Imagen
Nos vemos desbordados con noticias todos los días.

Todos decimos que la prensa miente, pero hay un problema con esto: la mayoría de los eventos son generalmente retratados de una manera contradictoria en diferentes medios de comunicación.

Así que, mientras tenemos acceso a mucha información y sabemos que una gran parte, que tal vez incluso la mayoría de las noticias que se publican en los medios tradicionales (pero también en los medios alternativos), están equivocadas o son simplemente propaganda - COINTELPRO - ¿cómo podemos saber lo que realmente está pasando?

Tome el reciente asesinato del político ruso, Boris Nemtsov.

La mayoría de los principales medios de comunicación occidentales apuntan de lleno al Estado ruso como autor, o a algunos elementos corruptos dentro del mismo, y por extensión, a su presidente Vladimir Putin. Al menos sugieren esto y tal vez le atribuyen una cierta actitud de facilitación o laissez-faire para cosechar alguna consecuencia política potencialmente beneficiosa.

El otro lado lo llama una operación de falsa bandera, con la complicidad de las potencias occidentales, que tiene el objetivo de crear caos e inflamar las tensiones dentro de Rusia, para crear una "masa crítica" que, en algún momento en el futuro, se deshaga de los actuales dirigentes de Rusia y así imponer un nuevo gobierno más acorde con las aspiraciones económicas y geopolíticas occidentales.

¿Cómo podemos tener una idea clara de la verdad detrás de las noticias y de dónde radica la responsabilidad de lo que sucede en el mundo, con algún grado de certeza?

Con el fin de llegar a una comprensión razonable de los actuales - o de pasados ​​- eventos, y para llegar a una idea razonablemente bien definida de quién es quien está moviendo los hilos detrás de cualquier evento dado, vamos a necesitar una metodología útil. Por supuesto, para algunos eventos es más fácil que para otros. A veces la información es escasa y la parte responsable hará de todo para cubrir sus huellas. Algunos eventos están enterrados en el pasado y mucha de la información simplemente no es de fácil acceso, totalmente desaparecida, o están disponibles sólo para un puñado de individuos especializados, con el derecho de acceso y acreditación.

Los componentes de esta metodología son las siguientes:
  1. La historia tiende a repetirse
  2. Hechos - en especial, los primeros hechos
  3. Cui bono (¿Quién se beneficia?)
  4. Parcialidad
  5. Intuición
Vamos a echar un vistazo a cada uno más de cerca.

1. Historia

Imagen
Es un triste hecho, el que la historia tiende a repetirse. Para cualquier evento dado, es probable exista otro que ha sido orquestado de una manera similar. Las operaciones de bandera falsa son un buen ejemplo. La historia de los eventos de bandera falsa es tan antigua como la historia de la humanidad.

El incendio de Roma en el año 64 d,C. es atribuido al emperador Nerón, aunque probablemente no fue el responsable por el fuego. Parece haber sido que una combinación de fuertes vientos y la ubicación geográfica de los incendios resultaron en que Roma ardió durante 5 días.

Nerón es a menudo retratado como un psicópata maníaco que cantaba desde su balcón cuando la ciudad estaba envuelta en llamas. Pero quien quiera que haya sido Nerón, y lo que hizo o dejó de hacer, una cosa que Nerón ciertamente hizo - después de que el fuego fue controlado - fue 'no dejar que una crisis se desperdiciara': si algo malo sucede, señala con el dedo a tu enemigo. El enemigo de Nerón pasó a ser una nueva secta religiosa, cuyos seguidores se negaron a adorar al emperador y rehuían a las posesiones personales. Para la suerte de Nerón, la presencia de este grupo en Roma le dio el pretexto que necesitaba. Él extendió el rumor de que estos cristianos habían empezado el fuego, y ordenó que muchos de ellos fueran arrojados a los perros, crucificados y quemados.

Eventos manipulados y chivos expiatorios utilizados por conveniencia política se remontan a un largo camino en el pasado.

