Un equipo internacional de más de 200 astrónomos de 18 países, entre ellos España (Universidad de La Laguna) y México (Universidad de Guanajuato), ha publicado la primera fase de un gran estudio astronómico con una sensibilidad sin precedentes gracias al telescopio LOFAR (siglas en inglés de Low Frequency ARray,). El sondeo ha revelado cientos de miles de galaxias no conocidas previamente y arroja nueva luz sobre muchos otros campos de investigación, como la física de los agujeros negros o la evolución de los cúmulos de galaxias. Un número especial de la revista 'Astronomy & Astrophysicsis' recoge los primeros 26 trabajos de investigación que describen el estudio y sus primeros resultados.
Andromeda Galaxy
© Pixabay/Skeeze
La radioastronomía revela procesos en el Universo que no podemos ver con instrumentos ópticos. En esta primera parte del estudio del cielo, LOFAR observó una cuarta parte del hemisferio norte en bajas frecuencias de radio. Y ahora, aproximadamente el 10 por ciento de esos datos se han hecho. Se han mapeado 300.000 fuentes, casi todas galaxias del Universo distante, cuyas señales de radio han viajado miles de millones de años luz antes de llegar a la Tierra.

La creación de mapas cielo mediante radiotelescopios requiere tanto de un importante instrumento como LOFAR como de tiempo de cómputo y de grandes equipos para analizar los datos. "LOFAR produce enormes cantidades de datos, tenemos que procesar el equivalente a diez millones de DVD de datos. Los sondeos de LOFAR han sido posibles recientemente gracias a un avance matemático en la forma en que entendemos la interferometría", apunta Cyril Tasse, del Observatorio de París - Estación de Radioastronomía de Nançay (Francia).
Whirlpool galaxy
© Sean Mooney/LOFAR Surveys Team/Digitized Sky Survey
Imagen de M51, también conocida como Galaxia Whirlpool
"Hemos estado trabajando junto con SURF -un centro de cómputo ubicado en los Países Bajos- para transformar eficientemente las enormes cantidades de datos en imágenes de alta calidad. Estas imágenes ahora son públicas y permitirán a los astrónomos estudiar la evolución de las galaxias con un detalle sin precedentes", asegura Timothy Shimwell, del Instituto Holandés de Radioastronomía (ASTRON) y Universidad de Leiden.

El centro de cómputo y datos SURF funciona con energía 100% renovable y alberga más de 20 petabytes de datos de LOFAR, según la información de ASTRON recogida por DiCYT. "Esto es más de la mitad de todos los datos recopilados por el telescopio hasta la fecha. Es la mayor recopilación de datos astronómicos del mundo. Procesar los enormes conjuntos de datos es un gran desafío para los científicos. Lo que normalmente llevaría siglos en una computadora normal se procesó en menos de un año usando el cluster de cómputo de alto rendimiento (Grid) y la experiencia de los científicos", concluye Raymond Oonk, del centro SUR.