edulcorante de Stevia natural
© Paleo System
¡Hola a todo/as!

Esto es algo que os va a encantar a los más golosos porque vamos a ver cómo de una planta de Stevia podemos sacar nuestro edulcorante natural, sin químicos.

Edulcorar con stevia está a la orden del día, la emplean diabéticos, personas que están a dieta o con un régimen, o simplemente gente que prefiere endulzar de una forma más sana sus bebidas o platos.

Las grandes empresas se han dado cuenta de esto y en el mercado ya se pueden encontrar numerosas marcas que la comercializan, pero ojo, no todas las stevias son iguales y mucho menos no todos los productos envasados que la contienen son tan sanos... Hay de todo. Como siempre os digo y ya nos sabemos todos al dedillo: hay que leer las etiquetas de los envases.

Sobretodo hay que tener muy en cuenta que la stevia que consumimos no sea transgénica. Es muy importante.

Aquí podéis leer un poco más sobre ello: ¿Stevia? o TRUVIA, el engendro de Coca Cola y un nuevo engaño de la industria alimenticia

Pero antes de entrar en materia, dejemos claros 3 puntos básicos sobre los edulcorantes, ya sean naturales o químicos:
  1. TODOS los edulcorantes, calóricos o no-calóricos, pueden contribuir a la ganancia de peso o impedir la pérdida de peso.
  2. Los edulcorantes que provienen de la naturaleza (como la stevia) son siempre la mejor opción para consumir que los que provienen de un laboratorio o fábrica (sacarina, aspartamo, etc).
  3. Independientemente de la fuente de origen, siempre es mejor reducir al mínimo tu exposición a los edulcorantes.
Existen cerca de 150 especies diferentes de la planta, de acuerdo con la Universidad de Nebraska así que la stevia que debes tomar es la variedad de stevia verde o stevia rebaudiana. Esta es la más dulce y tiene grandes y tiernas hojas, verás que están melladas, de forma opuesta entre si alrededor de su tallo y son capaces de crecer entre 65 a 80 cm de alto. Sus tallos son frágiles.

Conociendo un poco más sobre la Stevia

Tiene muchos usos medicinales. La planta de la stevia actualmente es conocida como un buen edulcorante natural.

En este post no hablaré sobre los beneficios o propiedades que pueda tener la planta, solo sobre cómo tratarla y elaborarte tu edulcorante con ella.

Aquí podéis leer más detalladamente todos sus beneficios, en la web de Asociación Española de Stevia Rebaudiana.

Contraindicaciones y efectos secundarios de la Stevia

Este arbusto perenne nativo de Paraguay es conocido por sus hojas excepcionalmente dulces y aunque la stevia es generalmente segura, si la empleas en unas cantidades excesivas puede acarrearte complicaciones médicas.

Principalmente la fuente de donde se extrae su edulcorante se obtiene en el proceso de refinado de sus hojas.

La FDA no aprueba la stevia cruda ni los productos de hoja enteros debido a posibles problemas de salud aunque los efectos que puede tener sobre los niveles de azúcar en sangre, el sistema cardiovascular y/o reproductivo así como en los riñones todavía no quedan muy claros.

Los problemas que puedes notar son náuseas y sensación de saciedad tras ingerir 50mg de stevia o una cucharadita, esto según Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

También podrías presentar dolores musculares, fatiga, rigidez articular, y algo muy importante para las mujeres embarazadas: la stevia puede afectar a las hormonas y el desarrollo invitro, con lo cual se aconseja evitar tomar stevia a mujeres embarazadas.

La stevia puede interactuar con medicamentos con lo que debes consultar a tu médico antes de tomarla. Es importante saber que es capaz de contrarrestar los efectos de medicamentos para la diabetes debido a su efecto sobre los niveles de azúcar en la sangre.

stevia_rebaudiana
© entheopedia.org
Stevia Rebaudiana
Cómo se usa la stevia

La stevia es muy dulce, más que el azúcar así que debes tener cuidado con la cantidad que vayas a emplear ya que si añades demasiado a alguna bebida o receta puedes obtener un efecto no deseado. Incluso puede que te cause un regusto más bien amargo como trasfondo.

Si la vas a emplear para cocinar, lo ideal es que uses una gota solamente y probar. Entonces según veas si es necesario o no, añadir otra gota más.

Ten en cuenta que generalmente un paquete de stevia procesada contiene media cucharadita aproximadamente. Esto es más que suficiente para que una bebida quede dulce pero tendrás que ir probando pequeñas cantidades hasta que encuentres la cantidad que se ajuste a tu gusto.

Algo bueno de la stevia es que al emplearla como sustituto del azúcar ayuda a reducir inflamaciones y azúcar en sangre además de ayudar a mejorar los niveles de presión arterial (solo por el hecho de dejar de ingerir azúcares refinados)

Esto se traduce en que si empleas la stevia como sustituto de azúcar y además la combinas con una estrategia alimenticia con una buena dieta y ejercicio puede resultar una herramienta eficaz si quieres bajar de peso si puedes tolerar los efectos secundarios iniciales.