Otra operación de falsa bandera conocida fue la del incendio del Reichstag, el parlamento del Imperio Alemán en 1933. Hitler aseguró a todos que los 'comunistas' habían iniciado el incendio, lo cual al día siguiente llevó a la proclamación del decreto Reichstag, que suspendió la mayoría de las libertades civiles y envió firmemente a Alemania al camino hacia el fascismo y la destrucción final. Hoy en día se sabe casi con certeza que los nazis fueron - directa o indirectamente - los responsables del incendio.

En los tiempos modernos, el 11-S viene a la mente. Para cualquiera que haya estudiado los acontecimientos sólo de forma superficial, la versión oficial es incompatible con la razón, con los hechos sobre el terreno, e incluso con las leyes físicas de la naturaleza. Es casi inconcebible que un grupo de terroristas árabes, armados con cuchillas y que operan lejos de sus cuevas en Afganistán, habrían sido capaces de engañar y abrumar al aparato militar y de seguridad de billones de dólares de los EE.UU.. En la actualidad no está del todo claro quién realmente planeó y ejecutó la destrucción de las torres del World Trade Center (por cierto, había tres, no dos, destruidas en el ataque), y cómo es que lo hicieron exactamente, pero la evidencia apunta a una mezcla de 'elementos incontrolados' en el gobierno de Bush (Bush probablemente estaba en conocimiento del evento también), los miembros de la élite financiera y elementos del Mossad (servicio secreto israelí).

El punto es que, si algo sucede hoy que parece un evento único, lo más probable es que haya sucedido antes. El estudiante diligente de la historia será capaz de ver paralelismos y formarse una idea desde los mismos.

El problema aquí es el que la mayoría de los historiadores casi generalmente solo se alinean con los principios establecidos. Un buen ejemplo es la historia de la Primera Guerra Mundial. La historia oficial enseña que Alemania inició la Primera Guerra Mundial. En realidad, como Docherty y MacGregor muestran en su trabajo seminal Historia Oculta: Los Orígenes Secretos de la Primera Guerra Mundial, un grupo secreto de funcionarios británicos y de financistas trazaron y llevaron adelante una agenda para arrastrar a Alemania a una guerra durante más de diez años antes de que oficialmente estallara. A finales del siglo 19, la industria alemana había empezado a sobrepasar a la británica y esto tuvo un impacto en los territorios en el extranjero (principalmente en África) que los británicos tradicionalmente veían como 'de su propiedad'. Los autores describen minuciosamente las estrategias empleadas por esta élite secreta para promover su agenda de guerra.

Y las mismas estrategias existen en la actualidad, por lo que la historia tiende a repetirse, ya que los mismos elementos probados a través del tiempo, de control y manipulación, se utilizan una y otra vez en una población desprevenida.

Resumiendo brevemente, son: el control de la prensa; el control de los partidos políticos, de modo que no importa qué partido gane; control de la economía a través de bancos y corporaciones multinacionales; y la compra y la corrupción de personas de influencia 'adecuadas', quienes entonces (voluntariamente o por la fuerza) cumplen las órdenes de sus amos.

Y una vez que se conocen estas estrategias, se puede ver más fácilmente a través de las mentiras y engaños. Es un viejo juego.

2) Hechos - especialmente los primeros hechos

warning conspiracy theory ahead sign
© unknown
PRECAUCIÓN, teoría de la conspiración en curso
En las primeras etapas de un evento, cuando todo es caótico y los extractores de las cadenas aún no han sido capaces de depurar los hechos inconvenientes y guiar la narrativa en la dirección que ellos quieren, a menudo quedan hechos superficiales que se oponen directamente a una línea de argumentación. Los mismos serán posteriormente retirados de cualquier registro oficial, y serán comúnmente desacreditados como "conspiración". Cada vez que alguien exclama, "teoría de la conspiración", casi podemos estar seguros de que está protegiendo u ocultando alguna información vital. "Desenmascarar" algunos hechos inconvenientes es más eficiente cuando se ridiculiza a su portador, por lo que la información pierde su importancia debido a la posición del mensajero. ¿Quién cree a un payaso, a un loco y desequilibrado?

