Imagen
© Desconocido
Un cociente alto es producto de una gran inteligencia y una gran motivación.
La falta de motivación a la hora de hacer un test de inteligencia afecta significativamente al resultado, según argumenta un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos.

Estos expertos observaron que algunas personas se motivan más que otras cuando no hay nada en juego y que el cociente intelectual que arroja la prueba es menor en aquellos que no encuentran ningún incentivo en el mero hecho de realizarla.

Concluyeron que un cociente alto es producto de una gran inteligencia y una gran motivación, mientras que un cociente bajo puede ser consecuencia de la falta de alguno de los dos factores.

En el estudio, publicado en la revista estadounidense Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, se hizo un seguimiento a 250 personas desde su adolescencia hasta bien avanzada la veintena.

Asimismo, se analizó cómo habían afectado los incentivos materiales al rendimiento de más de 2.000 personas que participaron en estudios previos.

Predicción

James Thompson, un profesor de psicología del University College de Londres comentó que siempre se había sabido que el cociente intelectual es una combinación de habilidades innatas y de otras variables, entre ellas la tendencia a ser competitivos.

"La vida misma es un test de inteligencia y un test de personalidad y el cociente intelectual contiene elementos de ambos, aunque principalmente de inteligencia", valora.

"El hecho de que una persona no se motive ante la realización de un test de este tipo ya nos permite anticipar el sentido del resultado", concluyó.