El príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salman, revela que la difusión de la ideología extremista wahabí desde Arabia Saudí fue un proyecto del bloque occidental para minar la influencia en el mundo musulmán de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).


Comentario: El wahabismo no es más que el terrorismo yihadista moderno. Las naciones occidentales, en particular EE.UU., son por lo tanto directamente responsables de TODO este terrorismo hoy en día. Y todo ello debido a su histérica motivación de "golpear a Rusia".


Saudi Crown Prince Mohammed bin Salman.
© Hamad I Mohammed / Reuters
El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman.
Bin Salman ha declarado al diario estadounidense The Washington Post, en una entrevista publicada el 22 de marzo pero que apenas ha llamado la atención de los medios, que fueron los aliados de Riad quienes solicitaron al Gobierno saudí que usara sus recursos para impedir la penetración soviética.

De esta manera, fueron según el príncipe saudí las condiciones de la Guerra Fría las que llevaron a su país a financiar y apoyar esa ideología invirtiendo en la construcción por todo el mundo de mezquitas y escuelas benéficas orientadas a la difusión del ideario wahabí, caracterizado por su intolerancia y tendencia a la violencia.

Curiosamente, Bin Salman intenta con sus declaraciones exonerar a las autoridades saudíes incluso de haber costeado el proyecto, insistiendo en que los fondos provienen en su mayoría de "fundaciones privadas" radicadas en Arabia Saudí, por lo que no se trataría de un plan gubernamental.

Además, el príncipe heredero afirma que el Gobierno de su país "perdió la pista" de esa difusión de ideas extremistas, y dice que ahora "tenemos que recuperarlo todo".


Comentario: En primer lugar, parece que alguien tiene un muy buen control sobre la financiación, la formación y el armamento de decenas de miles de yihadistas y su traslado a países en los que EE.UU. quiere "cambiar de régimen". Así que "perder la pista" suena un tanto engañoso. En segundo lugar, ¿cómo es posible que se haya "perdido la pista" de los campos de entrenamiento yihadistas ("madrazas") si sus "fundaciones privadas" siguen financiándolos?

La importancia de esta admisión no puede ser subestimada. Estados Unidos y sus aliados de la OTAN y del Golfo son directa e indirectamente responsables de TODO el terrorismo yihadista de los últimos 30 años, y parece que se sintieron incentivados por su odio histérico hacia Rusia.


Pese a estos desmentidos, las inversiones de Riad en fundaciones "benéficas" encargadas de difundir el mensaje wahabí han sido estimadas por el Departamento de Estado de EE.UU. en más de 6000 millones de libras esterlinas (unos 8500 millones de dólares estadounidenses) en las últimas cuatro décadas, conforme a una publicación de junio del año pasado de Metro.

De ese dinero, algunos expertos consideran que hasta un 20 % se ha desviado al grupo terrorista Al-Qaeda, entre otras bandas de la misma tendencia.

El diario británico mencionado señala que la ideología wahabí da a sus practicantes ventaja en el uso de la violencia, ya que pueden justificarla teológicamente, y resalta referencias directas de las normas del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) a los criterios de Mohamad ibn Abd al-Wahhab, fundador epónimo del wahabismo.