Los investigadores examinaron nueve regiones no codificadoras de las muestras de ADN recogidas de poblaciones que trazan el camino de la migración. Esto incluyó muestras de individuos de China, 10 grupos de Siberia y de 10 poblaciones de nativos americanos diseminadas por Centro y Sudamérica.
moléculas de ADN
© Sinc
molécula de ADN
Un nuevo análisis de secuencias de ADN sugiere que la población nativa de América que emigró de Siberia consistió en aproximadamente 250 personas. El estudio, publicado en la revista 'Genetics and Molecular Biology', corroboran los hallazgos de estudios previos basados en conjuntos de datos más pequeños, según Michael Crawford, profesor de antropología de la Universidad de Kansas, coautor de la investigación.

"Pasar de unos cientos de fundadores a alrededor de 40 millones de habitantes de las Américas, que finalmente viven en diferentes condiciones ambientales a las que se adaptan, es algo muy emocionante", dice Crawford, también director del Laboratorio de Antropología Biológica de KU. "Se trata de comprender cómo opera la evolución en términos de diversidad genética", añade.

Los investigadores examinaron nueve regiones no codificadoras de las muestras de ADN recogidas de poblaciones que trazan el camino de la migración. Esto incluyó muestras de individuos de China, 10 grupos de Siberia y de 10 poblaciones de nativos americanos diseminadas por Centro y Sudamérica representando varias afiliaciones tribales diferentes. Las muestras de la población de Siberia fueron recolectadas justo después del colapso de la Unión Soviética.

Crawford es un experto en marcadores genéticos de poblaciones humanas de Siberia. "Es difícil retroceder en el tiempo para seguir a las poblaciones, pero podemos caracterizar la diversidad genética contemporánea y estimar las tasas de mutación que se han producido en diferentes regiones", señala Crawford.

En un estudio de 2015, Crawford formó parte de un grupo que descubrió que los ancestros de todos los nativos americanos actuales ingresaron a las Américas desde Siberia hasta lo que ahora es Alaska, no hace más de 23.000 años. Este grupo fundador se dividió en Athabascans y amerindios después de pasar no más de un período de aislamiento de 8.000 años en Beringia, el puente de tierra que una vez conectó Siberia con Alaska.

En este nuevo estudio, los investigadores secuenciaron el ADN de las nueve regiones independientes y no codificantes de los genomas de los pueblos indígenas distribuidos desde China hasta Sudamérica, abarcando más de 15.000 años. Determinaron el tamaño de reproducción o las poblaciones fundadoras mediante modelos de simulación computarizada de aislamiento con migración basados en 100 millones de generaciones. Cada análisis reveló que los grupos fundadores tenían entre 229 y 300 personas. Esto llevó al grupo a estimar el parámetro para la población fundadora original de nativos americanos de aproximadamente 250 personas.

Reconocer el tamaño de este cuello de botella genético durante la población de las Américas es importante para determinar el alcance de los marcadores genéticos necesarios para caracterizar las poblaciones de nativos americanos en estudios genómicos y para evaluar el potencial adaptativo de variantes genéticas en esta población, según la investigación.

Crawford afirma que los datos genéticos ayudan a pintar una imagen fascinante de cómo se desarrolló la antigua migración. "No fue una cuestión de un grupo que anunció: 'sigamos a este'. Fue una cuestión de fisión de la población entre cazadores y recolectores. Serían alrededor de 50 personas, y cuando la fertilidad de la población aumento cada vez más, la población se dividiría en el siguiente 'condado' y luego en el siguiente. Después de 15,000 años , puedes ponerlo todo en el camino final hasta Argentina", concluye.