Dos partes del cerebro están fuertemente involucradas en los recuerdos de nuestras experiencias personales. Una es para el aquí y el ahora, y la otra para el resto de la vida.

El equipo del Centro de Genética de Circuitos Neuronales Riken-IMT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, EE.UU.) reveló que los recuerdos del ser humano se forman en el hipocampo y luego se trasladan a la corteza donde son "almacenados".
© Mads Abildgaard/iStockphoto.com

El hipocampo es el lugar para recuerdos a corto plazo, mientras que la corteza es el hogar de la memoria a largo plazo.

"Esto es contrario a la hipótesis popular que se sostenía desde hace décadas. Es un avance significativo en comparación con los conocimientos previos, es un gran cambio", aseguró el director del centro de investigación el profesor Susumu Tonegawa, en el artículo publicado por la revista Science.

Los investigadores además mostraron que la memoria a largo plazo nunca llega a su maduración si se bloquea la conexión entre el hipocampo y la corteza.

"Esto es (solo) un estudio, pero creo que tienen un caso fuerte, creo que es convincente y creo que esto nos dirá cómo los recuerdos se almacenan en los seres humanos", dijo la doctora Amy Milton, quien investiga las cuestiones de la memoria en la Universidad de Cambridge.

Hasta ahora se pensaba que todos los recuerdos comenzaban como una memoria a corto plazo y luego se convertían poco a poco en aquellas memorias a largo plazo.