Un total 19 mil 300 ciudadanos de las provincias del atlántico canadiense amanecieron este jueves sin electricidad como consecuencia de los fuertes vientos y nevadas que acompañaron una fuerte tormenta en las últimas horas.
Imagen
© Archivos
En Nueva Brunswick hay dos mil 400 personas en apagón y la Isla del Príncipe Eduardo reporta 900.
Nueva Escocia es la más afectada con 16 mil interrupciones del servicio energético debido a la caída de árboles y averías en numerosos postes.

En Nueva Brunswick hay dos mil 400 personas en apagón y la Isla del Príncipe Eduardo reporta 900.

La tormenta impactó ayer esas regiones y Terranova y Labrador con ráfagas de hasta 182 kilómetros por hora, que elevaron el nivel del mar en las costas.

Algunas ciudades de Nueva Escocia registraron acumulados de 40 centímetros de nieve.

Las provincias atlánticas mantienen por segundo día consecutivo la suspensión de la docencia y las labores en las oficinas gubernamentales, así como restricciones de velocidad en las vías públicas y cancelaciones en la transportación aérea, terrestre y marítima.

Sus autoridades todavía urgen a los ciudadanos evitar salir a las calles innecesariamente mientras persista el temporal, calificado por los expertos como una "bomba meteorológica".