominadas por aquellos que poseen una anomalía innata (psicopatía) prevaleciente entre el 4 y 6% de la población, que es fisiológicamente incapaz de sentir empatía humana normal. No son emocionales, son egoístas, fríos y calculadores, y desprovistos de todo tipo de estándar moral o ético, y aún así son inteligentes, encantadores, motivados, concentrados, y por lo tanto tienden a alcanzar las más elevadas posiciones de poder ocultando su verdadera naturaleza bajo una "máscara de cordura". Este concepto se aplica a todas las estructuras jerárquicas de poder existentes.

El psicópata muestra una sorprendente falta de respuesta fisiológica normal, por ejemplo, a palabras "emocionalmente cargadas" tales como "violación", "muerte" o "cáncer", sus reacciones emocionales a estas palabras son similares a la reacción a "auto", "silla", o "puerta" (lo cual difiere enormemente en sujetos normales). Esta diferencia ha sido claramente demostrada con el escaneo funcional de MRI y PET por parte del Dr. Robert Hare (él también contribuyó con el documental La Corporación, que muestra que las corporaciones de hoy en día - y, por supuesto, el gobierno - cumplen con todos los criterios clínicos de un psicópata).


(Ver La Corporación en español aquí).
Utilizando una innata carencia de remordimiento y la habilidad de usar esta "ventaja" en contra de una población que no sospecha de ello (al igual que una misteriosa habilidad para detectar y unificar objetivos con otros psicópatas en el grupo), los objetivos engañosos y predatorios del psicópata dominan, alienan, y manipulan progresivamente al otro 96% de personas no-psicopáticas conduciéndolas a relaciones, comportamientos y la perpetuación de la disfunción institucional sociopática (definida como psicopatía adquirida) a medida que se transforman en los líderes de los centros de poder de la sociedad. Su influencia desafía paulatinamente los valores de los numerosos datos y manipula astutamente a las personas empáticas (que no sospechan de ello o que no pueden comprender que haya gente capaz de tales maquinaciones ya que ellos mismos tienen una conciencia) para su ventaja. La sociopatía infiltra insidiosamente el espíritu de la época y progresivamente se la ve como tolerable, o implícitamente se le permite existir y se disemina a través de la inacción.

Aquí es donde nos encontramos hoy en día, donde, por ejemplo, engañar y mentir parecen ser comportamientos cada vez más prevalecientes y "aceptados", casi vistos como virtudes para algunos (a menos que sean atrapados en el acto). Este revelador artículo muestra la infiltración de este doble pensar sociopático, justificando el engaño ante el 75% de estudiantes universitarios como un comportamiento razonable para alcanzar el "éxito", basándose en amenazas abiertamente demostradas por nuestros líderes.

Estos conceptos continuarán moldeando negativamente el presente y futuro de la humanidad a menos que la gente con conciencia despierte de su falta de conocimiento y/o indiferencia ante esta realidad y haga algo para detener la influencia de los psicópatas en la sociedad. Una vez que la máscara del psicópata caiga y su modo de acción sea descifrado y desafiado, su poder sobre sus inconcientes víctimas desaparecerá.

Creo que es así de simple y profundo. ¡Dejemos de darles el pase a los psicópatas y dejar de apelar a ellos consistentemente cada vez! Esta es la única oportunidad que tenemos para revertir la situación, y simplemente involucra acciones personales consistentes para oponerse persistentemente a la psicopatía y a la sociopatía; de lo contrario, nos convertiremos y propagaremos aquello que estamos permitiendo. En otras palabras, como dijo una vez Edmund Burke, "lo único que hace falta para que el mal triunfe es que la gente buena no haga nada". Nuestra pasividad solo motivará a los psicópatas a buscar más poder y perpetuar su disfuncional visión del mundo llevando, en última instancia, al deterioro de la humanidad.

