El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, ha señalado este sábado que su Gobierno "no se opondría a (posibles) ataques rusos" en suelo iraquí.

"El apoyo internacional es muy importante (...) Irak aceptará cualquier tipo de apoyo que venga desde cualquier parte porque es el único país que está luchando a día de hoy contra el terrorismo", ha subrayado Al-Abadi en una rueda de prensa.

Primer ministro iraquí Haidar al-Abadi
© Desconocido
El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, junto a comandantes iraquíes revisa operaciones anti-EIIL en la ciudad de Tikrit, capital de Salah al-Din.
Al-Abadi aclara, a su vez, que si Rusia pretende realizar incursiones aéreas en Irak contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) solo necesita el permiso del Gobierno de Bagdad. Y se ha mostrado sorprendido por la oposición de las autoridades de ciertos países a la posible cooperación militar Moscú-Bagdad contra el terrorismo.

"Como si (el presidente estadounidense, Barack) Obama fuese uno de sus familiares", ha criticado Al-Abadi en alusión a quienes respaldan la negativa de la Casa Blanca al apoyo militar ruso a Irak.

Además, ha defendido la reciente creación en Bagdad de un comité de coordinación entre Rusia, Irán, Siria e Irak en la lucha contra el EIIL.

De acuerdo con Al-Abadi, "Irak no tiene ninguna objeción a recibir armas de parte del cuarteto (Rusia, Irán, Irak y Siria)", ya que se trata de una alianza "de seguridad e inteligencia".

El sitio israelí Debkafile reveló ayer (viernes) que Irak y Rusia acaban de suscribir un acuerdo para que la aviación rusa empiece a utilizar la base aérea de Al-Taqaddum, en Habaniya, 74 km al oeste de Bagdad, para bombardear las posiciones del EIIL en el norte de Irak y en el norte de Siria.

Ilia Rogachev, un responsable de la Cancillería rusa, cuyo país comenzó el miércoles sus ataques aéreos contra el EIIL en Siria, expresó el jueves la disposición de su país a estudiar la idea de bombardear posiciones de Daesh en Irak, si recibe una petición de Bagdad.