El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) arrestó a más de 640 personas en varios estados del país porque atentaban contra la seguridad pública, dijo el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly, en un comunicado.

"Los oficiales de ICE en las áreas de responsabilidad de Los Ángeles, Chicago, Atlanta, San Antonio y Nueva York arrestaron a más de 680 individuos que representan una amenaza para la seguridad pública, la seguridad fronteriza o la integridad del sistema de inmigración de nuestra nación", dijo Kelly en el comunicado.
© AFP 2016/ Yuri Cortez

De los arrestados, Kelly señaló que aproximadamente el 75% eran extranjeros criminales condenados por delitos incluyendo homicidio, abuso sexual agravado y agresión sexual de un menor, entre otros.

Kelly añadió que el presidente Donald Trump ha sido claro al ordenar al Departamento de Seguridad Nacional que se centre en los extranjeros ilegales que han violado las leyes de inmigración estadounidenses, pero con especial atención a los que amenazan la seguridad pública.

Trump firmó el mes pasado una orden ejecutiva en la que pedía que comenzara la construcción de un muro en frontera entre México y EEUU.

En otra orden, el mandatario eliminó la política de 'catch and release' que permitía a los inmigrantes indocumentados que cruzaron la frontera, volver a sus países voluntariamente sin ser detenidos.

La nueva política de la administración de Trump indica que cualquier inmigrante indocumentado condenado o simplemente acusado de un delito que no ha sido adjudicado, podría ser deportado.