Esta semana, la CNN repentinamente descubrió que se utilizan armas químicas en Alepo. No, no los múltiples ataques por parte de los militantes en contra de las áreas contenidas por el gobierno en Alepo, que han afectado a decenas de civiles y matado a dos soldados sirios. Los reporteros intrépidos de la CNN destaparon un caso de un niño de alrededor de diez años, quien aparentemente sufría efectos de exposición a las armas químicas en el este de Aleppo. Hasta este momento, no se ha producido ninguna evidencia sólida que demuestre que las fuerzas armadas sirias son responsables, pero la CNN y sus colegas en los medios corporativos no permitirán que una pequeña cosa molesta como la evidencia obstaculice su camino para demonizar aún más a Bashar Al-Assad y a Rusia en su campaña de propaganda implacable en apoyo del cambio de régimen en Siria.

La pregunta que se debe hacer es: "¿Dónde has estado los de la CNN durante los últimos meses, mientras que los medios de comunicación sirios, rusos e iraníes han documentado casos del uso de armas químicas por parte de militantes contra las zonas de Alepo controladas por el gobierno? Los periodistas de RT News, por ejemplo, han visitado varios hospitales en Alepo Occidental, varias veces, para ver de primera mano a personas sufriendo los terribles efectos de las armas químicas.

El Ministro de Defensa ruso anunció que se tomaron muestras que probaban la utilización de armas químicas por parte de los militantes en ataques sobre las áreas de Alepo contenidas por el gobierno.

Rusia está tan frustrada con la intransigencia de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) de no mostrar ningún entusiasmo por investigar las conclusiones de Rusia, que el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, dijo que Rusia está dispuesta a llevar las muestras a La Haya para un análisis más profundo de las conclusiones de Rusia. Dijo que el análisis de muestras "no deja dudas" de que los militantes han utilizado sustancias tóxicas.

No está claro si la intervención del alto diplomático ruso ha iniciado un incendio bajo la OPAQ, pero han anunciado que están dispuestos a examinar las muestras proporcionadas por Rusia que demuestran el uso de armas químicas por militantes en Alepo.

Podemos preguntar también dónde se habían escondido la CNN y otros medios masivos occidentales cuando los militantes ejecutaron a 27 personas al este de Alepo, que protestaban porque no se les permitía salir de las áreas controladas por los militantes a través de los corredores humanitarios bajo el plan de evacuación del gobierno. 17 personas desarmadas fueron asesinadas a tiro de ametralladora, mientras que 10 llamados "cabecillas" fueron arreados y ejecutados, una advertencia a otros sobre el destino que les esperaría si se atrevieran a enfrentarse a los terroristas. Este acto bárbaro disipa cualquier duda de que los terroristas están manteniendo a civiles como rehenes en el este de Alepo.

Los medios occidentales corporativos ignoraron totalmente esta atrocidad. Se convirtió en el evento "no noticioso" del día. Esta "noticia" es la otra cara de la moneda de las "noticias falsas", en las que también sobresalen los medios corporativos. Pretender que este evento no ocurrió es una decisión deliberada diseñada para distorsionar groseramente las percepciones del público acerca de la situación en Alepo. El sesgo no podría ser más evidente, y los vestigios de la objetividad quedan destrozados en la guerra subsidiara alimentada por extranjeros en Siria. Las justificaciones egoístas para enviar esta atrocidad al abismo basándose en el simple número de vidas perdidas, haciendo que este incidente no fuera algo extraordinario y, por lo tanto, no resultara particularmente novedoso, suenan huecas. La CNN y sus compañeros de establo no dudan en mostrar una sola víctima de un presunto ataque con armas químicas, ni tampoco dudan en cubrir todos los presuntos crímenes de guerra sirios o rusos, incluyendo las historias de que el "último hospital" de Alepo Oriental fue destruido una y otra vez, o el "último pediatra" asesinado.

