El ciclón toca tierra en Reino Unido tras dejar al menos tres víctimas mortales y enormes daños en Irlanda. Ophelia viene también acompañada de fenómenos inusuales registrados por los residentes de la zona.
© Toby Melville / Reuters
El huracán Ophelia en Reino Unido y los inusuales fenómenos que lo acompañaron
Después de que los huracanes Irma, María, Harvey y Nate azotaran hace pocas semanas el Caribe y las costas de EE.UU., otro devastador ciclón, el Ophelia, ha llegado este lunes a las islas británicas dejando un rastro de destrucción a su paso por Irlanda. Este martes, ya ha tocado tierra en territorio del Reino Unido.

El primer día de su paso por la región, el huracán dejó al menos tres víctimas mortales en varios condados de la República de Irlanda: una mujer murió en Waterford al caer un árbol sobre su coche y un incidente similar se cobró la vida de un hombre en Louth, mientras que otro hombre falleció en un "accidente con motosierra" en Tipperary, informa The Irish Independent.

El diario británico The Independent sostiene que se trata de "la peor tormenta en los últimos 30 años en Reino Unido", al mismo tiempo que su edición irlandesa destaca que es "la peor tormenta de la historia registrada en la isla de Irlanda".

Asimismo, la meteoróloga Evelyn Cusack ha asegurado que en sus 35 años de experiencia profesional no ha visto nunca fenómenos similares en la zona. El paso de Ophelia "no es solo inusual, sino que no tiene precedentes", sostiene.

Las imágenes de los efectos de Ophelia

Los reportes hablan de inundaciones en varias partes de Irlanda y de 330.000 casas y negocios se han quedado sin electricidad y miles de hogares sin agua. Además, los fuertes vientos han arracando el techo de multitud de edificios y provocado la caída de cientos de árboles.



Otros efectos inusuales del ciclón

Además del fuerte oleaje y de las peligrosas rachas de viento, varios residentes de las islas británicas han registrado estos días fenómenos inusuales como la aparición de un Sol rojo o de grandes bandadas de cuervos negros en el cielo.



La reacción de las autoridades y la población

El primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, ha asegurado que "como en cualquier emergencia nacional como esta, todos los recursos y financiamientos adicionales estarán disponibles" para luchar contra los efectos de Ophelia.

Todas las insituciones educativas del país han sido cerradas este lunes y permanecen así este martes, de acuerdo con las instrucciones de las autoridades. Mientras que una gran parte de la República de Irlanda experimenta una falta de electricidad, se espera que Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido le presten ayuda en los próximos días. Asimismo, se ha lanzado "la mayor operación de eliminación de efectos" de un huracán en la historia moderna de Cork, la segunda ciudad más poblada de Irlanda, según 'The Irish Independent'.


Por su parte, el presidente irlandés, Michael D Higgins, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas del ciclón, si bien se congratuló de que muchas personas siguieran las instrucciones de los servicios meteorológicos y de emergencias y tomaran medidas de precaución ante el paso del huracán, recoge The Irish Times.

En vísperas de la llegada de Ophelia, las autoridades pidieron a los residentes de la isla que no salieran de sus casas. No obstante, varias personas decidieron salir a las calles para captar imágenes del fenómeno natural e incluso algunas nadaron en el mar a pesar de las olas de gran altura y los servicios de rescate tuvieron que salvar a al menos tres personas que navegaban a bordo de un yate.

Entre las que personas que no prestaron atención a las advertencias se encontraba el expresidente estadounidense Bill Clinton, que llegó a Irlanda para recibir el título de doctor honoris causa de la Universidad Ciudad de Dublín y cuyo cortejo fue visto por los residentes de la ciudad mientras el huracán azotaba las costas del país.


En sus publicaciones en las redes sociales y comentarios a la prensa, varios testigos han comparado los efectos de Ophelia con escenas apocalípticas. "Es como un apocalipsis zombi allá fuera", describió un vecino de Dublín lo que se vivió en la capital durante el paso del ciclón.

¿Nuevos ciclones a la vista?

Mientras que Ophelia ha llegado ya al territorio del Reino Unido y azota ahora Escocia e Irlanda del Norte, otro fenómeno natural similar podría atravesar las islas británicas a finales de esta semana. Se pronostica que la tormenta Brian también traerá consigo fuertes vientos y precipitaciones.