Traducción por el equipo de SOTT.net en español.

traditional village in
© Wiki
Village in Ogi Shirakawa-gō, Gifu, Japan
"Se necesita todo un pueblo para educar a un niño".
-Proverbio Africano
¿Cómo se identifica usted mismo? ¿Con qué se conecta, que es más grande que usted mismo? ¿Acaso es con su país, religión, estado, ciudad, universidad, o algún otro grupo u organización? Ser parte de algo más grande que nosotros favorece nuestra salud mental. Pero la conexión necesita ir mucho más allá de los vínculos mentales y debe ser real y tangible.

Soy un gran admirador de los pueblos indígenas de Estados Unidos. Solían tener una sociedad libre de pobreza y de desamparo, y al mismo tiempo con muy pocos crímenes y guerras. Esto se logró sin la existencia de cárceles u hospitales psiquiátricos. ¿Cuál fue la clave de su éxito? Creo que su armonía en la vida provino principalmente de su profunda espiritualidad y de sus fuertes lazos culturales.

En cierto sentido, los nativos americanos se veían a sí mismos como una gran familia. Habiendo sufrido severamente de una enfermedad mental, hubo una época en la que yo mismo me sentí muy necesitado. No podía trabajar para mantenerme. Afortunadamente mis padres me dieron la comida y el refugio que necesitaba. Recibí atención médica en forma de hospitalización, medicina, consulta con un psiquiatra y la asistencia a un centro de salud mental. Desafortunadamente estas cosas no eran gratuitas, sino que acarreaban un costo financiero.

Es verdad que algunos de mis compañeros que sufrían de enfermedades mentales fueron apoyados con ayuda del gobierno. No obstante, me atrevo a declarar con audacia que en general la sociedad le falla a los enfermos mentales, como lo hace con muchos otros elementos de nuestra sociedad, especialmente con los más necesitados.

Como enfermo mental, estaba completamente aislado de la comunidad. Asistí a un centro de salud mental al cual acudían exclusivamente personas con trastornos psiquiátricos. También se colocó a las personas mayores en asilos de ancianos y a los niños en las escuelas. Creo que el aislar a los grupos del conjunto es muy destructivo para el bienestar de nuestra salud mental colectiva.

Nuestras personas mayores son quizás la gente más sabia de nuestra sociedad. Sin embargo, son arrojadas a un asilo de ancianos. En lugar de obtener el honor que merecen por su entrada edad, en muchos casos simplemente son ignorados y, en el mejor de los casos, desempeñan un papel limitado en la sociedad. Este aislamiento no debería ocurrir. Para el mejoramiento de todos, lo que necesitamos es derribar los muros que nos dividen.

El problema de Estados Unidos es que nuestro sistema capitalista promueve la idea de buscar ser siempre el número uno. Esto es puro egoísmo. Puedes llamarlo 'individualismo robusto' si te gusta, pero esto no cambia la realidad. En Estados Unidos la atención sanitaria adecuada ni siquiera es un derecho, sino un privilegio. Volverla universal sería un buen primer paso para mejorar nuestra sociedad, pero no debería terminar ahí.

Nos corresponde desarrollar una comunidad en la que nos preocupemos los unos por los otros hasta el punto de estar dispuestos a aportar algo de nosotros mismos de manera significativa y tangible. Eso significaría que los más prósperos darían sus medios para ayudar a los más desafortunados. Estoy totalmente a favor del socialismo si se aplica de forma democrática.


Comentario: Cualquiera que sea el sistema que se implemente, sin el conocimiento de la psicopatía y la protección que ofrece, siempre se corromperá:

¿Por qué nuestros niños no pueden pasar parte de su tiempo en la escuela en presencia de los ancianos? ¿Por qué cuando yo estaba en el centro de salud mental no vino nadie a visitarnos para darnos ánimo? Estoy abogando por un mundo más amable, más gentil.

Afirmo que la codicia de Estados Unidos conllevará a su destrucción . Nuestra avaricia se basa en la violencia. Ya vemos el resquebrajamiento del tejido de nuestra sociedad, a medida que los tiroteos y asesinatos en masa se vuelven cada vez más frecuentes. La respuesta a este problema de la "violencia" no es complicada. Más bien es simple: debemos unirnos como pueblo para apoyarnos mutuamente.

Todos estamos a una tragedia del desastre. Si tuvieras un derrame cerebral y no pudieras trabajar más, ¿qué te pasaría? En el mundo actual, estarías en problemas. En un mundo mejor, donde estuviéramos íntimamente conectados, otros te protegerían y cuidarían de ti.