Respecto a ello, el Experimento Milgram se conecta interesantemente con este concepto. Si desconoces sobre este experimento, en 1961, luego de ciertos juicios por crímenes de guerra Nazis, un psicólogo llamado Stanley Milgram condujo este experimento sobre 40 individuos para probar sus respuestas ante la presión autoritaria. Fueron dirigidos para aplicar lo que ellos creían eran verdaderos shocks eléctricos a otro participante (en realidad, un actor). Los resultados impactaron a todos. Se predijo que solo el 1.2% de los individuos administrarían el mayor voltaje (450 volts); 26 de los 40 participantes (65%) - algunos con conciencias claramente en conflicto - entregaron este shock eléctrico letal. ¡La única presión aplicada en los individuos fue verbal por parte de un hombre en delantal blanco! Podrán imaginar los desastrosos resultados derivados de la combinación de psicópatas sin conciencia como autoridades en círculos de poder ejecutivos y las masas de personas obedeciendo ciegamente semejante "autoridad" en tan grandes proporciones, como se demuestra en este experimento.

Eventualmente, como sociedad, quizás deberíamos considerar un análisis de psicopatía obligatorio antes que cualquier político o autoridad presente su candidatura a puestos públicos, antes que reclutas militares sean alistados, y antes de considerar a cualquier candidato a cualquier tipo de posición de poder con influencia pública. De la misma manera que no permitiríamos a una persona daltónica trabajar, por ejemplo, como controlador aéreo (ya que la inhabilidad de diferenciar ciertos colores pondría a gran cantidad de inconscientes personas en riesgo de desastre...), la sociedad probablemente no debería dejar a un psicópata clínicamente diagnosticado estar en una posición de poder (nuevamente, no darle fósforos a un piromaniaco, o poner a cargo de un centro de cuidados a un pedófilo).

Adicionalmente, no es necesario ni aconsejable que la sociedad juzgue a estas personas moralmente, ya que sus acciones no involucran "juicios morales" per se por parte del psicópata (al menos no en el mismo sentido que las decisiones normales de una persona no-psicópata basadas en luchas internas con la libre voluntad y la elección son clasificadas como "morales" o "inmorales"), pero involucran una inevitable, diseñada o aprendida respuesta fisio-psicológica; no deberíamos juzgar moralmente al daltónico porque no puede ver el color verde. Los juicios morales no atacan la causa del problema, y desvían de las posibles soluciones.

Cuando uno comprende que el mando del poder político y económico está en manos de personas sin conciencia, sin capacidad empática, abre una visión completamente nueva de observar aquello que llamamos "mal". El mal ya no es una cuestión moral; ahora puede analizarse y comprenderse científicamente. Y debería enfocarse y tratarse de la misma forma que enfocamos y tratamos la neumonía con antibióticos.

Deberíamos eliminar sistemáticamente ("tratar") los efectos perjudiciales de los psicópatas sobre las vidas de otros individuos y la sociedad en general manteniéndolos lejos de las posiciones de poder, debido a su incapacidad fisiológica y psicológica (que las investigaciones, dicho sea de paso, muestran que no pueden ser tratados ni reformados con terapia, castigo, o rehabilitación...). A nivel individual, una forma para los no-psicópatas de tratar con esta situación sería cuestionar respetuosamente a la autoridad en cada oportunidad (ya que esta autoridad podría ser - y probablemente lo sea - psicopática), y consistentemente, forzadamente, y predeciblemente hablar cuando se experimenta o se es testigo de algún comportamiento sociopático en nuestras vidas. De la misma manera que los juicios de Nuremberg determinaron que un soldado no debería cumplir órdenes ilegales, paralelamente quizás debamos apoyar la noción que la gente no debería seguir o condonar silenciosamente los comportamientos sociopáticos o psicopáticos. Esto, por supuesto, es en última instancia una cuestión de elección y responsabilidad personal; sin embargo, una vez que se descubre la dinámica del mal y vista tal como es, seremos más capaces de tomar las decisiones correctas.

Mediante el reconocimiento de esta realidad y la comprensión de los efectos perjudiciales derivados de la combinación de la ponerogénesis psicopática (creación del mal), la propagación de las patocracias a través de la historia, la indiferencia social, y la tendencia natural de la gente normal a someterse a la autoridad, con suerte seremos capaces de actuar de tal manera que podamos crear un mejor futuro para nosotros y próximas generaciones, para que la verdadera naturaleza humana pueda de una vez por todas liberarse de las cadenas y brillar. Sin los impedimentos de las influencias sociopáticas o psicopáticas finalmente tenemos una oportunidad de alcanzar un mundo más pacífico, libre y humano.