Cómo cuidar y cosechar la planta de la Stevia

Si has conseguido una planta natural de stevia (el otro día las vi en Carrefour) y no sabes cómo cuidarla bien, puedes seguir estos sencillos consejos:
  • Debes encontrar el lugar apropiado para cultivarla. Este arbusto es nativo de regiones cálidas y húmedas y crecen en tierras ácidas. Así que deberás sembrar tu stevia en tierra arenosa y no muy compacta y no lo hagas hasta que no haya pasado la última helada en tu zona.
  • Para que la planta prospere debe estar entre 6 y 7 horas al día a la luz del sol. Tienes que regarla con frecuencia para mantener la tierra húmeda pero no la inundes de agua... sólo húmeda.
  • Para cosecharla debes esperar justo antes de que la planta empiece a florecer, ya que es cuando alcanza el dulzor en su punto justo. Suele florecer desde mediados de verano a finales de otoño así que es mejor que la coseches cerca de su florecimiento o sino antes de la primera helada. Para la cosecha debes cortarla unos 15cm por encima de la tierra y así permitirle seguir creciendo luego. La mejor hora para hacerlo es por la mañana después del rocío
Cómo procesar la planta de la stevia para usarla como edulcorante natural

Una vez que ya la hemos recolectado, tenemos que secar la stevia.

Para ello puedes emplear varios métodos, colgarlas al reves y que se vayan secando al aire libre, o sino arrancar todas sus hojas primero y secarlas ya sea con un deshidratador o al sol. Los tallos no son dulces así que deben desecharse para este fin.

Cómo secar las hojas frescas de stevia

Separamos las hojas de la planta. Recuerda que no debes usar hojas tratadas con insecticidas, pesticidas o fertilizantes químicos.

stevia seca
© Desconocido
Ponemos las hojas de stevia en un colador en el fregadero de la cocina y las enjuagamos con el chorro de agua fría.

Ahora las colocaremos en una sola capa sobre servilletas de papel y las golpeamos levemente dando toquecitos para secarlas con otra servilleta.

Ahora en una bandeja de horno, ponemos una capa de servilletas secas y las hojas de stevia extendidas para que se sequen, colocando la bandeja en una zona cálida y seca.

Las dejamos secar hasta que se pongan crujientes y veas que se deshacen cuando las tocas.

Luego las pasamos por un molinillo de café o de especias para convertirlas en polvo. Si no tienes estos artilugios puedes usar una cuchara de madera dentro de un recipiente o sino también va muy bien un mortero. El polvo de stevia debe ser muy fino.

Luego almacenaremos este polvo dentro de un frasco o recipiente de cristal hermético en un lugar seco y fresco.

¡Ten en cuenta que de 2 a 3 cucharaditas de stevia en polvo son equivalentes en cuanto a dulzor a una taza de azúcar granulada!

Cómo hacer extracto líquido de stevia. Método muy fácil

Podemos hacer un extracto líquido de stevia. Es tan sencillo como poner a hervir agua en una olla, luego la retiramos del fuego y remojamos hojas frescas de stevia(sin secar) metiéndolas previamente dentro de una bolsita para hacer el té. La dejamos durante hora y media de remojo.Este líquido puede emplearse como endulzante.

Lo verteremos en un frasquito de cristal, preferentemente de color marrón para que se conserve mejor, y que tenga cuentagotas y así podremos emplear pequeñas dosis para endulzar nuestras recetas. Recomiendo añadir una etiqueta con la fecha de creación del extracto.

Debido a que el extracto se concentra (es 300 veces el dulzor del azúcar), el extracto debe ser diluido antes de su uso. Las proporciones de dilución son de tres partes agua por una parte de Stevia.

cuentagotas de cristal
© Desconocido
CONSEJO: El esteviósido que está en nuestro estracto de stevia es un edulcorante bajo en calorías, con índice glucémico bajo, por lo tanto no causa un cambio en los niveles de glucosa en la sangre. Es estable al calor y versátil en el horneado y la cocción, pero tiene una excepción: el esteviósido no interactua químicamente con la levadura, con lo que si vas a realizar alguna receta con algún tipo de levadura más la stevia o extracto de estevia no obtendrás buenos resultados.
NOTA:Los extractos de Stevia pueden tener una gran variedad de concentración. Prueba tu líquido de Stevia para ver cuánto necesitas usar.

Un inconveniente de los endulzantes de Stevia es que pueden tener un regusto amargo. Tendrás que ir descubriendo tu forma óptima de realizar el extracto (dejándolo menos tiempo en agua, o más tiempo) según tus gustos.
Referencias:

- http://www.fda.gov/AboutFDA/Transparency/Basics/ucm194320.htm

- http://www.mayoclinic.org/stevia/expert-answers/FAQ-20057856

- http://www.mskcc.org/cancer-care/integrative-medicine/disclaimer?msk_disclaimer_herb=1&destination=%2Fcancer-care%2Fherb%2Fstevia

- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20370653