La portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, aseguró que la industria de defensa de Rusia ha perdido 3.000 millones de dólares por las sanciones que impuso la Administración estadounidense.
trump homer happy
© Sott.net
EE.UU. festeja el daño a la economía rusa...
A principios de agosto de 2017, el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó la llamada ley CAATSA que preveía una amplia baterías de sanciones contra Irán, Rusia y Corea del Norte. Más tarde, la administración de EEUU amenazó con sanciones a aquellos que cooperen con ciertas personas y entidades del ámbito de defensa e inteligencia de Rusia.

El Departamento de Estado de EEUU informó que la ley sería un factor de disuasión para las empresas y particulares que quieran pactar contratos con empresas rusas, y que ya ha generado multimillonarias pérdidas para la Defensa de Rusia.

Vladímir Shamánov, presidente del Comité de Defensa de la Duma rusa (Cámara baja), al comentar sobre las supuestas pérdidas de 3.000 millones de dólares en la industria de defensa, declaró que "a pesar de los intentos de chantaje (por parte de EEUU), ampliamos nuestra cooperación con Alemania, y también vemos el interés que muestran algunos países balcánicos".

El parlamentario señaló que EEUU trata de practicar un "semichantaje", pero también aclaró que "en la actualidad muchos países entienden que las condiciones de un mundo unipolar están fracasando".

El canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, declaró en febrero que las sanciones que EEUU impuso contra empresas rusas de la industria de defensa son un ejemplo de competencia desleal. Según el ministro, paralelamente a estas sanciones, EEUU exige a través de sus embajadores que las naciones de América Latina, Asia y África dejen de comprar armas y material bélico a Rusia y prometen compensarlo con sus equipos.