Tomemos por ejemplo el tiroteo masivo del 2012 en el cine Aurora, en el cual los testigos hablaban constantemente de que allí estuvieron presentes dos tiradores durante el tiroteo - un hecho que se filtro rápidamente desde Internet y las agencias de noticias. Una vez más, el tiroteo de Aurora tenía todas las características de un evento de falsa bandera, y la presencia de dos tiradores contradice directamente el meme del "tirador solitario", quien presuntamente perpetró el crimen. Así que vale la pena tener en cuenta todos los detalles desde el principio en las consecuencias de estos acontecimientos, especialmente los detalles que pueden no adecuarse a la narrativa oficial. Este patrón repetitivo es en sí mismo un indicio de que los verdaderos autores nunca son descubiertos. Y esos hechos mal ajustados desaparecerán rápidamente en la niebla de los acontecimientos.

Algunos datos que llegan a la conciencia pública no pueden ser fácilmente filtrados, incluso por parte de los poderes fácticos. Estos hechos inconvenientes reciben un tratamiento especial - de nuevo un proceso de larga tradición. De ese modo, muchos sub-registros son barridos bajo la alfombra, o son completamente ignorados. Si eso no es posible, los mismos serán descartados como "irrelevantes", como una "anomalía", o los medios de comunicación de nuevo insinuarán una agenda del mal por parte de cualquier persona que se atreva a llevarlos a debate. La práctica común es denigrar a los denunciantes como "antipatriotas" o como alguien que se pone del lado del "enemigo" - "o están con nosotros o ¡están contra nosotros!"

Así, una discusión sobre la pertinencia de estos hechos inconvenientes se sofocará. Estos hechos inconvenientes, una vez retirados de la narrativa oficial, desaparecen rápidamente de la conciencia pública en nuestros cada vez más frecuentes ciclos de noticias. Otro elemento - a menudo muy trivial en su naturaleza - se publicará para el consumo público, por lo general un evento deportivo, o las fechorías de alguna celebridad.

Los hechos hablan su propio lenguaje, y el que quiera llegar al fondo de las cosas debe prestarles atención - especialmente a aquellos elementos que se ven desaparecer súbitamente de la narrativa convencional, los cuales fueron informados en las primeras fases de un evento, cuando el giro de los acontecimientos aún no ha sido capaz de cubrir las pistas.

3) Cui bono

nemtsov
El tercer punto que me gustaría plantear es cui bono - "¿Quién se beneficia?" en latín. Este es probablemente uno de los puntos más importantes en el análisis de los acontecimientos en el mundo. Muy pocos eventos - si es que alguno, con excepción de los accidentes - simplemente ocurren por azar. La mayoría de ellos son cuidadosamente ejecutados y planeados. La organización de este tipo de eventos puede ser bastante compleja y requiere una preparación minuciosa y una cantidad considerable de dinero. Así que es necesario que haya un beneficio para los autores para ir a tales extremos.

Tome el asesinato de Nemtsov mencionado antes. Simplemente no tiene ningún sentido que Putin ordene este asesinato (o deje que suceda), tal como la prensa oficial occidental asume. Nemtsov era un don nadie político, incluso dentro de la débil oposición política en Rusia. Los rusos se afirman firmemente detrás de Putin, como encuestas recientes han demostrado - con un nivel de hasta el 85% de la población (compare esto con los niveles de cualquier líder occidental!). ¿Qué posible beneficio podría derivarse para Putin al matarlo? Estaría, entonces, vertiendo aceite sobre el fuego y haciendo aún más difícil .

Pero miremos ahora a la élite de Washington: tienen todo que ganar de este asesinato. Pueden señalar con el dedo a Putin, de nuevo, lo comparan con Hitler y los sentimientos antirrusos despiertan, dentro de Rusia y en el extranjero. El Oeste está empeñado en iniciar una guerra con Rusia - a través de la crisis de Ucrania - porque Rusia está en el camino de los planes hegemónicos de las élites occidentales. El apetito de la población en general por la guerra es siempre bajo; pero para las élites psicópatas, neoconservadores, de la línea dura en Washington, la OTAN y la UE, siempre es alto, ahora más que nunca en su intento de evitar la caída de los EE.UU. en el olvido político y financiero - de ahí la necesidad de una nueva guerra.