Ignorar a las 27 personas brutalmente asesinadas por los terroristas dirigidos por Jabhat Fatah al-Sham y los ataques repetidos con armas químicas, hace que sea muy fácil presentar a los terroristas como moderados sitiados. Bajo esta dicotomía, es el gobierno de Assad el que es brutal y aterroriza a sus propios ciudadanos, entre los cuales se cuenta a los llamados moderados. La realidad se ha invertido completamente.

Esto encaja perfectamente en la narración del Departamento de Estado de que los militantes que aterrorizan Alepo son en realidad patriotas nativos sirios moderados que buscan la libertad y que buscan la democracia; que son solidarios con los civiles de Alepo oriental y otros lugares; que están resistiendo heroicamente las bombas de cañón de Bashar al-Assad y su deliberado intento de acertar a escuelas y hospitales. La negativa de las potencias occidentales y de los Estados del Golfo a abandonar la visión del cambio de régimen produce cada vez más caricaturas groseras en los falsos especialistas de noticias de los principales medios de comunicación.

Desde el punto de vista de un consumidor de los medios de comunicación, a menos que las personas sean conocedoras de los medios de comunicación y tengan una perspectiva crítica, las mismas pueden ser fácilmente engañadas para apoyar a los terroristas degolladores que les están siendo vendidos como héroes que deben ser reverenciados como ángeles enviados desde el cielo.

Los medios masivos de comunicación se basan en un estado colectivo de indiferencia despreocupada. Inmersas en una cultura narcisista y envueltas en un manto de ignorancia dichosa, las personas se contentan con absorber pasivamente la red de mentiras alimentadas que sirven a los intereses de la pequeña élite. Al operar dentro de esta inversión de la realidad, los medios de comunicación pueden practicar el oscuro arte de la propaganda sin un ápice de precaución.

La CNN, conocida eufemísticamente como la Red de Noticias Clinton, está en la Primera Liga cuando se trata del tema candente de las noticias falsas.

Un camarógrafo de la CNN fue vergonzosamente atrapado en una entrevista falsa en la que fingió ser un protestante anti-Trump (lo que significa que era pro-Clinton). La rabieta tenía un toque exagerado y todos podíamos ver por qué cuando el lector de noticias en el estudio soltó la verdad, diciendo que conocía al llamado "protestante", quien en realidad es un camarógrafo de la CNN.

Moon of Alabama y otros han lanzado serias dudas acerca de la autenticidad del niño llamado Omran Daqneesh sentado en la parte posterior de una ambulancia reluciente. La visión del niño siendo fotografiado -observe usted, en lugar de recibir atención médica- evocó las lágrimas de la presentadora de CNN, Kate Bolduan, la noticia fue titulada "Kate Bouldan tiene problemas para contener sus emociones al informar sobre la historia de Omran Daqneesh, el chico sirio retirado de la zona de guerra en Alepo". Pasen las cebollas por favor; necesitamos algunas lágrimas para manipular cínicamente a nuestros espectadores.

Donald Trump, que ha estado en el lado espinoso de las hordas de los partidarios de Clinton en CNN, supuestamente despotricó contra la red por esparcir desinformación y prejuicios. Una fuente informó que "Trump comenzó con Jeff Zucker [jefe de CNN] y dijo: 'Odio su red, todos en la CNN son mentirosos y debería avergonzarse.' Trump siguió diciendo: 'estamos en una sala de mentirosos, los medios falsos y deshonestos que se equivocaron en todo.'"

Suena como una descripción bastante válida de un operador de noticias falsas. Tal vez un profesor universitario en algún lugar podría añadirlo a una lista de noticias falsas que todos debemos evitar. O mejor aún, agregue toda la red a la lista de periodistas de "noticias falsas" del ex congresista Ron Paul, que abarca a la mayoría de los mega medios de comunicación de Estados Unidos

Trump sin duda tiene razón para quejarse, descargándose contra una red que renunció a cualquier pretexto de equidad y equilibrio durante las elecciones de EE.UU. No estaban solos, otros medios como el bastión de los medios liberales, The New York Times, se unieron a ella para actuar como activistas de Hillary Clinton.

