Desde el viernes unas 50.000 personas tomaron el parlamento griego en la plaza Sintagma de Atenas demandando respuestas a los parlamentarios.

indignados grecia
© Desconocido
Miles de indignados griegos invaden la plaza Sintagma de Atenas demandando respuestas
Bajo el nombre #greekrevolution, las redes sociales una vez más fueron disparadoras de la convocatoria al igual que en la "spanish revolution". "Piden lo mismo que nosotros: que los políticos no secuestren la democracia, que el Gobierno no venda a los ciudadanos como esclavos a las multinacionales, a los bancos y a las grandes corporaciones y, en definitiva, poder vivir en libertad y en una verdadera democracia", comentó un bloggero español.

Los griegos indignados encerraron literalmente a sus parlamentarios en el edificio donde ejercen sus funciones pero el hecho no fue noticia para los medios españoles, temiendo un supuesto efecto contagio.

"Hemos tenido bastante. Los políticos están riéndose de nosotros. Si las cosas siguen así nuestro futuro será muy duro", dijo, por su parte, uno de los manifestantes congregados ante la sede del Parlamento griego, en la plaza Sintagma, mientras sus compañeros gritaban "¡Ladrones, ladrones!".

La convocatoria también se reprodujo en la ciudad de Tesalónica, en el norte del país, donde el domingo salieron a la calle unas 1.500 personas, según las estimaciones policiales, a la baja.