En EE.UU., un juez federal de Sacramento aprobó la publicación de un video que muestra a los guardias de una cárcel de Auburn (California) golpeando brutalmente y atacando con una pistola paralizadora a un preso que sufre una enfermedad mental.
alambrada

Foto ilustrativa
El juez también ordenó el pago de un total de 1,4 millones de dólares a los presos en las cárceles del condado de Placer que acusaron a las autoridades de usar fuerza excesiva en su contra. La demanda se presentó en agosto de 2017, luego del arresto de tres policías que fueron investigados después de que el video de las cámaras de seguridad atrajera la atención de las autoridades.

El demandante principal, Beau Bangert, quien aparece en el video publicado, recibirá 50.000 dólares como parte de la demanda, además de una compensación de 250.000 dólares que ya ha obtenido.

En el video, filmado el 14 de mayo de 2017, los oficiales de la cárcel principal de Auburn golpean a Bangert, que sufre de esquizofrenia, con un escudo plástico, le propinan puñetazos y patadas y le aplican un táser.


Bangert cumplía una condena por un cargo menor y fue liberado de la prisión en agosto de 2017.

Después de los hechos, la cárcel "ha mejorado el equipo de cámaras, ha brindado capacitación adicional al personal sobre cómo interactuar con personas que padecen enfermedades mentales y ha instituido un mejor uso del 'software' de monitoreo y seguimiento de la fuerza".

"Se tomaron todas estas acciones y muchas más para garantizar que este tipo de comportamiento no vuelva a ocurrir", dijo en una declaración publicada en Facebook el teniente Andrew Scott, portavoz del Departamento del Sheriff del condado.