Los residentes de la ciudad rusa de Omsk captaron en el cielo nocturno unos destellos brillantes, que podrían haber sido meteoritos.
El 16 de enero un conductor atestiguó que un objeto ardiente cayó desde el cielo a las 6:50 pm hora local. El hombre asumió que era un meteorito y publicó el vídeo en las redes sociales, causando polémica.

No obstante, algunos internautas también admitieron haber visto unos resplandores en otras áreas de Omsk e incluso en otras ciudades.

A mediados de diciembre de 2016 un cuerpo espacial ya sobrevoló la ciudad de Omsk. En aquel momento el director del Planetario local, Vladímir Krupkó, confirmó que había sido un meteorito.