Miles de personas se reunieron el miércoles por la noche en la Plaza Trocadero en París para apoyar a los palestinos y condenar los ataques mortales de Israel en la frontera de la Franja de Gaza.
Yusuf Özcan - Agencia Anadolu
© Yusuf Özcan - Agencia Anadolu
Las personas participan de una manifestación en París, Francia, el 16 de mayo de 2018, en contra de la decisión de Estados Unidos de reubicar su embajada desde Tel Aviv a Jerusalén y en contra de la violencia perpetrada por Israel en Gaza.
Diversos grupos detrás de la manifestación exigieron, en una declaración, que los ocupantes israelíes detengan sus ataques contra civiles palestinos e instaron al presidente francés Emmanuel Macron a "sancionar" a Israel.

Los manifestantes gritaron lemas antisraelíes y anti-EEUU, así como mensajes de solidaridad con los palestinos que participan en la Gran Marcha del Retorno.


Las multitudes llevaban pancartas que pedían un boicot a Israel diciendo "Terrorista Israel" y "Detengan las masacres israelíes".

Otros carteles llamaban a "Libertad para Palestina" y "Justicia y Libertad para Palestina".
@oriolsabata
© Twitter
El lunes, al menos 62 manifestantes palestinos fueron martirizados y miles más resultaron heridos por las tropas israelíes desplegadas al otro lado de la frontera.

La manifestación del lunes coincidió con el 70° aniversario de Israel, un evento al que los palestinos se refieren como La Nakba (o la Catástrofe), y con la reubicación de la embajada de Washington en Israel a Jerusalén.

"Francia debe condenar las masacres en Gaza. El embajador israelí en París debe ser convocado a Elíseo (Palacio de Elíseo) para consultas. La paz muere bajo los golpes del [primer ministro israelí Benjamin] Netanyahu", escribió el lunes el líder radical de izquierda Jean-Luc Melenchon.

El ex candidato presidencial socialista Benoit Hamon pidió a la Unión Europea y Francia que reconozcan el Estado palestino.

Desde que comenzaron los mítines de Gaza el 30 de marzo, más de 100 manifestantes palestinos han sido asesinados por los disparos del Ejército israelí en la frontera.

La semana pasada, el gobierno israelí afirmó que las actuales protestas fronterizas constituyen un "estado de guerra" en el que el derecho internacional humanitario no aplica.