Para seguir a sus líderes hacia el camino de la guerra, las personas necesitan ser azotadas en un frenesí. La mejor manera de lograrlo es a través del miedo a un enemigo que sólo tenga un deseo - 'nuestra destrucción'. Esto legitima 'nuestra autodefensa', una causa por la que millones de jóvenes soldados han ido a la guerra y hacia su masacre. La guerra es siempre una distracción y, según Clausewitz, el gran estratega de la guerra, siempre tiene dos frentes - dentro del país y fuera. Y, en su mayor parte, el frente interno es el más importante.

Entonces, respondiendo a la pregunta '¿quién es mas beneficiado?' de cualquier evento controversial que esté ocurriendo en el mundo, ya estamos un paso más cerca de comprender quién está tirando de las cuerdas. Esta es la versión extendida de 'seguir al dinero'. A menudo no es el dinero el que directamente apunta en la dirección correcta, sino el poder sobre ciertos grupos o países, y con el mismo, el acceso a los recursos y el potencial, las fuentes futuras de hacer dinero.

4) Parcialidad

La parcialidad es humana y nos afecta a todos. La parcialidad se define como "una inclinación del temperamento o de la perspectiva para presentar o tener una perspectiva parcial, a menudo acompañada de la negativa a considerar los posibles méritos de puntos de vista alternativos". La parcialidad puede ser superada por la valoración racional de los hechos. Cuando tengo un cierto punto de vista, y se me presentan hechos que contradicen directamente esta visión, y los hechos demuestran basarse en la objetividad, lo obvio para mí sería cambiar mi punto de vista. Desafortunadamente, no todas las personas parecen ser capaces de hacer eso. Un tipo especial de personalidad - el 'seguidor autoritario', tal como es descrito por Bob Altemeyer en su libro Los autoritarios, es incapaz de cambiar su punto de vista ante hechos contradictorios, A MENOS que su figuras de autoridad establecidas los cambien por ellos. Altemeyer caracteriza a los seguidores autoritarios de la siguiente manera:
Authoritarians
© Unknown
Son muy sumisos a la autoridad establecida, agresivos en el nombre de esa autoridad, y convencionales hasta el punto de insistir en que todos deben comportarse como sus autoridades deciden.

Ellos son temerosos y auto-confidentes y tienen mucha hostilidad que fácilmente es dirigida hacia diversos grupos. Son fácilmente incitados, fácilmente conducidos, generalmente incapaces a pensar por sí mismos, en gran parte impermeables a los hechos y a la razón, y se basan en cambio en el apoyo social para mantener sus creencias. Ellos tienen una fuerte lealtad a sus grupos cercanos, tienen mentes de paredes gruesas, muy compartimentadas, utilizan una gran cantidad de dobles raseros en sus juicios, son a veces sorprendentemente inescrupulosos, y con frecuencia son hipócritas.

Pero también son totalmente escurridizos en lo que respecta a la culpabilidad. Son ciegos de sí mismos, etnocéntricos y prejuiciosos, y como tienen una mentalidad cerrada, son de una mentalidad estrecha. Pueden ser deplorablemente desinformados acerca de las cosas a las que se oponen, pero prefieren la ignorancia y quieren hacer que otros se vuelvan tan ignorantes como ellos lo son. También son sorprendentemente desinformados acerca de las cosas que dicen que creen, y muy, muy en lo profundo, muy en el fondo, muchos de ellos tienen dudas secretas sobre sus creencias básicas. Pero ellos están muy contentos, muy caritativos, y muy celosos. De hecho, ellos son el único pueblo celoso hoy en día en América del Norte, lo que explica gran parte de su éxito en su interminable (y necesaria) búsqueda de conversos.
Altemeyer estima que el porcentaje de estos seguidores autoritarios en los EE.UU. esta en alrededor del 25% de la población en general - así que son un número muy alto. Ellos seguirán lo que las autoridades dicen y sus demandas sin mucho - o ningún - pensamiento, y sin mucho - o ningún - razonamiento moral. Es suficiente que sepan que las órdenes 'vienen desde arriba{, de las autoridades, ya sea del gobierno, de su religión o de su jefe. 'Papá lo sabe mejor!' es su lema. Y si se les presentan hechos que van en contra de sus creencias, llegaran a ser muy agresivos y 'atacaran al mensajero', y esto, paradójicamente, aumenta su adherencia a sus creencias erróneas.