Es exactamente este tipo de chicanas mediáticas las que han llevado a que los niveles de confianza en los medios de comunicación bajaran a "su nivel más bajo en la historia de las encuestas Gallup, con un 32% diciendo que tienen una gran cantidad o buena cantidad de confianza en los medios de comunicación". Esta cifra representa un descenso del 8% con respecto al año anterior y está por debajo de los niveles históricos de confianza de más del 70% en los años setenta. La noble búsqueda de decirle la verdad al poder ha sido reemplazada por la complacencia y la búsqueda de las recompensas del poder; hasta el punto en que muchos de los medios de comunicación pueden considerarse a sí mismos como parte de la poderosa élite. Algunos dicen que ha habido una decadencia de la democracia en Occidente. Si es así, la podredumbre se ha plantado bien y verdaderamente en los medios convencionales.

Todo esto llega en un momento en que Facebook, Google y Twitter prometen reprimir las "noticias falsas". Facebook y Google han presentado planes para retirar sus plataformas de publicidad de los llamados sitios de noticias falsas.

Usted puede preguntarse por qué todo el alboroto sobre las llamadas "noticias falsas" que ha saltado de los márgenes al discurso convencional, causando toda clase de angustia entre la élite de los medios de comunicación. Bueno, aparentemente, querido lector, estos sitios web de "noticias falsas" han sido tan eficaces en difundir historias falsas y maliciosas que muy bien pueden haber influido a los votantes para cambiar su voto a Donald Trump, lo que le costó a Hillary Clinton la presidencia. Esta fábula excusa cómodamente a los encuestadores por su diabólico fracaso en predecir un triunfo aplastante contra Clinton. Esta así llamada revelación alarmante de noticias falsas que causaron un giro de 180° en las elecciones de EE.UU., es extensamente reportada en los medios corporativos, como se puede ver aquí, aquí y aquí.

La pregunta obvia es: ¿quién llega a ser el árbitro de lo que es falso? ¿Por qué Google y Facebook, junto con; espere...... una mano de ayuda del New York Times.? Es un poco como tener al zorro actuando como guardia del pollo. Esperemos que por el bien del NYT, Facebook y Google mire con desconfianza las historias fabricadas por el diario del registro de que Rusia trató de manipular las elecciones a favor de Donald Trump.

El ejercicio de ese poder, sin rendición de cuentas y totalmente arbitrario, efectivamente desmonetizaría y bloquearía el acceso a los sitios web que han quedado mal con el ministerio de la verdad, presidido por los medios corporativos y las gigantescas empresas de tecnología.

¿Podría haber algo más retorcido, totalitario y orwelliano que este plan impresionante para la supresión de la libertad de expresión?

Que no le quepa la menor duda; esta represión no tiene nada que ver con el ostracismo y el silenciamiento de voces que hasta ahora habían estado marginadas y que nadie se daría cuenta de que se han ido. Todo forma parte del rompecabezas, del contraataque del orden mundial neoliberal y de los sonrientes medios corporativos contra los medios alternativos; cuyo número está en alza y cuya credibilidad se está expandiendo exponencialmente, dejando a los medios de comunicación apopléjicos y revoloteando ciegamente en su estela.

Bajo la doctrina de las "noticias falsas" del autodeclarado ministerio de la verdad, la disidencia, el desacuerdo y la crítica que caen fuera de los parámetros del discurso convencional aceptable estarán vulnerables a ser etiquetados por el ministerio de la verdad como "noticias falsas" brotadas por estafadores y mentirosos. El destierro al páramo de los medios de comunicación puede ser el destino que les espera a los medios alternativos que se están desempeñando de manera espectacular al exponer a nuestros gobiernos, las mega corporaciones y los medios de comunicación como lo corruptos, mentirosos e irremediables charlatanes que son.