Imagen
© Desconocido
La nueva especie de rata tiene 1,2 millones de años.
Los científicos que trabajan en Atapuerca han descubierto en estos yacimientos una nueva especie de rata de agua de hace 1,2 millones de años, la más antigua de la historia cuyos restos fósiles se hallaron en la Sima del Elefante, donde también se descubrieron los restos humanos del primer europeo, el Homo antecessor.

Según ha explicado en una nota de prensa Jordi Agustí, uno de los científicos que ha participado en este descubrimiento, sus medidas serían muy similares a las de una rata de agua actual, de unos 18 a 22 centímetros entre la cabeza y el resto del cuerpo, una cola de unos 10 a 14 centímetros, y un peso de entre 155 y 300 gramos.

Bautizada como Arvícola jacobeus, este hallazgo se ha dado a conocer a través de un artículo publicado en la revista "Acta Paleontológica Polonia". Arvicola jacobeus es, además, la rata de agua más antigua de la historia y hace 1,2 millones de años vivió en la Sima del Elefante, en la Sierra de Atapuerca, donde también se descubrieron los restos humanos del primer europeo.

El mismo investigador ha explicado que Arvicola jacobeus "tiene que ver con el origen de la rata de agua ibérica conocida como Arvicola sapidus.

En la Sima del Elefante, durante las excavaciones arqueológicas de los últimos 15 años, "han salido restos fósiles de dientes de rata de agua con unos rasgos diferenciales que los hacían únicos", ha indicado Agustí.

Según ha precisado este investigador, sus dientes son más pequeños y tienen el esmalte más grueso que otro tipo de roedores de la misma cronología. Jordi Agustí ha señalado que, después de diferentes estudios, los científicos de Atapuerca han concluido que "se trata de una nueva especie de rata".

En Europa, y en la parte norte de la Península ibérica, la especie más común de rata de agua es Arvicola terrestris, aunque la especie propia de gran parte de la península es Arvicola sapidus, típica de la Albufera valenciana, la cual presenta caracteres más arcaicos que Arvicola terrestris, comparables en cierta medida a la primera rata de agua del Pleistoceno medio, Arvicola mosbachensis.

Hasta ahora, según Jordi Agustí, no se sabía mucho sobre el origen de Arvicola sapidus y se pensaba que, o bien se había escindido de Arvicola terrestris durante el Pleistoceno superior, o bien descendía directamente de Arvicola mosbachensis de comienzos del Pleistoceno medio.

Sin embargo, Arvicola jacobeus demuestra que el linaje de Arvicola sapidus es muy antiguo y se remonta al Pleistoceno inferior, por lo que sería la rata de agua más antigua de la historia".