Hungría adoptó medidas para proteger su frontera y asegurar el territorio nacional ante la infiltración de terroristas con los flujos de migrantes ilegales, declaró a los periodistas el director general del Centro Antiterrorista húngaro, János Hajdu.
illegal migrants hungary
© Reuters/Leonhard Foeger/File
Un agente de policía húngaro observa cómo los migrantes llegan a la estación de tren de Hegyeshalom, Hungría.
Según Hajdu, las medidas tomadas por el Gobierno húngaro, sobre todo la construcción de vallas fronterizas "excluyeron definitivamente la entrada de inmigrantes ilegales al territorio de Hungría".

"Los terroristas usaron la ola migratoria para entrar en Europa y cometer actos terroristas; tenemos información precisa de que en 2015 y 2016 los terroristas usaron este canal e infiltraron [a Europa]", declaró Hajdu este 7 de noviembre al margen de la XVII Reunión internacional de jefes de agencias de inteligencia, fuerzas de seguridad y departamentos policiales de países socios del Servicio Federal de Seguridad de Rusia.

Explicó que "los terroristas que llevaron a cabo los atentados en París y Bruselas, al 100% pasaron a través de Hungría".

"El Centro Antiterrorista húngaro tendrá nuevas tareas solo si la ola migratoria se intensifica otra vez", agregó Hajdu.

Europa vive la peor crisis migratoria desde los tiempos de la II Guerra Mundial.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, casi 120.000 migrantes llegaron al Viejo Continente en 2018, frente a unos 187.000 en 2017 y unos 390.000 en 2016.