Las últimas informaciones que nos llegan sobre las actividades del Estado Islámico [EI] son realmente escalofriantes.

Según la revista 'Der Spiegel', la inteligencia alemana sostiene que un atentado terrorista a gran escala en Occidente "sería una continuación lógica" de las acciones del EI, y lo considera altamente probable.

Por otro lado, Maha Yahya, experto en Oriente Medio del Centro Carnegie, nos alertaba en un artículo publicado por The National Interest, que el Estado Islámico no deja de atraer a sus filas cada vez más jóvenes musulmanes de todo el mundo.
Imagen
© Reuters
Además, constata el 'The Daily Dot' que los terroristas tienen cada vez más formas para hacerse con datos privados de sus supuestos enemigos. La historia del canal de YouTube de Al Hayat TV, que emite en árabe y critica duramente a los extremistas islámicos, lo demuestra.

La supuesta privacidad de YouTube no ha servido para proteger a un alemán que trabajaba para la sede alemana del canal de Youtube, y se ha visto obligado a pedir protección policial y vivir recluido por miedo a ser asesinado.

Los terroristas pudieron obtener sus datos personales tras presentar una reclamación de Copyright contra el canal bajo un nombre falso. Al hayat TV tuvo que responder a la reclamación si quería impedir el cierre del canal, lo que supone aceptar que los datos personales puedan ser revelados. Este fue el mensaje que recibió el empleado alemán:
"Gracias por tus datos personales. Preocúpate de tener protección policial en tu casa".
¿No tienen la impresión de que en cualquier momento puede salir un terrorista islámico de debajo de sus cama?

El Estado Islámico continúa expandiendo su influencia por Oriente Medio, más allá de Siria e Irak. El diario Libanés 'The Daily Star' informa que miembros de EI han penetrado en Derna, una ciudad ubicada en la costa de Libia, considerada como un centro para yihadistas.

En Derna reina el caos y la opresión. Se estableció un sistema de ejecuciones públicas y de latigazos para los que violan las órdenes de los extremistas, convoyes patrullan las calles de la ciudad durante todo el día. El Estado Islámico asesina a quienes se le oponen, razón por la que la oposición al grupo terrorista en la ciudad, se esconde y permanece amenazada. Existe el temor a que, después de Derna, otras ciudades del país también decidan unirse al grupo terrorista.

La maldad de los extremistas del Estado Islámico parece no tener límites, ahora también idean una nueva amenaza para los civiles desplazados en Irak que tratan de volver a sus hogares huyendo de sus ataques: esconder bombas en sus viviendas; informa Europa Press.
Imagen
© Twitter/@anbaari_x
Nina Seecharan, directora del Grupo Consultivo de Minas, ha advertido de los grandes riesgos para estas personas, especialmente para los niños, "que son curiosos por naturaleza y no perciben el peligro", y pide que se extremen las precauciones. Las bombas y minas ocultas bajo tierra han dejado miles de muertos y víctimas amputadas en los últimos años.

Según informa RT, las autoridades iraquíes advierten que los milicianos del Estado Islámico son "muy técnicos" en el uso de bombas, puesto que cuentan con una gran variedad de explosivos de alta calidad.

Con todo esto en mente, parece inevitable que el mundo necesite la 'ayuda' de EE.UU. para acabar con estos 'locos Islamistas' que parecen llegar a todas partes. En una entrevista a la CNN, Barack Obama anuncia que enviará a Irak hasta 1.500 asesores militares más, en lo que denomina "una nueva etapa" en la lucha contra el EI.
"Ahora seremos capaces no solo de detener el avance del EI, sino también de ir a la ofensiva. Los ataques aéreos han sido muy eficaces en la reducción de las posibilidades del EI y la desaceleración de su ofensiva", sentenció Obama.
Es una pena que para reducir al Estado Islámico, hayan tenido que morir miles de víctimas inocentes por los bombarderos.

Imagen

Pablo Iglesias
En una entrevista a Libertad Digital, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, aporta un poco de cordura en toda esta locura, asegurando que "arreglar con bombas el problema islamista que trajo el mismo EE.UU., es tener una enorme miopía".
"No se me olvida quiénes crearon el terrorismo islámico y eso tiene que ver mucho con EEUU, [...] dudo que quienes han traído el problema puedan evitarlo con bombas. Pensar que con bombas y con soluciones de fuerza se puede solucionar un problema que trajo Estados Unidos, es tener una enorme miopía", ha afirmado el eurodiputado español.
Efectivamente, fue EE.UU. quien apoyó y financió a estos islamistas radicales, y pensar ahora que el problema podrá resolverse lanzando bombas en Irak o Siria, es producto de una mente enferma.

Si analizamos las políticas de EE.UU. hacia Afganistán, Irak, Libia y Siria, podemos ver que Washington estuvo detrás de los grupos terroristas en su avanzada contra cualquier movimiento que fomentara la unidad y las relaciones de todo orden entre los países árabes, apunta Iglesias, quien recordó cómo EE.UU. financió a los talibanes para combatir a la URSS en Afganistán, y promovió simpatías hacia ideologías radicales, cuando "las películas de Rambo contaban que los muyahidines eran héroes de la libertad".

Todos nos sentimos alarmados y denunciamos las barbaridades de los yihadistas del Estado Islámico, pero esto no es más que una pequeña pieza del rompecabezas, una pieza a la que todos debemos temer cuando a EE.UU. le conviene, y a la que hay que apoyar cuando beneficia a los intereses imperialistas de Washington.

Informamos aquí en SOTT de los atentados de falsa bandera que se cometieron en Ottawa con el objetivo de intimidar a los ciudadanos canadienses y que den marcha atrás en su oposición a la moción del Primer Ministro, Stephen Harper, para "poner en marcha misiones de combate" en Irak junto a EE.UU. y sus clientes en el Medio Oriente.

Las víctimas del EI no están sólo en el lejano Oriente Medio, los países occidentales también podemos serlo. Recordemos lo que apuntaba la inteligencia alemana al principio del artículo: "un atentado terrorista en Occidente a gran escala sería una continuación lógica de las acciones del EI".

Pero el miedo no debe existir hacia la milicia yihadista del Estado Islámico, sino hacia EE.UU..

El caos que generan estos islamistas radicales depende sólo de la 'manga ancha' que EE.UU. les permite tener. Washington los ha alimentado y si ahora no puede controlarlos, es porque
tampoco le ha interesado hacerlo.