Así que lo primero que cualquier persona que desea llegar al fondo de los acontecimientos debe hacer es ser conscientes de sus propias creencias y visiones del mundo. Damos por sentado un montón de cosas, porque eso es lo que se nos ha inculcado en nuestros años de formación, y estos hechos a menudo no se sostienen ante el escrutinio. Cambiar nuestro punto de vista individual, "matar a las vacas sagradas", es a menudo un proceso enormemente doloroso, pero esencial si uno desea el desarrollo de la facultad de analizar los acontecimientos en un marco desapasionado de la mente. Sólo cuando conocemos nuestras propias vulnerabilidades, nuestras propias creencias mecánicas, somos capaces de aceptar los puntos de vista que puedan ser contrarios a aquellos que nos son tan queridos hasta ese momento.

5) Intuición

Brain
Este último punto es el más vago, y también el más problemático. El mismo está altamente bajo la influencia de la parcialidad.

¿Quién no ha escuchado esta pequeña y persistente voz - acompañándolo o expresándose visceralmente en sus entrañas ('sentimiento visceral') - diciéndoles que algo no está bien? Pero a menudo hacemos caso omiso de estas señales, y a veces ni las detectamos en absoluto - y nos preguntamos, después de los hechos, por que no hemos prestamos atención a su llamada. La intuición por sí sola no es muy precisa ni eficaz, pero combinada con el pensamiento racional puede ser muy útil. La intuición se asocia con el hemisferio derecho del cerebro, que a menudo puede leer cosas que el hemisferio más consciente, el izquierdo, ignora felizmente.

Pero para ser capaz de utilizarla de una manera inteligente, primero tenemos que ser conscientes de nuestros prejuicios y creencias irracionales, ya que permitir que sigan funcionando sin filtros y sin control es permitir que puedan dominar por completo a esa pequeña voz persistente o corazonada.

De la misma forma, la intuición puede guiarnos en lo que respecta a la información. El hemisferio derecho es capaz de reconocer los patrones que el hemisferio izquierdo desconoce. Pero para participar plenamente en este proceso, es importante hacerlo consciente. Una vez que el modelo se ha filtrado en la mente consciente, es trabajo del hemisferio izquierdo el validarlo con hechos y razonamiento.

Estos son los cinco componentes que trato de utilizar en el análisis de noticias y los cuales trato de usar al manejar eventos complejos que se desarrollan 'en tiempo real'. Con mucha frecuencia, podrás ver a la prensa oficial tratando de ocultar los hechos, y si eso no funciona, ellos simplemente 'ignoraran a los chillones'. La prensa oficial en nuestro mundo está controlada en gran medida por sólo seis corporaciones gigantescas, y todas ellas están firmemente arraigadas en el complejo industrial militar y de seguridad. En ese sentido, Internet es una bendición y una maldición - una bendición, porque tenemos acceso a las agencias de noticias y bloggers fuera de la esfera de influencia directa de la prensa oficial; una maldición, porque los poderes fácticos se han dado cuenta por supuesto de lo mismo y están gestionando activamente e influyendo en el discurso en la red mediante la inserción de trolls, atacando a los disidentes y creando la oposición controlada, lo que efectivamente neutraliza y ahoga las voces de oposición.

Y esa es la razón por la que necesitamos una metodología para tamizar a través del montón de basura, para extraer ese grano de verdad que nos conducirá a una mejor comprensión de los acontecimientos actuales.

Porque, después de todo, ¡el conocimiento es poder!